Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Mayo 28, 2012

¿Se apresuró el alcalde?

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El dilema de Petro: la responsabilidad técnica o la urgencia política

La veedora distrital asegura que la administración se lanzó a poner en marcha el Sistema Integrado de Transporte (SITP) cuando aún no estaba nada listo. Arriesga confundir al usuario y ahondar el colapso actual del sistema.

A diferencia de Transmilenio, el SITP abarca la totalidad de la ciudad e integra todos los servicios de transporte bajo una única forma de operación y pago (ver infografía). El Sistema promete optimizar todos los viajes e incluso reducir el costo de aquellos que toman varios buses para llegar a su destino.

Pero para que el SITP cumpla la promesa de cambiar la movilidad de los bogotanos debe estar integrado. El Sistema se basa en dos grandes componentes. Por una parte, trece zonas de la ciudad serán servidas por un número muy similar de empresas; por el otro, las troncales existentes, como las nuevas, deberán permitir tanto una integración total entre sí como con las trece zonas.



El Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) es la más grande transformación del transporte urbano en la historia bogotana. Sin embargo, es indispensable cuestionarnos sobre cuáles son los riesgos de poner en marcha el Sistema de manera apresurada, más por presión política que con la suficiente racionalidad colectiva.

Teniendo en cuenta esto, y luego de conocer el cronograma de implementación del SITP, divulgado por la administración esta semana, no queda otra que preguntarse: ¿Qué se va a operar? ¿El conjunto de las troncales y algunos servicios zonales, o únicamente la nuevas infraestructuras confinadas para buses en la avenidas veintiséis y décima?

La administración aún no ha precisado si lo que va a poner en operación son sólo las troncales y alimentadores o también los servicios zonales del SITP. Tampoco es claro cuándo empieza la operación de los servicios zonales y cuál es el cronograma de implementación. No basta con decir que el SITP se inicia en junio. Aún queda por aclarar cómo será el proceso de implementación durante los próximos 18 meses.

¿Por qué es esto tan urgente? Porque si se arrancan las troncales a finales de junio y los zonales no están en operación relativamente pronto, el sistema colapsará cuando más gente ingrese a esas troncales provenientes de la 26 y la 10ª. Especialmente en agosto, cuando entren de vacaciones colegios y universidades.

Son muchos las decisiones contractuales, técnicas, de infraestructura, comunicación y educación, que no han sido tomadas por la actual administración o que están pendientes de ser ejecutadasa.

Ejecutar es tomar, con gran sentido de urgencia, decisiones que vienen a complementarse unas a otras, yendo cada vez más al detalle. Hay que asumir riesgos de todo tipo y se requiere una formación para la gestión, donde los cronogramas se cumplen en una proporción muy grande, e incluso, en unos casos, totalmente.

Haber sido congresista o profesor universitario puede ayudar a generar confianza, pero esto no trae automáticamente consigo capacidad de decidir bajo presión, ni capacidad de liderar equipos que deben asumir las decisiones más operativas. Se requiere, entonces, una fuerte capacidad de entender que gobernar es priorizar, decidir y actuar.

Para lograr el éxito del Sistema se debe contar, desde el primer día, así sea para unas pocas rutas y buses, con una verdadera integración —troncal y zonal— entre los servicios existentes y los nuevos componentes físicos, operacionales y de recaudo. Independientemente de que se inicie el SITP de manera gradual, todas las partes del sistema deben estar integradas desde su origen. Este es sin lugar a dudas el reto más importante y a su vez complicado al que se enfrenta el SITP. Buena parte del inicio de esta integración se basa en la realización de un acuerdo económico entre los recaudadores de Transmilenio y los operadores del nuevo Sistema Integrado de Recaudo, Control de Flota e Información, y Servicio al Usuario (Sirci). Ambos concesionarios existentes deben lograr una bolsa común. De lo contrario, el usuario se perderá en la confusión de tener dos tarjetas distintas que no son interoperables.

Dado que la concertación entre los concesionarios es poco probable, es muy factible que el Distrito tenga que llevar este caso a un tribunal de arbitramento. Lo anterior condiciona totalmente la verdadera fecha de inicio de la operación del SITP. De la existencia de una bolsa común depende que los usuarios puedan hacer uso de una única tarjeta, realizar los transbordos con tarifa integrada entre los distintos componentes y entre los servicios de los sistemas colectivos, complementarios, especiales y las tres fases de Transmilenio.

Dadas las experiencias de tantos buenos proyectos que han fracasado por una precipitada implementación, lo más recomendable para la administración distrital es hacer una gestión detallada de los tiempos y cronogramas, así como la consolidación de la institucionalidad y los equipos. Primero, se requiere tiempo y planeación pormenorizada de todo el proceso desde ya y hasta el último día de la implementación. Esto puede tomar un par de años, sabiendo de antemano que quedaría pendiente todo lo relacionado con la carrera séptima. En este sentido, es indispensable completar los requerimientos mínimos que exigen cada uno de los componentes del sistema y desarrollarlos gradualmente en la medida como avanza la implementación del sistema. Segundo, es fundamental contar, en el sector movilidad, con una fuerte institucionalidad, con los recursos económicos, humanos y técnicos indispensables.

Para concluir, no sería para nada grave, ni perjudicial, que el Distrito tome todo el tiempo necesario para completar los componentes faltantes, para planear y sobre todo para gestionar una exitosa entrada en operación del SITP.

Es necesario advertir que una puesta en servicio de las troncales de la décima y de la veintiséis aisladas de las demás troncales existentes es un retroceso para la ciudad. Sería inadmisible tener que usar dos tarjetas e incluso tener tres sistemas aislados funcionando al mismo tiempo (buses y busetas, Transmilenio fases I y III y las troncales 10 y 26 del SITP).

Se deberán enfilar todas las baterías para lograr minimizar los traumas que se generarán en el proceso de transición entre un sistema y otro. Si no se emprenden múltiples campañas focalizadas de cultura ciudadana, además de las dificultades que tendrán los usuarios ante el nuevo sistema, será muy difícil que éstos reconozcan y valoren las grandes bondades del SITP.

Los reparos de la Veeduría a la información sobre el SITP

Falta una matriz

El ente de control recomienda a la administración hacer un listado en el que se explique, tema por tema, cuál es el avance en porcentaje de cada uno de ellos, pues esta información debería estar lista o al menos tener un buen desarrollo antes de poner en operación un sistema integrado de transporte.

Las cifras de los buses

Debe estar claro cuál será el número total y la tipología que se requiere de acuerdo con el plan operacional, tanto de los buses troncales del sistema Transmilenio, como de los zonales. También debe establecerse cuántos conductores entrenados hay, especialmente para manejar en los nuevos buses zonales.

Dudas por el recaudo

El consorcio encargado del recaudo debe confirmar que ya les entregaron las estaciones y los buses para instalar los equipos tecnológicos que tendrá el sistema. Lo anterior debe tener un cronograma de entrega y de instalación por parte del SIRCI, para iniciar pruebas y tener seguridad sobre la operación.

¿Y la 7ª qué?

Como la estación del Museo Nacional no estará lista, no se sabe cómo van a terminar su viaje hacia el norte los usuarios de la troncal carrera 10ª-carrera 7ª, pues si además no arranca el servicio zonal por esta última, a la larga no hay continuidad y la calidad del viaje por ese corredor puede ser muy alto.

Fuente: elespectador.com
26 de mayo de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *