Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Mayo 28, 2012

Las cosas que mantendrá y las que cambiará Peñaloza en el Ministerio de Transporte

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El primero de junio, Miguel Peñaloza asumirá como nuevo ministro de Transporte. El presidente Juan Manuel Santos anunció oficialmente su nombramiento durante el Acuerdo de la Prosperidad sobre Infraestructura que se realizó el sábado en Caldas, Antioquia, y así quedó confirmado lo que se rumoraba hacía varios días: El Ministerio pasará de la estructuración a la ejecución.

Peñaloza llega cuando ya el ministro saliente Germán Cardona adjudicó un paquete por más de dos billones de pesos para los Corredores de la Prosperidad y con una inversión proyectada para 2012 de 6 billones de pesos y para 2014 de 18 billones de pesos, destinados a la construcción y reparación de vías.

Miguel Pañaloza – Ministro de Transporte / La Silla Vacia

El nuevo Ministro es ingeniero y durante muchos años trabajó en el sector privado, del lado de los contratistas, especialmente de William Vélez, pero por casi una década ha estado mucho más cerca de la política. Eso marca un cambio grande en el Ministerio. Sin embargo, la idea de Peñaloza es mantener mucho de lo hecho por Cardona y reforzar en materia de transparencia, para que “todos queden tranquilos”.

El sábado el nuevo Ministro le dijo al Presidente Santos y le prometió al país que intentará acelerar la ejecución de las grandes obras.

Precisamente esa calidad de ejecutor fue lo que, en gran parte, produjo su nombramiento, y lo que había permitido que antes de eso le ofrecieran el Inco, Invías y Fonade (en el gobierno Uribe) y la Consejería para la Prosperidad antes de que se creara (con Santos).

El presidente Santos lo dijo cuando presentó a Peñaloza: “Tanto el Presidente Uribe como yo somos testigos de su eficiencia, de su capacidad de ejecución”.

La idea de Peñaloza, según le contaron algunas fuentes de la Casa de Nariño a La Silla Vacía, es dejar intactos los equipos técnicos con los que venía trabajando Cardona, pero hacer los ajustes necesarios para lograr su objetivo en la ejecución.

“Yo no dudo, pongo al que sabe”, ha dicho Peñaloza a sus colaboradores cercanos cuando se le pregunta por la clave de su capacidad de ejecución.

No en vano fue el organizador de las dos campañas de Álvaro Uribe a la Presidencia y de la de Juan Manuel Santos. Además fue el cerebro detrás de los consejos comunales del gobierno anterior y hoy, como Alto Consejero para las Regiones y la Participación Ciudadana, tenía a su cargo los Acuerdos para la Prosperidad, que defiende como un león.

Del dicho al hecho

Una de las razones por las que Cardona no alcanzó a ejecutar sino solamente a estructurar el plan de obras que deberá permitir al país avanzar en infraestructura, es porque parte de su tiempo –según dijo él mismo en su balance de gestión- lo tuvo que destinar a corregir los que llamó desfases en las inversiones de las concesiones de tercera generación, que se entregaron durante el gobierno de Uribe y se llamaron los Corredores de la Competitividad. Aquí la inversión con que inicialmente no se contempló pero que se necesita suma 3.6 billones de pesos.

El nuevo Ministro, en cambio, defiende lo hecho por Andrés Uriel Gallego, el mintransporte de Uribe. Dice que hizo lo que tenía que hacer en su momento. Igual que le gusta la estructuración hecha por Cardona. Pero con algunos cambios.

Según ya ha planteado en el interior de la Casa de Nariño, dejará que cada entidad controle sus propios procesos. “La idea de Peñaloza es no tener ninguna relación con el proceso licitatorio ni con los contratistas. Dice que nunca lo verán en una entrega de contratos”, dijo un cercano colaborador del nuevo Ministro a La Silla Vacía.

En los procesos licitatorios, por ejemplo, la idea es que sea cada entidad la que se responsabilice de su transparencia y el Ministerio estará encargado de hacer que se cumplan los cronogramas contractuales.

Por ejemplo, lo que está por venir en materia de contratación es el proceso de rehabilitación y mantenimiento de 1.624 kilómetros en corredores en 28 sitios del país. Es un paquete de licitaciones que adelanta el Invías por 1.2 billones de pesos. La idea de Peñaloza es que este proceso lo maneje de forma autónoma el Invías y su director, y que el Ministerio solo intervenga cuando ya esté en manos de un contratista, para vigilar que cumpla el cronograma o incluso que termine antes.

Para lograr esto y que las entidades estén en la misma tónica, va a invitar a la Procuraduría, a la Contraloría y a la Oficina de Transparencia de la Presidencia a que los acompañe en todos los procesos. “El mejor antiséptico es la luz, vamos a trabajar a la luz de todo el mundo”, se le ha escuchado decir.

En los contratos

El Ministro le dijo al mismo Cardona y también al presidente Santos que mantendrá lo hecho en materia de contratación porque se ha demostrado que genera transparencia.

En primer lugar, los modelos de adjudicación aleatorios porque conllevan un estudio y encriptan las ofertas. Para el nuevo Ministro es una prueba de transparencia porque como se trata de un método científico no deja dudas. Así ocurrió con la entrega de los Corredores de la Prosperidad donde se presentaron 190 compañías entre nacionales y extranjeras y no hubo una sola queja, como lo contó La Silla Vacía.

Lo segundo que mantendrá el nuevo Ministro es el modelo de contratación sin anticipios.

Peñaloza ha defendido siempre este método y cuenta que fue él mismo quien se lo sugirió a Cardona porque era el método usado en México cuando él trabajaba en una concesión en ese país para una de las empresas de William Vélez. Sobre ese tema ha dicho que el anticipo se vuelve un problema para los contratistas porque termina volviéndolos vulnerables a los delitos.

Al ministro designado también le gusta la idea de las Asociaciones Público-Privadas porque considera que es la mejor para el Estado y para los cotnratistas frente a esta cuarta generación de concesiones, pero además porque perfecciona lo hecho hasta ahora en materia de contratación para infraestructura.

En las concesiones ha habido cuatro modelos. La primera generación del ex presidente César Gaviria que buscaba incentivar la inversión; en ella el gobierno asumía todos los riesgos y entregó 13 concesiones. Después se dio la segunda generación, donde casi todo el riesgo quedaba en manos de los contratistas y que comenzó a desmontar Santos cuando era Minhacienda, porque no era muy atractivo para los contratistas. Y el tercer modelo, el del presidente Uribe, donde terminaron entregando muchos contratos sin que existieran los estudios.

Para la cuarta generación, que Peñaloza ejecutará, el contratista hace la obra y solo cuando entrege toda o parte de la obra recibe su pago y le permiten que ponga peajes. Con eso, el concesionario tendrá que tener músculo financiero y así se evitará que se repitan casos como el de los Nule que solo trabajaban con los anticipos y no tenían plata en su propia caja.

Ahora Peñaloza tendrá que hacer que todo esto se cumpla, que no haya retrasos, que no se incumplan los cronogramas, así como ha logrado que durante más de ocho años ha logrado que funcionen, primero los consejos comunales y ahora los acuerdos de la prosperidad. Tendrá que dejar un trabajo que le parece mucho más lindo que un Ministerio pero que ahora cambió por el reto de lograr un avance en la infraestructura del país.

Fuente: lasillavacia.com

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *