Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Agosto 1, 2013

Metros ligeros no arrancan

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Se caen dos alianzas público-privadas

Seis meses después de ser anunciados por el alcalde, proyectos férreos por la Séptima y el sur son rechazados por Transmilenio.

El 15 de junio de 2013 el alcalde Gustavo Petro hizo uno de sus anuncios más gratificantes: Transmilenio había emitido un concepto favorable a dos importantes proyectos de Asociación Público Privada (APP): uno para construir un metro ligero por la carrera 7ª y otro que conecta al sur de la ciudad con la Estación de la Sabana en el centro.

Imagen del proyecto metro ligero de la carrera Séptima, a la altura de la calle 24, en el centro de Bogotá. / Secretaría de Movilidad

Imagen del proyecto metro ligero de la carrera Séptima, a la altura de la calle 24, en el centro de Bogotá. / Secretaría de Movilidad

El visto bueno del Distrito abrió la puerta al Consorcio Tram-Tren Carrera Séptima, conformado por las firmas Sainc Ingenieros Constructores S.A., Egis Rail, Pedro Gómez y Cía., Ferreira Ruan y Asociados Ltda. y Nexus Infraestructura S.A., para comenzar con los estudios de factibilidad del proyecto, con detalles sobre su impacto económico, ambiental y social, el modelo de financiación y la duración, con el compromiso de que fueran entregados en nueve meses, con lo que la construcción podría arrancar en 2014.

Sin embargo, seis meses después de ser celebrado el anuncio, El Espectador conoció que Transmilenio declaró fallida tanto la propuesta de APP para el metro ligero, como la del tramo del sur de la ciudad, presentada por el Consorcio Tranvía del Sur (conformado por las mismas empresas excepto Marval y Edificadora Gómez S.A.). Ambas iniciativas se habían convertido en la apuesta férrea del alcalde en materia de movilidad.

Con las resoluciones 302 y 303 del 23 de julio de 2013, Fernando Sanclemente, gerente de TM, declaró fallidas las APP, aduciendo que han transcurrido seis meses desde que otorgó el concepto favorable sin que el “consorcio haya demostrado avances significativos en la ejecución de los estudios de factibilidad del proyecto”. Según señala el documento, de acuerdo con el cronograma que propusieron los consorcios, en este momento los estudios técnicos deberían estar acercándose a su finalización, de manera que pudieran avanzar con los aspectos legales y financieros del proyecto.

Ante esta situación, Transmilenio concluyó que en los tres meses de plazo que quedan no es posible que estas empresas terminen la elaboración de los estudios de factibilidad con la calidad y profundidad requeridas.

Según pudo establecer este diario, el retraso por parte de los consorcios comenzó en mayo de este año. Las firmas debían cumplir con la entrega de informes sobre el desarrollo en los estudios mínimo cada dos meses. Sin embargo, apenas el 14 de mayo presentaron el segundo avance y el 27 de mayo Transmilenio hizo recomendaciones al documento, sin que éstas hubieran sido corregidas hasta el momento en que la empresa decidió declarar fallidas las APP.

Detrás de estas demoras por parte de los consorcios estarían diferencias entre los socios, aunque uno de los integrantes negó a este diario los rumores. Sin embargo, la resolución da cuenta de una mesa de trabajado convocada por Transmilenio el 26 de junio, en la que los proponentes de la APP dijeron que estaban trabajando en la conformación de una nueva estructura consorcial. Esto debido a que, tal como consta en la resolución, fue imposible llegar a un acuerdo económico con la firma francesa Egis Rail para elaborar los estudios técnicos del proyecto.

Hasta el próximo viernes los consorcios podrán interponer recurso de reposición ante la decisión de Transmilenio.

Por ahora, la declaración fallida significa otro traspié en la que quizá es la principal idea en materia de infraestructura del alcalde. El mandatario quiere darle una nueva cara a la emblemática Séptima y mejorar la movilidad en el corredor oriental con un sistema de transporte férreo. Su proyecto, sin embargo, se vio primero truncado por la negativa del Concejo a aprobar un cupo de deuda de $800 mil millones para tal fin, y ahora con el presunto incumplimiento de los consorcios interesados en el proyecto.

El Espectador

Notas Relacionadas






4 Comentarios


  1. Heriberto Rojas

    Ojalá en Bogotá Petro quiera redimir a la izquierda y olvidemos los administradores de las últimas tres elecciones y si va a mejorar la movilidad de la ciudad traiga algo viable y con sistemas modernos como un monorriel, que no sean proyectos de décadas y que le cambien la cara a la ciudad… Un metro como el de medellín generará una cicatriz por donde vaya a pasar y si es subterráneo como el que quieren, el costo, tiempo y riesgo serán monumentales. Propongan cosas de vanguardia y no las que ya pasaron


  2. Hugo

    Maldita sea que tristeza que en bogotá tantas trababas para el desarrollo de bogotá, los enemigos como los (buseteros y las ensambladoras automotrices) de los sistemas ferreos y amigables con el medio ambiente siempre esta ay presentes mal influenciando en los megaproyectos de mi ciudad, que desgracias pero cuando es por el avance de medellin todo lo que se les venga a la mente es viable que extraño, seguramente el metro ligero para bogota ya será fantasia por que ahora trageron disque buses electricos para la septima, estoy tan mamado y me sabe mierda y a cacho solo buses por toda la ciudad, me quiero ir de bogota la verdad


  3. Parece ser espero equivocarme que transmilenio paso de ser la gran solucion del transporte a ser un gran monopolio que en su momento fueron los transportadores con su gran guerra del centavo espero que TM tome la decisión correcta y por fin nos dejen entrar al futuro con un transporte moderno digno respetuoso con el usuario en especial con las personas con discapacidad adultos mayores mujeres en gestación ya que ellos son los que más están asumiendo este maltrato por tener que subirse a buses viejos y llenos en ocasiones


  4. Que belleza, pongale el proyecto de unos Buses feos, contaminates, incapaces de llevar tantas personas, y ahi si lo aprueban claro lo que les conviene a los dueños de la ciudad es que pongas sus busetas articuladas a ayudar a que la ciudad se mueva lentamente y se desarrolle lentamente y que crezca lentamente, asi quien va a volver a ver el dinamismo que hubo en los 60 y 70 otra vez, nunca si metro, esta ciudad sera inviable llena de enfermos pulmonares, y en 2020 habra pocas reservas de petroleo en colombia, Mientras tanto Medellin ya esta construyendo su primer Metro ligero o Tranvia con dos Metrocables, y estara listo a finales del año que entra, ya terminaron los estudos del segundo, y tienen en planes un monorriel, Barranquilla ya termino los estudios de su Metro ligero donados por Francia, y es viable, para esa fecha 2017 estara listo, en Cali estan en estudio un Tren Ligero Regional, Manizales Caldas ya tiene 2 Metrocables, y tiene pensado construir almenos 5 para 2020. Si ven que no es regionalismo es proporciones a Bogota los buseros amañados la retrocedieron a 1980



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *