Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

CIUDAD URBANA

Enero 4, 2016

Cuidado con eso que llaman «progreso»

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá

Si Dionisio Vélez quería ser el alcalde más recordado de Cartagena de Indias, tenemos que admitir que ha trabajado arduamente para conseguirlo. No le bastó con querer imponer el escudo colonial, retroceder el proceso que se venía adelantando con la revitalización de las fiestas de la independencia, darle la espalda a los recicladores de la ciudad (sobre esto hay un incidente de desacato en su contra) e imponer su foto en los pasillos de los colegios.Screen Shot 2016-01-04 at 3.53.41 PM No, eso no era suficiente, él tenía que hacer algo más, algo que se quedara grabado en el imaginario de todos, que nos hiciera pensar en él día y noche; su ego necesitaba saciarse, y para ello se le ocurrió adelantar la llegada de Transcaribe, sin haber chatarrizado siquiera la tercera parte de los buses que actualmente circulan, sin puentes peatonales, sin semaforización, sin rutas alternas, con estaciones inconclusas y oscuras, y en temporada de vacaciones cuando a Cartagena llegan miles de vehículos de otros lugares.

Durante estos días infaustos a los que nos ha expuesto nuestro alcalde, hemos visto ancianos, personas en condiciones de discapacidad, niños, mujeres embarazadas, caminar trayectos bajo el sol, o cuando llega la noche, en los sectores poco iluminados de Chambacú y Bazurto.

El concejo se ha pronunciado en contra de la improvisación de Transcaribe, igual lo hizo el personero y la defensora  del pueblo, la procuraduría por su parte, realizó control de gestión y le formuló inquietudes al alcalde ante la grave problemática de movilidad en la ciudad, petición de la cual no conocemos aún la respuesta que dio la administración. Pocas son las opiniones favorables alrededor de esta decisión de Dionisio Vélez, es comprensible que los que trabajan para él lo aplaudan, pero no queda claro si ese ferviente apoyo se manifiesta también cuando sus funcionarios y periodistas aliados, están en uno de los monumentales trancones que a diario padece la ciudad.

No hay razón, dentro lo sensatamente posible, que justifique haber arrancado con una «etapa pedagógica» que poco ha enseñado. Como todo proyecto, Transcaribe tiene etapas que deben ejecutarse en el orden de lo planeado. Claramente la planeación aquí fue un desastre, pero una vez iniciado este proyecto y luego de tantos años de espera, lo coherente, lo lógico, lo correcto, lo responsable, no era cerrar vías ni hacer arrancar pocos articulados que no suplen la demanda de usuarios, con la ciudad así como está. Desorganizada.

Dionisio pudo pavimentar calles y remodelar parques, pero la salida de su administración se verá empañada por su desacertada decisión de arrancar con un sistema de transporte que no está terminado. Eso es lo que quedará en la memoria de la ciudad. La improvisación y los errores en la planeación deben ser objeto de investigación por parte de las autoridades competentes, por eso, después de ver todo a lo que nos han sometido, lo mínimo que esperamos para que se resarza esta afectación económica y social, es que se sancione drásticamente a los responsables de este debacle.

Por último, un mensaje a la ciudadanía: no se dejen engañar con lo que la administración distrital llama «progreso».

El progreso no viene con caos ni con improvisación. Cuestionar lo que está sucediendo no nos hace «enemigos del progreso de la ciudad», sino ciudadanos participativos, dignos, que no se conforman con migajas, que se hacen respetar y que exigen resultados acordes con las necesidades que enfrentamos.

Coletilla: Preocupa que en la calle de la Tablada, cerca del parque Fernández de Madrid,  de la forma más descarada, dos hoteles cierran todas las noches la calle, impidiendo el tránsito de personas y vehículos, ubicando allí sus mesas. Eso solo es el reflejo de la ingobernabilidad en la que se encuentra Cartagena de Indias. Y así cerramos el año.

El Universal





0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *