Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

CIUDAD URBANA

Abril 12, 2017

Así invaden los particulares el carril de TransMilenio en la autopista Sur

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

Los estragos de la invasión del carril de TransMilenio en Soacha ELTIEMPO.COM comprobó que entre 4 y 6 a. m. motos, ciclistas y carros usan la calzada exclusiva.

“Vivir en Soacha es como padecer una maldición diaria”, contó el 28 de marzo una usuaria de TransMilenio tras más de cuatro horas de retraso en el sistema a causa de los bloqueos en lo que se considera una de las jornadas de movilidad más traumáticas de los últimos meses.

Su sentencia refleja los múltiples problemas de transporte que afronta a diario este punto de Bogotá, como la falta de buses alimentadores, la poca respuesta a la alta demanda de pasajeros, el incumplimiento en la frecuencia, el incremento en el pasaje y ahora el que originó la protesta de finales de marzo: la invasión de carros particulares en el carril exclusivo de TransMilenio (TM).

“Cuando los carros se meten en el carril. Ahí ya no hay Dios ni ley, dice usuaria”

“Un conductor que invada el carril de TransMilenio podría pagar de multa desde 368.900 pesos, con el riesgo de que el vehículo le sea inmovilizado, hasta 737.717 pesos”



La gerencia de ese medio explica que en este tipo de intrusión se afecta el funcionamiento del sistema y se pone en riesgo la seguridad.

Agrega que a esto se suma un alto riesgo de accidente por el irrespeto a las normas de circulación por el carril exclusivo, y se han presentado accidentes entre particulares en el carril exclusivo que bloquean totalmente la operación.

Imagine el peor escenario: tres carriles de circulación normal llenos de buses del SITP, de buses particulares que aún no han desaparecido y que hacen rutas como Soacha-San Mateo-avenida 68 o Soacha-San Mateo-avenida Boyacá. Además, vehículos particulares cuyos conductores madrugan para llegar temprano a sus trabajos o para evadir el pico y placa, y una importante cantidad de motocicletas.

En el siguiente carril, más carros y motos que literalmente invaden la calzada exclusiva para que el TransMilenio movilice a los 237.701 pasajeros que a diario circulan desde Soacha, San Mateo y el portal del Sur en las 11 rutas existentes. Tenga en cuenta que, según la Secretaría de Movilidad, por el corredor de la autopista Sur se mueven 92.890 vehículos de 5 de la mañana a 9 de la noche en ambos sentidos.

Aunque con las protestas del martes 28 se hizo más evidente el problema de la invasión, es un hecho que viene presentándose desde hace meses y que también se da en las noches, cuando el regreso a casa se convierte en la segunda parte de la “maldición”.

Según las mediciones del Centro de Gestión de Tránsito, la autopista Sur desde Soacha hasta la estación Perdomo, en ambos sentidos, es el punto donde se evidencia mayor invasión del carril exclusivo. El otro punto es la carrera 10.ª, desde el deprimido de la calle 6.ª hasta la calle 10 en sentido sur-norte.

“Hacia mi trabajo, tomo la ruta M47 en el portal del Sur, esa que como la A52 son el terror del portal. Envían un bus cada cinco minutos cuando la plataforma ya se ha llenado. Así que la gente no entra, la entran”, explica Katerín Vásquez, usuaria del TransMilenio. “Es peor cuando hay protestas o cuando los carros se meten en el carril. Ahí ya no hay Dios ni ley”, indica otra usuaria.

Como los buses también se toman la calzada, aumentan los riesgos de accidente porque los pasajeros se bajan en el carril del medio y deben atravesar uno más para llegar al andén. Durante el recorrido de ELTIEMPO.COM se pudo ver que la mayoría de estos pasajeros son menores de edad que se dirigen al colegio. “No pude pasar por el puente peatonal porque el bus tomó por la vía equivocada y me dejó en la vía del TransMilenio. Arriesgué mi vida”, afirmó una usuaria.

Como los buses también se toman la calzada, aumentan los riesgos de accidente porque los pasajeros se bajan en el carril del medio y deben atravesar uno más para llegar al andén. Durante el recorrido de ELTIEMPO.COM se pudo ver que la mayoría de estos pasajeros son menores de edad que se dirigen al colegio. “No pude pasar por el puente peatonal porque el bus tomó por la vía equivocada y me dejó en la vía del TransMilenio. Arriesgué mi vida”, afirmó una usuaria.

El secretario de Movilidad de Bogotá, Juan Pablo Bocarejo, se mostró sorprendido por las imágenes mostradas por ELTIEMPO.COM y afirmó que se harán controles en la zona.

Así invaden el carril

Según la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), el tramo desde Girardot hasta Bosa es una vía nacional, y eso influye en que, por ejemplo, las autoridades de tránsito pueden disponer de los carriles, incluso el de TransMilenio, solo cuando hay plan éxodo o plan retorno. El problema en la autopista Sur surge en las mañanas porque algunos conductores han tomado como costumbre tomar estas vías de uso exclusivo del sistema articulado desde Soacha hasta Villa del Río.

Algunos de ellos incluso argumentan que las autoridades les dan este permiso, algo que niegan tanto la Secretaría de Movilidad de Soacha como las autoridades de tránsito de Bogotá. “A nosotros nos dieron la vía desde Soacha. De hecho, iba con los agentes de Policía al lado. No me pueden poner multa porque a mí me dieron vía”, indica un motociclista infractor.

Fernando Delgado, secretario de Movilidad de Soacha, afirma que su despacho no da ningún tipo de autorización para que los conductores se tomen la vía, pero que en todo caso las autoridades de tránsito tienen autonomía permanente para determinar la metodología para agilizar el tráfico.

El comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá, Germán Jaramillo, dice que ningún miembro de esa entidad puede dar esos permisos. “Ningún policía puede autorizar que los conductores tomen el carril exclusivo, eso es algo que solo maneja TransMilenio y ellos son estrictos en sus protocolos. El único momento en que se habilita esa opción es cuando hay plan éxodo o plan retorno”, explicó.

La invasión del carril en este punto se da desde Terreros (San Mateo) hasta el frigorífico Guadalupe, en Villa del Río. En ese tramo solo existen tres ‘salidas’ para volver a tomar el carril ordinario. La primera es en la autopista Sur con carrera 72 frente a las instalaciones de PAVCO donde, por diseño, TransMilenio tiene un acceso que le permite, por ejemplo, tomar esa salida si hay un accidente.

La segunda es en la misma autopista a la altura de la carrera 63 frente a la tienda Makro donde los autos saltan los separadores amarillos que existen en el sistema y que claramente diferencian los carriles normales de las calzadas de TransMilenio.
Y la tercera es en la autopista Sur con avenida Boyacá, donde los autos también se saltan los separadores.

Este tipo de acciones conllevan dos tipos de multa. Por transitar por sitios restringidos o en horas prohibidas por la autoridad competente, un conductor deberá pagar 368.900 pesos, con el riesgo de que el vehículo sea inmovilizado. Pero además, podría ponerle una multa por realizar maniobras peligrosas que cuesta 737.717 pesos.

Los principales afectados al final del día son los ciudadanos que se transportan por la troncal del sur, que provienen de Soacha, Bosa y Ciudad Bolívar. Aunque el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, recalcó que en la línea que conduce a Soacha se ha mejorado la frecuencia de articulados y pidió disculpas por la protesta del martes 28, los usuarios piden que no se suba el precio del pasaje como en efecto pasó el 1.° de abril. El alcalde de Soacha, Eleázar González, solicitó que allí no aumente las tarifas, pues por la falta de alimentadores, los ciudadanos deben pagar otro tipo de servicio para acercarse a las estaciones.

Según estimativos de esa alcaldía, un habitante de Soacha gasta al día, en promedio, 6.000 pesos, para usar el sistema. TransMilenio afirma que las mejoras en el servicio en este punto de la ciudad ya han sido discutidas entre las alcaldías de Soacha, Bogotá y Gobierno Nacional. “En ellas se contemplan la implementación de las fases 2 y 3 de TransMilenio en Soacha, así como la reestructuración del transporte público colectivo adscrito a ese municipio”, indica la gerencia de esa empresa.

CINDY A. MORALES
Subeditora ELTIEMPO.COM
Twitter: @CinMorAleja[email protected]

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *