Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

CIUDAD URBANA

Marzo 10, 2011
 

Hasta contratistas atentan contra cámaras de vigilancia

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: , ,

eltiempo.com

Vendedores ambulantes que interrumpen la señal, desconexiones sin autorización por parte de contratistas del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y de algunas empresas de servicios públicos; ladrones de cable y hasta árboles que limitan la visibilidad son los principales enemigos de las 394 cámaras de vigilancia con las que cuenta el Distrito.

Estos arreglos imprevistos le costaron a Bogotá, en el 2010, 60 millones de pesos. “Desde octubre hasta finales de febrero de este año, la cifra fue de unos 94 millones de pesos”, dice Mauricio Solano, gerente del Fondo de Vigilancia y Seguridad (FVS) de Bogotá.

En el caso de los vendedores ambulantes, las autoridades descubrieron que afectan el funcionamiento de las cámaras de dos formas: hurtando energía de las cajas de Codensa de las que se alimentan las cámaras -lo cual daña la calidad de la imagen- para sus negocios informales o cortando la señal para que las autoridades no se den cuenta de que están robando el servicio público.

Otros enemigos de las cámaras son los ladrones de cable, que derriten el caucho con un ácido y hurtan el cobre para venderlo en el mercado negro. La Policía ha detectado, desde noviembre del 2010, 15 casos en Bogotá.

También se han registrado casos -como en la calle 26- de obras en las que los contratistas realizan la desconexión de los sistemas de cableado de las cámaras sin consultar previamente o que involuntariamente los rompen. Situaciones similares se presentan con empresas como Codensa o la Empresa de Acueducto.

“El FVS ha venido trabajando para sensibilizar a estos contratistas, con el fin de coordinar las obras en los sitios en los que están los sistemas de las cámaras y así proteger la infraestructura tecnológica”, afirma Solano.

Los árboles

Una de cada cuatro cámaras de vigilancia que hay en Bogotá tiene limitaciones de visibilidad como consecuencia del crecimiento de árboles a su alrededor. EL TIEMPO conoció varios escritos que el FVS ha enviado desde el 2009 a la Secretaría de Ambiente para solicitar el permiso de podar o talar los árboles. “Son 100 casos en 10 localidades, de los cuales 16 son críticos”, señala Solano.

El ingeniero Yesid Vargas, coordinador de Silvicultura de la Secretaría de Ambiente, dijo que han respondido a los requerimientos pero que el FVS debe especificar el sitio exacto en el que se encuentran los árboles a través de una ficha técnica especial. El Fondo de Vigilancia insiste en que la lista ya está en poder de la entidad ambiental. Incluso, solo el pasado 25 de febrero se radicó una carta en el FVS en la que se solicita la ficha técnica.

Notas Relacionadas