Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Septiembre 11, 2012

Cada vez hay más zonas de parqueo para bicicletas en Bogotá

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Los grandes estacionamientos las reciben sin restricciones.

La dificultad para encontrar un lugar seguro en el cual dejar la bicicleta es una de las razones por las que los bogotanos dudan antes de decidirse por este medio de transporte. En otros lugares, donde está más extendida la cultura de la bici, todo se resuelve asegurándola a cualquier poste, opción poco viable en Bogotá por razones de seguridad.

Por eso, es necesario contar con parqueaderos en los que alguien se haga responsable. La buena noticia es que cada vez son más los espacios gratuitos exclusivos para bicicletas. Los hay en algunas universidades, como los Andes, la del Rosario, la Nacional y la Javeriana; en tres portales (Américas, Sur y Suba) y en cuatro estaciones de TransMilenio (Ricaurte, General Santander, Banderas y pronto en Avenida Rojas), además de los Puntos de Encuentro cerca de las estaciones Mundo Aventura, Alcalá, Las Aguas y Tintal, y en centros comerciales como Andino, Santafé, Unicentro y Gran Estación.

La Universidad de los Andes es ejemplo por contar con amplios espacios destinados al parqueo de bicicletas. Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Pero no bastan. La opción, entonces, es recurrir a los parqueaderos públicos, a los que el Decreto 036 del 2004 obliga a destinar “un estacionamiento de bicicletas por cada 10 parqueos de vehículos”. Según la norma, “en los parqueaderos con un número de cupos de estacionamiento inferior a 120 carros, el mínimo para bicicletas será de 12 cupos”.

No obstante, son frecuentes los reclamos por parqueaderos que no reciben las bicicletas o que se libran de la responsabilidad de su seguridad. “Los parqueaderos priorizan los carros”, dijo Andrés Vergara, promotor del uso de la bicicleta en Bogotá.

Camilo Rey, usuario frecuente, aseguró que “en parqueaderos de la zona T y del parque de la 93 es normal que no las reciban”. Señaló un caso algo paradójico: “En el Ministerio de Transporte no hay forma de parquear una bicicleta; no las reciben en el parqueadero y tampoco se pueden dejar amarradas”.

Frente a estos reclamos, Fernando Dueñas, vocero de los parqueaderos, aseguró que hoy todos cumplen el decreto y más ahora que el nuevo estatuto del consumidor obliga a responder por ellas, así se trate de un servicio gratuito. No obstante, apunta a dificultades como no poder ingresarlas a sus sistemas de registro y que no tengan matrícula -situación que, además, facilita modalidades de robo como el ‘cambiazo’-. Dueñas pidió actualizar el decreto del 2009 que fija para las bicicletas una tarifa de 10 pesos por minuto. Según él, esta tarifa no siempre se cumple, porque, por ejemplo, alguien que parquee por seis minutos termina pagando 100 y no 60 pesos, porque el decreto autoriza a redondear la tarifa al alza.

Por lo pronto, se ha previsto en el Plan de Desarrollo la construcción de seis puntos de encuentro más con lugares para estacionar bicicletas y de 23 cicloparqueaderos, todos cerca de estaciones de TransMilenio, paraderos del Sistema Integrado de Transporte (SITP) y, en un futuro, del metro y el metro ligero. Todo para impulsar la integración entre estos modos complementarios de transporte.

Cicloparqueaderos necesitan cambio extremo

Cuando se construyó la red de ciclorrutas en Bogotá, a comienzos de la década pasada, se instaló una buena cantidad de cicloparqueaderos que corresponden al modelo que en el ámbito de los ciclistas se conoce como ‘tostadora’.

Para José Alberto Gaona, del colectivo Mejor en Bici, este diseño no es el indicado para la ciudad, pues sólo permite amarrar la llanta de adelante.

El ciclista recomienda los que asemejan una ‘U’ invertida, que permiten asegurar las llantas y, sobre todo, el marco.

En ciudades como Nueva York (Estados Unidos), la propia alcaldía le pidió al conocido músico y activista del uso de la bicicleta en esa capital, David Byrne, que diseñara nueve parqueaderos para bicis, cada uno con un concepto diferente. Una iniciativa digna de imitarse en Bogotá.

El modelo Cityparking

Con sugerencias de sus usuarios, la empresa Cityparking inició un programa de parqueo seguro con un candado que ellos suministran. “Pensamos en guayas, pero nos sugirieron candados en U”, explicó su gerente general, Eduardo Bayón. Los usuarios pagan una tarifa acorde con el decreto.

Asegure su ‘caballito’

Los expertos recomiendan los candados en forma de ‘U’ más que las guayas, pues estas últimas son más fáciles de romper. En la medida de lo posible, asegurar el marco y no caer en el error de amarrar sólo la llanta, pues esta puede ser fácilmente desprendida del resto. Y un ‘tip’ clave: no ahorrar en este accesorio, un candado de alta gama garantiza tranquilidad.

El Tiempo / 08 Septiembre de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *