Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Diciembre 4, 2011

Se abre la discusión sobre la posibilidad de tener tranvía por la 7a.

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

¿Cuáles son las ventajas y dónde están las principales dudas para poner a rodar este sistema?

El primer viaje de Gustavo Petro, como alcalde electo de Bogotá, fue a París esta semana. Y ese destino no se escogió al azar.

El nuevo mandatario arribó a la capital francesa con el objetivo de buscar asesoría para poner en marcha un tranvía por la carrera 7a., gravemente afectada por el caos de los buses, el ruido y la contaminación, y cuyo futuro es una incertidumbre desde hace varios años.

Aunque Petro toma posesión del cargo el próximo primero de enero, su propuesta ya tuvo eco en la Casa de Nariño, donde recibió el visto bueno del presidente Santos.


Línea T2 del tranvía urbano de París, puesta en operación en 1997, entre La Défense y Porte de Versailles. Aquí, a su paso por el sur de la capital francesa. / Yesid Lancheros / EL TIEMPO

Sin embargo, el viaje del nuevo alcalde acaba de abrir un debate sobre la conveniencia de este modo de transporte no sólo en la 7a., sino en la Sabana, aprovechando la red férrea existente. Hasta 1948, cuando se destruyeron algunos vagones, debido a las revueltas por el crimen del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el tranvía hizo parte del paisaje bogotano.

Hoy, la idea de Petro es que ese sistema parta de Zipaquirá, pase por toda la 7a., hasta la avenida Jiménez, y desde allí se desvíe hacia el occidente, por Fontibón, para llegar a Facatativá.

Tal como ocurre en París o Londres, se busca construir una especie de tren de cercanías, que conecte a los municipios vecinos con Bogotá, pero así mismo un tranvía urbano, eléctrico, silencioso, de alta capacidad y amable con el medio ambiente, que se convierta en la mejor solución para la 7a., con una demanda de 18.000 pasajeros hora sentido. Experiencias y estudios

Este modelo ya se conoce como ‘tram-train’, vocablos provenientes del francés e inglés tramway (tranvía) y train (tren). La fórmula tuvo su origen en Karlsruhe (Alemania), en 1992, y se ha replicado con éxito en varias ciudades europeas, recuerda Fernando Rey, decano de Ingeniería Civil de la Universidad Santo Tomás.

De hecho, en el más reciente estudio de este tema, realizado hace poco más de un año por la firma española Ineco para Cundinamarca, se avala técnicamente esta modalidad de transporte.

“Hay una demanda de pasajeros certificada y, sin duda, es lo mejor para nuestra región capital”, anota el gobernador, Andrés González.

Las dudas técnicas

Pese a que Petro asegura que podría ser un sistema más económico que TransMilenio (habla de 15 millones de dólares el kilómetro-carril) y con una mayor duración -tratándose de rieles y vagones-, el ex candidato Enrique Peñalosa marca distancia. “Quieren ver un tranvía caro pero bonito en la 7a.”, dice.

Otro inconveniente, según Ricardo Montezuma, director de Ciudad Humana, tiene que ver con la forma en que ese sistema se conectará con TransMilenio, en la estación subterránea que se construye frente al Museo Nacional. Allí, se debe hacer un empalme para que los pasajeros que vienen en TransMilenio por la 10a. se cambien a un tranvía, rumbo al norte, por la 7a.

¿Cómo se hará?

Finalmente, también preocupa el sistema integrado de transporte. A los concesionarios que se ganaron la operación de la 7a. les prometieron que iban a tener la famosa troncal ‘ligera’ de TransMilenio, cuya construcción sigue en pie, pues el contrato de 84.000 millones de pesos sólo fue aplazado por un año.

¿Y, entonces, qué ocurrirá?

Hoy, las respuestas no están nada claras. Por eso, a Petro le corresponde seguir enviando más señales sobre el tranvía, convertida desde ya en una de sus prioridades. El debate técnico, y sin duda político, ya empezó.

Así fue en el pasado

A finales del siglo XIX, Bogotá inauguró el tranvía. Una línea del sistema recorría, precisamente, la carrera 7a. y los alrededores de la plaza de Bolívar, y pasaba por toda la zona de Chapinero. Hacia 1951, el entonces alcalde, Fernando Mazuera, le puso fin.

Fuente: eltiempo.com
03 de diciembre

Notas Relacionadas






3 Comentarios


  1. Henry Ayala

    En últimas el espacio utilizado para desarrollar cualquiera de los dos sistemas, transmilenio ó tranvía es casi el mismo, la diferencia esta en la forma en que operan los dos sistemas, la rigidez de uno es ventaja y desventaja a la vez, el utilizar rieles disminuye un tanto el espacio utilizado, pero la imposibilidad de sobrepaso lo hace rígido en la operación.
    La decisión deberá pasar más por la demanda de pasajeros, que en la séptima esta sectorizada, tiene el centro con gran afluencia de personas, las universidades, Usaquén y las zonas residenciales del norte, pero el gran peso del análisis estará en San Cristobal Norte que para horas pico puede reventar la capacidad de cualquier sistema.
    Lo que más espero es que cualquiera que sea la solución, sea pronta y acabe con el contraflujo, la medida mas discriminatoria que se ha impuesto para la movilidad de los habitantes del sur de la ciudad.
    Ojalá y se tomen decisiones basados en estudios técnicos y no porque lo vi en París o lo traje de Miami.


  2. Camilo Reyes

    Otra vez este tema, que corredor verde, que tranvia, que transmilenio, vamos a pasar otros 50 años “pensando” que le sirve a Bogota por la 7ma, lo primero es que la respeten y ya en ultimas dejen una super ciclovia!


  3. Qué bueno que regrese el tranvía ya que tm se está quedando pequeño y los estudios indican que la séptima debe tener como mínimo 33 metros en ambos costados para que transmilenio funcione lo cual esta no tiene esta cobertura de distancia el tram no contamina y puede llevar más pasajeros sin producir contaminación auditiva y ambiental contribuyendo a una mejor calidad de vida además es mas estético y más seguro visite http://metropolya.blogspot.com/



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *