Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Marzo 16, 2017

La Estación Central incluirá conexión del metro y TransMilenio

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

La superestación de TransMilenio que a finales de la pasada administración se mostró como la base para transformar el sector comprendido entre las calles 24 y 26 y entre las carreras 13 y 17 (Santa Fe) tendrá varias modificaciones en la actual Alcaldía.

 

Lo que fue diseñado y adoptado en un plan parcial de renovación urbana (mediante el Decreto 213 del 16 de mayo del 2013) como un espacio de unas diez manzanas, que integraría las troncales Caracas, calle 26 y carrera 10.ª, y que contaría con tres torres para un centro comercial, oficinas y viviendas, está en proceso de revaluación por la Empresa de Renovación Urbana (ERU) y la Secretaría de Planeación.

Hasta el 2015, último año de la administración de Gustavo Petro, no se contaba con lo que será la primera línea del metro (que correrá por la avenida Caracas, según ha comunicado la ‘Bogotá, mejor para todos’). Lo anterior obligó a que se revisara la propuesta inicial, para acoplarla al desarrollo futuro del sistema de transporte masivo pesado (metro).

Así, el plan anterior contemplaba, para generar un intercambiador vial entre los mencionados ejes viales, una intervención en un área bruta de 10,7 hectáreas, donde 3,4 serían de utilidad real. Ahora, con la necesidad de generar un espacio de integración modal, se requieren 0,4 hectáreas adicionales de utilidad dedicadas a incluir el metro, explicó la ERU.

Sin embargo, este proyección aún podría variar en el próximo año, toda vez que la misma entidad se encuentra a la espera de los resultados de los estudios de la primera línea del citado medio de transporte (que se esperan para finales del 2017), con el fin de incorporar los requerimientos que este precise.

Ante la pregunta de si la inclusión de espacios para el metro iría en menoscabo de la generación de vivienda dentro de este plan, tanto la ERU como Planeación enfatizaron en que ambos procesos no riñen y que las soluciones habitacionales seguirán en la proyección.

“Son estratégicos para la ciudad los proyectos de vivienda y renovación urbana, de acuerdo con lo señalado en el artículo 62 del Acuerdo 645 del 2016. Asimismo, el Plan Parcial Estación Central hace parte de los proyectos de renovación urbana priorizados, como lo indica el artículo 154 del mismo Acuerdo”, destacó, y aclaró, Planeación.

Si es tan berraco, lo invito a que camine por aquí después de las 7 de la noche, para que vea lo que es delicado de verdad

Hoy

En un recorrido por la zona que será objeto de intervención, se ve que la mayor parte de los predios aún están por ser adquiridos. En contraste, dos manzanas comprendidas entre las calles 24 A y 26 y entre la carrera 13 A y avenida Caracas ya fueron demolidas. Allí, el cerramiento con vallas alambradas ha evitado que habitantes de la calle o invasores se tomen el espacio para armar cambuches. La permanencia de una garita con vigilante durante 24 horas al día también ha servido como disuasor.

Pero que no se haya convertido en lugar de estancia no significa que no sirva como basurero ocasional. Tanto las dos manzanas demolidas como la desolada calle 25 (entre carreras 13 y 13A) son vertedores constantes de basura. Huele a berrinche. Bolsas, cajas, paquetes, escombros y toda suerte de desperdicios son arrojados. Esto se propicia, entre otros motivos, porque varios de los inmuebles aledaños son de propiedad del Distrito y permanecen desocupados (abandonados), con sus puertas y ventanas tapiadas.

“Si es tan berraco, lo invito a que camine por aquí después de las 7 de la noche, para que vea lo que es delicado de verdad”, dice un tendero de la carrera 13A con calle 24, quien advierte que a pesar de que el sector siempre ha sido “pesadito” porque está en el área de influencia de la zona de tolerancia (dos cuadras hacia el suroccidente, cruzando la Caracas), desde los años en que demolieron, el asunto se hizo más complicado para la seguridad.

No miente el comerciante, pues, aparte de la zona de tolerancia, en la avenida también convergen varios depósitos de reciclaje. No es raro toparse con consumidores de drogas a plena luz del día. Tampoco es extraño para los habitantes o visitantes ver que algunos indigentes usan el contorno de las manzanas demolidas como letrina pública.

“Para qué le digo mentiras, uno sí ve que entre semana la empresa de aseo viene por aquí a recoger las basuras que toda esa gente deja, pero es que a veces sí se acumula bastante y se pone más feo de lo que es”, opina José Salgado, quien atiende un parqueadero en la calle 24 con carrera 13.

Sobre la Caracas, principal corredor de la zona que será intervenida, los caminantes pasan a zancadas largas, esquivos a quien trata de abordarlos. Es que no es sitio para pararse a conversar. Pero Esteban Lagos, estudiante de la Fundación Universitaria San Mateo, en la mencionada avenida con calle 25, alcanza a emitir, sin detenerse, la reflexión más clara sobre este territorio: “Pues sí han hablado de una renovación, pero desde que yo entré a estudiar no ha pasado mayor cosa, y vea que solo me faltan tres semestres de Contaduría. Por aquí urge mejorar el sector, porque siempre toca estar pilas de que no lo vayan a robar a uno, hasta en la estación de TransMilenio (calle 22)”.

Su llamado, es claro, se asemeja al de todas las personas que habitan el sector.

FELIPE MOTOA FRANCO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @felipemotoa

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *