Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Enero 24, 2012

Lo que hay detrás de los roces entre Petro y Clara por la calle 26

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,
En una entrevista que publicó ayer El Tiempo, el alcalde de Bogotá Gustavo Petro presentó lo que parecía ser una bomba: la Troncal de la calle 26 no iba a estar lista por la demora en algunos puntos, con lo cual el anunció que hizo Clara López en diciembre cuando “entregó” la Calle 26 parecía una mentira.

Pero lo cierto es que si se mira en detalle lo que ambos han dicho es exactamente igual salvo el plazo para entregar el puente de la Carrera 7 con 26. Lo que ocurre es que cada uno de ellos escogió en qué hacer énfasis para lograr sus objetivos políticos y uno que otro podría pescar en río revuelto en esa pelea.

La realidad es que la Calle 26 no va a estar completa hasta 2013 –y eso, si se resuelven algunos problemas puntuales. Y, hasta que no se resuelva qué se hará con la Carrera Séptima, la troncal de la Décima también quedará trunca. Pero Clara López nunca dijo lo contrario.

En diciembre del año pasado, Clara López anunció una “entrega” de la 26. Como la obra no estaba terminada, su anuncio produjo un debate. Finalmente López aclaró que se trataba de una “entrega de cuentas” y que no iba a inaugurar la troncal sino recibir de los contratistas las obras que ya estaban listas.

 

 

 

 

Gustavo Petro, Alcalde de Bogotá, ha indicado que la Troncal de la 26 no estará lista antes del 2013.

 

 

 

 

Clara López, ex Alcaldesa de Bogotá, dijo que en cinco meses el puente de la 26 podría estar listo.

 

 

 

 

 

María Fernanda Rojas, Directora del IDU, señaló la existencia de otros puntos en los que está demorada la troncal de la calle 26.

La entonces alcaldesa aclaró que la troncal no estaba totalmente lista. A CityTV le dijo que faltaban la estación del Museo Nacional y las obras del extremo oriental de la calle 26, mientras que a El Tiempo le recordó que los patios de Transmilenio cerca al aeropuerto entrarían a funcionar pero con una obra aún pendiente y que había problemas con la entrega de un lote de propiedad de la empresa Apel.

Este fin de semana, Petro le dijo a El Tiempo que la troncal de la Calle 26 sólo entraría a funcionar en 2013, porque el puente de la Carrera Séptima sobre la 26 tendría que ser demolido y vuelto a construir y en eso el contratista se demoraría un año. Y señaló que eso significaría que el Sistema de Transporte Integrado (Sitp) no podría empezar a funcionar este año.

López sí tenía en su lista de pendientes la construcción de ese puente pero no condicionaba la entrada en operación del Sitp a esta obra.

Después, la directora del IDU, María Fernanda Rojas, señaló que el puente de la Séptima no era el único problema: quedan la estación del Museo Nacional, los patios y el lote de Apel. Es decir, aparte del puente los problemas que demorarían la entrega final de la troncal son los mismos que ya había advertido López.

En conclusión, en los hechos Petro y López no se contradicen. ¿Qué hay, entonces, detrás de la aparente pelea entre ambos?

¿Por qué la demora?

Es indudable que en la construcción de la Calle 26 hay demoras y sobrecostos. Los retrasos de más de dos años en las obras se deben a que Lucho Garzón las entregó sin estudios definitivos; a que hubo problemas en la planeación de la compra de predios; a que la ciudad y la nación no se pusieron de acuerdo sobre cómo llevarla hasta el aeropuerto; a que a los contratos iniciales se les adicionaron otras obras sin proceso licitatorio; a que los Nule se quebraron; a que hubo dos olas invernales sin precedentes; a que la decisión sobre el Parque de la Independencia se empantanó en cambio de diseños y falta de concertación con los vecinos.

Todo eso hizo que ni Samuel Moreno ni López pudieran entregar la troncal y que aún queden unos cabos sueltos. La discrepancia radica en cómo utilizan López y Petro esos interrogantes.

Lo que hay detrás

El objetivo de Clara López al mostrar que las obras estaban casi listas era parte de la estrategia de mostrar resultados, que ya planteaba el Polo hace un año como forma de no perder Bogotá.
Por su parte, el Alcalde pone el espejo retrovisor al anunciar que las troncales de la Décima y la 26 se demoran hasta el próximo año, con lo que crea un colchón para enfrentar las críticas que pueda tener en los próximos meses.

Recibió en tal estado la ciudad, que la culpa de lo que salga mal es del gobierno anterior. Un argumento que, con la mala imagen de la administración de Moreno, no es difícil de vender.

Pero hay otro argumento y es el que tiene que ver con el Tranvía que Petro quiere hacer por la Séptima. Construir un tranvía es más rápido que construir un metro y, si empieza rápido, Petro podría terminar su Alcaldía con un tranvía andando, o por lo menos cerca de estar listo. Pero esto, en el modelo de Petro, podría ser excluyente con la entrada ya del SITP.

El deseo de Petro es construir el tranvía por toda la Carrera Séptima, desde el centro hacia el norte.

 El deseo de Petro es construir el tranvía por toda la Carrera Séptima, desde el centro hacia el norte. En ese plan, el puente sobre la calle 26 es especialmente importante: construir uno que no tenga previsto el tranvía para después tenerlo que desmontar y volverlo a construir tendría un costo muy alto. Por eso a Petro le interesa ganar un tiempo para que ya estén más avanzados los estudios del tranvía, antes de tomar una decisión.

Aunque López ya señaló que lo que Petro posiblemente quería era cambiar las especificaciones del puente para poder construir el tranvía, el alcalde negó esa hipótesis.

Pero los técnicos que consultó La Silla Vacía están de acuerdo en que demoler el puente y volverlo a construir no tarda más de cinco meses y no un año como dice Petro.

De hecho, la directora del IDU hace unos días también había dicho que se necesitaban solo cinco meses para terminar esa obra, y que lo demorado sería la construcción de la estación subterránea del Museo Nacional.De lo que sí no hay evidencia es que Petro quiera cambiar las especificaciones, lo que puede querer es más tiempo.

En río revuelto

Más allá de esta discrepancia puntual, no deja de ser intrigante por qué se ha vuelto esto una pelea pública, con los medios amplificando la discusión.

Una hipótesis es que esto tiene que ver con la coalición que Petro está tratando de armar.

Si esta pelea escala y los cuatro concejales del Polo se le ‘mueven’ a Petro, el Alcalde termina necesitando urgentemente a los de Cambio Radical. Por eso, más alllá de que los bogotanos indudablemente terminarán pagando por las demoras en la puesta en marcha en el Sitp y en nuevos estudios para construir un tranvía, otros terminarán también pescando en este río revuelto.

Como López ya es presidenciable, y salió con tan altos niveles de popularidad, más de uno podría beneficiarse de que saliera maltrecha. Y en el caso de Petro, sus enemigos políticos y sus posibles rivales en una futura carrera presidencial también estarán atentos a cualquier resbalón.

Fuente: lasillavacia.com / Juan Esteban Lewin, 23 de enero, 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *