Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Diciembre 20, 2011

Las 7 propuestas con las que Petro quiere ganarle a la inmovilidad de Bogotá

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Peajes, tranvía, Metro y cambio del ‘pico y placa’ son solo algunos de los temas que el entrante alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ha mencionado tras su elección.

La mejora de la movilidad de los bogotanos es el reto más importante que debe asumir el entrante alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. En su programa de gobierno, Petro señaló algunas de sus propuestas, otras las ha dado a conocer antes de posesionarse.

Lo que se sabe con certeza es que el transporte público para el nuevo gobernate tiene prioridad sobre el uso de vehículos particulares. Para ello, el cobro de peajes, el aumento de impuestos y el uso de sistemas masivos de transporte limpios, son solo algunas de las iniciativas con las que el alcalde electo quiere cambiar el rumbo de la movilidad de la ciudad.

Analistas señalan los beneficios e inconvenientes de las propuestas del entrante mandatario de la capital.

Metro hasta Suba

Han sido varios los trazados sobre la primera línea del Metro que se han propuesto en Bogotá, pero Petro tiene una obsesión: llevar la primera línea a la localidad de Suba. Ya el Banco Mundial le hizo un guiño a esa idea. La propuesta tendría un costo adicional de un millón de dólares y podría retardar entre seis y nueve meses la entrega de la obra final.

La primera línea del Metro podría tener forma de herradura si se aprueba la propuesta en campaña de Petro. Está previsto que esa primera línea arranque en el Portal de las Américas, suba al centro al sector conocido como San Victorino y tome la Carrera Séptima hacia el norte hasta la calle 100. De este lugar bajaría a al localidad de Suba.

El director del Observatorio de Logística y Movilidad de la Universidad Nacional, José Stalin Rojas, evaluó la idea de Petro:

“La línea del Metro debe corresponder con los estudios de demanda que fueron publicados recientemente. La prolongación hasta la localidad de Suba es una promesa del alcalde ya que hay una gran masa de población trabajadora en este lugar. Creemos que esa prolongación es acertada. Eso está soportado en estudios técnicos. En esa zona hay entre 1’500.000 y 2’000.000 de habitantes. El trazado del Metro hay que ver cómo se integra con el transporte público”.

Tranvía por la Séptima

Una iniciativa que causó sorpresa fue el llamado Tranvía por la Carrera Séptima que el entrante mandatario de los bogotanos le propuso al propio presidente Juan Manuel Santos. La idea ha calado ya en algunos sectores. En la propuesta se contempla que se use parte de las vías ferroviarias del norte o centro de la ciudad. El tranvía partiría del municipio de Zipaquirá, ingresaría por la calle 170 a Bogotá y tomaría la Carrera Séptima hacia el sur. En la Avenida Jiménez giraría hacia el occidente para conectarse con la Estación de la Sabana rumbo a Facatativá.

Lo cierto es que Petro debe entrar a negociar con los contratistas, pues la obra del Transmilenio ligero, que va por esta vía, se adjudicó hace dos años por un valor de 84.000 millones. Hace unas semanas se aplazó por 12 meses el inicio de la construción para realizar trabajos por la Circunvalar.

Esta es la opinión de Rojas sobre esta propuesta:

“La iniciativa de implementar un tranvía eléctrico desde la ciudad de Zipaquirá es una propuesta osada y atractiva. El reto es que pase de una declaración a un tema técnico. Hay preguntas en el cambio de los rieles, pues la vía es angosta y no corresponde a lo que se usa en otros países. La medida de colocar un tranvía es adecuada por cuanto Bogotá y Colombia tiene un potencial eléctrico grande que baja el costo de operación y por ende del pasaje. Se debe hacer un diseño para que este sistema de transporte se una con el tren de cercanías”.

Peaje en el centro

Otra de las propuestas del entrante alcalde es la de montar un peaje en el corredor oriental de la ciudad en lo que se conoce como “el centro ampliado”. Aunque Petro asegura que no tiene estudios sobre este tema, le apunta a una tarifa de unos 2.500 pesos.

Con esa idea el electo alcalde pretende desincentivar el uso del carro particular y motivar a los bogotanos a usar el transporte público para llegar a este centro de poder gubernamental y financiero. La suma por el recaudo todavía no ha sido calculada, pero se sabe que el dinero se invertirá en el arreglo de malla vial de otras calles de la ciudad.

Ana Luisa Flechas, experta en Optimización de Sistema de Transporte, opina sobre la idea:

“En este tema de la movilidad se deben incluir medidas concurrentes que tengan política social y económica. Las personas que usan sus vehículos particulares afectan al conjunto de la sociedad y eso tiene unos efectos sociales que incrementan el costo de los pasajes. El Plan Nacional de Desarrollo prevé que las ciudades emprendan este tipo de iniciativas (peajes urbanos). La medida debe tomarse tras un estudio de factibilidad y de análisis técnicos y financieros. Para que esta sea una realidad, hay que disponer de tecnologías de información de georeferenciación”.

Cambio del pico y placa

Una de las medidas que el electo alcalde de Bogotá analiza y que ha generado debate es el desmonte progresivo en el horario del pico y placa, que según sus palabras “ya no sirve”. El argumento de Petro es que los bogotanos han decidido comprar un segundo carro para moverse en la ciudad. En la alcaldía de Samuel Moreno la medida fue extendida a todo el día para ayudar a la descongestión. La alcaldesa encargada, Clara López obregón, le pidió a Petro mantener la medida tal cual está porque aún la ciudad realiza obras en la 26, la Décima, entre otras.

Este es el diagnóstico de Fernando Rey, decano de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Santo Tomas, sobre dicha iniciativa:

“Lo primero que hay que decir es que el pico y placa es una medida de choque que se impone en ciudades con problemas críticos de movilidad. No es una medida que deba permanecer en el tiempo, es decir, que se aplique indefinidamente porque genera una reacción en los habitantes de adquirir otro vehículo para evadir la disposición. El pico y placa hay que desmontarlo, pero como todas las medidas de tránsito y transporte, se debe hacer lentamente con base en estudios estadísticos y alteración de costumbres”.

Aumento impuestos para los carros

El aumento de impuesto para los carros es otra de las fórmulas que tiene el alcalde Petro para incentivar el uso del transporte público y descongestionar la ciudad. Con el dinero que recaude se va subsidiar el pasaje del transporte urbano. Así lo anunció Petro en el Congreso Nacional de Infraestructura de Cartagena a principio de diciembre.

El alcalde pretende subsidiar al pasajero que se sube en el transporte masivo y no al propietario de un carro particular.

A esa iniciativa la llama: “subsidio cruzado”. “Creo que tenemos un instrumento poderoso para, por lo menos, solventar la situación de movilidad”, dijo Petro.

Ana Luisa Flechas, experta en Optimización de Sistema de Transporte, opina sobre la idea:

“El marco de la política en el cual se justifica este tipo de medidas que incrementan impuestos a los vehículos particulares es para subvencionar el transporte público de la ciudad. Esto obedece al uso ineficiente de la malla vial que hacen los usuarios de carros particulares. Con la decisión de los privados se produce congestión, además reduce la velocidad en el transporte público. Todos esos problemas se trasladan a la tarifa. Hay que hacer todos los estudios factibilidad”.

No a las autopistas urbanas

Aunque el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) tiene previsto financiar la construcción de autopistas urbanas en Bogotá, este tema no es la prioridad para el alcalde entrante, quien considera que esa propuesta no soluciona la congestión en los principales corredores viales de la capital. “No hay recursos en el Distrito que permitan cubrir todas las nuevas vías”, resaltó recientemente Petro.

Uno de los argumentos más sólidos que tiene Petro en sus manos para negar esta iniciativa, es que algunas de esas vías tienen trazados que no ayudan al medio ambiente. En duda quedan vías como la ALÓ y la prolongación de la Avenida Boyacá con Guaymaral. Las dos son salidas y entradas en el norte de la ciudad.

Fernando Rey, decano de la facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Santo Tomas, dice sobre este tema:

“En los Estados Unidos se construyeron las ciudades pensando en grandes avenidas para los carros. La tendencia mundial hoy es no atomizar el transporte sino llevarlo a sistemas que ocupen menos espacios y muevan mayor cantidad de gente. Sistemas de buses articulados en troncales, metros y tranvías. No hay que meter todas las autopistas urbanas porque eso llama al crecimiento del automóvil. Defiendo la ALÓ ya que es una variante para el transporte de carga pesado”.

¿Y el sistema integrado SITP?

Aunque la reforma del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) ya está en marcha, Petro quiere que el sistema sea parecido al de París (Francia). Allí confluyen diferentes medios de transporte urbano. Petro reconoce que la unión de las 13 zonas en las cuales se divide la ciudad para el transporte colectivo con sistemas masivos va a elevar las tarifas de los usuarios por lo que un recorrido de un usuario puede alcanzar los 2.100 pesos. A eso se suma la necesidad de crear tarifas diferenciales en el pasaje para estudiantes y personas de la tercera edad, como sucede en ciudades como Montevideo (Uruguay).

Esta es la opinión de Fernando Rey sobre la idea del alcalde entrante:

“En Paris se miró la operación del Metro sin conductor, ese sistema lo tiene, es un método que se impone en todo el mundo. La operación de un tren tranvía se miró como un sistema en la zona urbana ya que aumenta la velocidad. El Metro, el tren de cercanías y los buses deben estar articulados en grandes estaciones en diversos puntos de la ciudad para que funcionen”.

Fuente: semana.com

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *