Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Abril 9, 2012

Cien días de movimiento

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Crisis de la movilidad se volvió centro del debate en la capital

Las políticas de Gustavo Petro para el sector tienen más aciertos técnicos que desaciertos. Sin embargo, el mandatario no ha sabido comunicarlas: se ha excedido con el Twitter y ha opacado innecesariamente a su secretaria de Movilidad.

 

Con las protestas contra Transmilenio, Petro cayó en el centro de una crisis heredada. / Óscar Pérez – El Espectador

Para evitar comentarios sobre lo bueno y malo, o lo que es peor, lo que me gusta o y lo que no, esta rápida evaluación parte de un diagnóstico inicial que no debe obviarse ¿Con qué se encontró Petro en materia de movilidad, al llegar a la Alcaldía? A partir de ello, podemos mirar con cabeza fría indicadores objetivos: ¿qué ha propuesto y qué ha hecho? También aspectos de imagen: ¿qué muestra y qué ve la opinión pública?

Esta administración está precedida por la más grande crisis de corrupción e ineptitud que haya conocido la ciudad.

El retroceso aún se siente varios meses después de terminada la gestión de Samuel Moreno y Clara López. Tan sólo para citar las obras de Transmilenio, éstas siguen en proceso y tomarán aún muchos meses más. Incluso, la parte de la Avenida Eldorado, que fue entregada por la Alcaldesa, sigue aún en construcción. El descalabro de cuatro años no se recupera en tres meses, y ante tal debacle no hay soluciones que se le puedan reprochar al Alcalde de no haber tomado.

Con respecto a factores objetivos, se evalúa el equipo, el plan de desarrollo y las medidas tomadas. No cabría la más mínima duda de que la secretaria de Movilidad, Ana Luisa Flechas, es una profesional reconocida en la materia, y que por primera vez contamos con una verdadera especialista al frente de dicha cartera. Este acierto puede dar grandes frutos si el conocimiento técnico es acompañado de trabajo en equipo, gerencia efectiva y, sobre todo, si el Alcalde le concede a la Secretaria margen de maniobra. Al concentrar la vocería en la materia, Petro ha invisibilizado a su Flechas y a su vez se ha expuesto y desgastado demasiado, cuando buena parte de esa exposición, es ella quien la debería haber asumido.

El Plan de Desarrollo es ambicioso y propone muchas acciones acertadas como el fomento de un sistema de transporte público multimodal, basado en lo existente y en nuevas tecnologías más eficientes energética y ambientalmente. Habría falencias en las propuestas para la gestión del transporte individual —congestión, estacionamiento, motocicletas, taxis, control a vehículos obsoletos, y pico y placa—. El famoso cobro por circular para descongestionar (peaje urbano) es mencionado ligeramente. Sería una lástima si omiten una de sus principales banderas de la campaña. Aún, Petro y su equipo están a tiempo de incluir y lograr con el peaje, no solamente descongestionar la capital, sino también financiar una parte del mejoramiento del transporte público.

Los anuncios han sido múltiples y están consignados en el Plan de Desarrollo. Por ahora, pintan bien las propuestas de tranvías, cables y hacer de otra manera la Avenida Longitudinal de Occidente. El Alcalde tiene razón al redefinir la escala de esta vía y hacer que primen los intereses de la capital por encima de los de la Nación, la Gobernación o los inversionistas privados. La ALO es una oportunidad para generar un re-equilibrio entre oriente y occidente de la ciudad. Más que una vía de equis número de carriles, es la alternativa para crear un gigantesco proyecto de ordenamiento territorial, diseño urbano y diseño ambiental, que además de conectar Bosa, Kennedy, Fontibón, Engativá y Suba entre sí, permita recuperar los frágiles ecosistemas de los humedales.

De las decisiones, resaltaría el efectivo cierre y peatonalización de la séptima, acondicionando un corredor para transporte público y alternativo, una ruta gratuita y un plan de contingencia para el tráfico. La gestión se ha visibilizado con más fuerza en la crisis generada por los ataques a Transmilenio. Al respecto, pareciera que fue poco acertada tanto la manera como se enfrentó a los protestantes, convertidos en delincuentes, como la forma en que trató de desenmascarar a los posibles autores intelectuales. Ahora es fácil decirlo, pero debió mostrar a la opinión pública que en movilidad él tiene muchas y muy buenas iniciativas para no caer en el centro de una crisis heredada.

Donde el alcalde tiene mayor dificultad es en la imagen generada sobre su gestión.

Muchos de sus inconvenientes parecieran ser más por cuestiones de estilo relacionadas con la forma de tomar y presentar las decisiones, que del contenido técnico de las mismas. En efecto, los indicadores palpables de la gestión son más positivos que negativos, pero los imaginarios que está creando no lo reflejan. Esto se escapa del análisis de la movilidad y nos lleva a temas de imagen pública y comunicación política. A manera de especulación, reitero, que ya sea por un estilo propio o por limitaciones del formato escogido, el Alcalde se ha expuesto demasiado. Para bien o para mal es innovador en el uso de nuevas tecnologías de comunicación, pero probablemente se ha excedido con el Twiter, y es posible que las controvertidas reacciones sean resultado de lo novedoso de este formato de comunicación en la gestión pública.

Concluyendo, Bogotá no había tenido unos cien primeros días de mandato tan movidos y comentados en directo. Técnicamente son mucho más sus aciertos que los desaciertos, y pocas las omisiones.

Con respecto a la imagen, como se dice coloquialmente, ha dado mucha papaya en un contexto político adverso tanto a la derecha como a la izquierda. Aún faltan 45 meses para ejecutar el ambicioso plan y consolidar una imagen que refleje el buen manejo técnico mostrado como senador o candidato. Realizando los proyectos como el tranvía y el peaje, entre otros, el Alcalde podría marcar un nuevo rumbo a la movilidad y sobre todo, recuperar la confianza en la institucionalidad distrital para emprender ágilmente proyectos con transparencia en su contratación y eficiencia en su construcción.

Fuente: elespectador.com

07 de abril de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *