Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Marzo 26, 2012

Los mitos de Transmilenio

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

La principal prioridad en un sistema de transporte multimodal para la capital debe ser el servicio al usuario, no el modo en el cuál se preste el servicio.

Mientras avanzan los estudios del metro y a las nuevas propuestas de tranvía y mientras avanzan las re-negociaciones de los contratos, los usuarios seguimos esperando la mejora del servicio. Las mejoras comienzan en múltiples cosas pequeñas, como la efectiva prioridad de Transmilenio en los cruces, la simplificación de servicios y la llegada de más buses.


Experto propone concentrarse en el desarrollo y mejoras al sistema como puerta de entrada al SITP.

Ya esperamos años a que entre la Fase III de Transmilenio, que todavía se demora. Ya esperamos mucho por mejoras a la Avenida Caracas, en las losas, las estaciones y los servicios. Ya esperamos por mejoras de las calles donde circulan los buses verdes de alimentación. Y ya esperamos mucho por expansiones del servicio a otros corredores (aunque hay positivos anuncios para la Boyacá y la Avenida 68 en el Plan de Desarrollo).

Transmilenio es reconocido mundialmente por la gran transformación de bajo costo y alto impacto que logró en Bogotá (y previamente en Curitiba y Quito).

Ciudades como México, Guadalajara, León, Guatemala, Guayaquil, Lima, Johannesburgo, Ciudad del Cabo, Beijing, Guangzhou (y otras 20 ciudades chinas), Lagos, Ahemdabad, Yakarta, Bangkok, Los Ángeles, Cleveland, New York, Eugene, París, Londres, Cambridge, Buenos Aires, Santiago, Medellín, Pereira, Bucaramanga, Barranquilla, Cali y Barranquilla, entre otros, usaron los mismos conceptos aplicados en Bogotá.

La lista sigue creciendo, ya son más de 140 ciudades en el mundo en que los buses son parte fundamental de la mejora de la movilidad mediante corredores exclusivos y servicios integrados. Es penoso que las pasadas administraciones hayan preferido darle la espalda porque “fue la obra de otro gobierno”. Bien dice Antanas Mockus: “El mayor problema de los líderes latinoamericanos es el machismo: ningún alcalde quiere criar hijos ajenos”.

Gustavo Petro, Antonio Navarro, Ana Luisa Flechas, Maria Fernanda Rojas y Carlos García, pueden ser reconocidos como el equipo que recuperó Transmilenio de varios años de descuido. Y pueden incluso corregir errores que tuvo desde su concepción. Allí es donde el señor alcalde y su equipo pueden demostrar que son personas de acción.

Varias imprecisiones sobre Transmilenio han hecho carrera. Valdría la pena revisarlas:

1. La tarifa es la más alta de América: si bien la tarifa es alta, especialmente para personas de bajos ingresos, no fue tema de inconformidad de los usuarios hasta que se generó el debate en el que ahora estamos. Todas las ciudades brasileñas, chilenas, de Estados Unidos y Canadá tienen tarifas más altas (y en todos los casos reciben subsidios, paradójico).

2. El sistema ya se agotó: la infraestructura actual de la Avenida Caracas (tamaño de estaciones, intersecciones a nivel, y mal estado de la calzada) puede llevar 48.000 pasajeros/hora/sentido con una ocupación de los buses de 150 pasajeros/bus. Es posible aumentar la capacidad, ampliando estaciones y haciendo intersecciones a desnivel. Rio de Janeiro está construyendo un corredor de buses para 60 mil pasajeros/hora por sentido. Pero la mejor opción es tener una red, con corredores paralelos, como estaba en los planes no ejecutados.

3. Transmilenio lleva el doble de la demanda de lo que estaba planeado: si hay más pasajeros que lo previsto (1.8 millones contra 1.4 millones, para 84 kilómetros de troncal). Hacen falta más troncales y otros servicios complementarios.

4. Transmilenio es un monopolio de unos particulares: Transmilenio es un sistema público, con operadores privados con contratos de concesión regulados por el Estado y con duración finita. Hay siete contratos de Transmilenio y 13 del SITP, más tres contratos de recaudo.

5. Bogotá privatizó las troncales: las troncales son públicas y están al servicio de los usuarios, como las calles de la ciudad donde circulan taxis, buses, busetas, colectivos de propiedad privada y que prestan servicio público. Bogotá no entregó las troncales, concesionó el servicio de forma no exclusiva.

6. La renegociación de contratos mejora el servicio: no, sólo cambia las condiciones financieras. El servicio sólo se mejora con cambios en la infraestructura y la programación operativa.

 

Lo importante es mejorar el servicio. Aún nos están debiendo un verdadero plan. Hay buenas ideas. El plan sólo es posible con el concurso de la Secretaria de Movilidad, el IDU y Transmilenio S.A., con el liderazgo del alcalde. 

*Experto en planeación de transporte, director de Investigación y Práctica del Embarq (Centro de Transporte Sustentable del Instituto de Recursos Mundiales), fue subgerente general de Transmilenio S.A.

Fuente: elespectador.com
23 de marzo de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *