Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Marzo 29, 2011
 

Peñalosa advierte que un 96 % no utilizaría el metro en Bogotá

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

eltiempo.com

21-Mar-2011


El candidato a la Alcaldía de Bogotá dice que hará TransMilenio por la carrera Séptima.

Aunque sea injusto, ya casi nadie se acuerda del caos que había en Bogotá antes del TransMilenio. Ahora la gente lo ve como un sistema lento, congestionado, y donde todos los días atracan y manosean…
Con metro o sin metro, la movilidad va a seguir dependiendo de un sistema masivo de transporte que está basado en los buses.

¿El TransMilenio se quedó pequeño y es hora de pensar en el metro?
Con la misma población de Bogotá, tienen en Londres no una línea de 20 kilómetros como la que se propone aquí, sino 1.800 kilómetros de metro y tren suburbano, y aun así movilizan a un millón de personas más en bus que en sistema férreo.

¿Pero partimos de la base de que a esta nueva campaña usted ahora sí llega con la propuesta del metro en el bolsillo?
Quiero insistir primero en que el TransMilenio de Bogotá no solo ha servido de modelo para siete ciudades colombianas sino para decenas de ciudades en el mundo. Hoy, TransMilenio está movilizando más pasajeros hora-sentido que todos los metros del mundo, menos unos seis o siete. Pero es claro que la intención de la actual administración de Bogotá no solamente no era arreglar los problemas de TransMilenio, sino casi lo contrario: probar que se necesitaba otra cosa.

¿Usted acusa al alcalde Moreno de haberse tirado TransMilenio casi que intencionalmente?
Hoy son muy claros muchos de los problemas del TransMilenio, y en esta administración no quisieron resolverlos. Hay demasiadas rutas en muy pocas estaciones, y hay una congestión tremenda en las puertas, lo cual está retrasando todo el sistema. Hay que hacer pasos a desnivel en algunas intersecciones, mucha más venta de pasajes fuera de las estaciones…
Samuel Moreno lo derrotó a usted con la propuesta del metro

También me derrotó con la gran promesa de que no iba a hacer el TransMilenio por la 7a., una posición que no se basaba en ningún estudio técnico, sino solo por caer simpático entre los vecinos de la carrera 7a., y mire lo que pasó. Esas decisiones relacionadas con el transporte son técnicas, y es muy peligroso politizarlas, porque los recursos son muy escasos. Sería maravilloso tener varias líneas de metro. Y si hay los recursos, si el Gobierno Nacional los asegura, por supuesto hacemos la línea de metro y la hacemos bien. Pero eso no nos puede distraer la atención de que la línea de metro va a movilizar solo a cuatro de cada cien ciudadanos, y no ya, sino dentro de diez años.

Pero el Gobierno ya dijo que metro sí…
No. El Gobierno dijo que, si se cumplen una serie de requisitos, haría una línea de metro. Y el 96 por ciento de los ciudadanos no lo va a usar. Si el Gobierno garantiza los recursos, por supuesto lo hacemos. En este momento ni siquiera hay un visto bueno del Banco Mundial.

¿Qué opina de la suspensión de la obra de la 7a.?
Lo más grave de lo que ha pasado acá es que, sin ningún estudio, Moreno decidió que no se hacía la mitad de la troncal décima-séptima. Pero como el TransMilenio no es uno solo, cuando estaban contratando la 10a., se dieron cuenta de que iba a haber un problema monumental con todos esos buses que llegaban al Museo Nacional y no tenían para dónde seguir.

¿Usted insistiría en construir el TransMilenio por la 7a.?
No hay un solo técnico en movilidad en Bogotá que piense que el TransMilenio light es una buena opción. Lo que se inventaron fue para sacar la pata. Es un contrato de 98 mil millones de pesos, ya adjudicado. Pero sí hay un diseño para hacer bien el TransMilenio de la 7a., con espacios públicos, con sobrepasos, y me uno a lo que dijo el presidente Santos en sus recomendaciones de que se haga hasta la 170.

En agosto vamos a inaugurar el Sistema Integrado de Transporte. ¿Cómo va a funcionar sin haber integrado la 7a.?
Es que no es cierto que en agosto se vaya a inaugurar el Sistema Integrado de Transporte. Su inmensa mayoría no va a quedar funcionando. Y las decisiones que se tomaron le van a dejar a Bogotá unos costos anuales que pueden llegar hasta 200 millones de dólares al año.

¿Incluida la platica que Samuel les regaló a los transportadores después del último paro de transporte?
Pues los estudios para definir cuánto había que pagarles a los transportadores por los buses costaron 10.000 millones de pesos. Pero en el paro, el Alcalde más que duplicó esa cifra, y eso se va a reflejar o en la tarifa que pagarán los bogotanos por su transporte, o en el impuesto que les cobrarán. Estamos hablando de más de 150.000 millones de pesos al año por 24 años.

Me dicen que ni siquiera hay un cálculo sobre cuánto les va a costar a los bogotanos la tarifa del bus…
Hay unos riesgos, incluso grandes, porque puede llegar a suceder que muchos ciudadanos que hoy toman un bus de punto a punto vayan a tener que hacer por el mismo viaje dos o más transbordos, lo que les va a demorar más el viaje, y puede salirles más costoso: el sistema está diseñado para que la gente pague algo adicional cuando hace un transbordo de bus.

¿O sea que, por el mismo viaje de hoy, los bogotanos pagaremos más?
No estoy en contra de Sistema Integrado de Transporte. Pero no me gustan los sistemas de transporte masivo donde los ciudadanos pagan más de acuerdo con la distancia que se recorre, porque terminan castigando a los más pobres, que son los que hacen los trayectos más largos porque viven más lejos.

¿Lo que me dice es que estamos enfrentados a unas contingencias enormes para la ciudad?
Sí, y que pueden llegar a costar hasta 200 millones de dólares al año. Y la implementación, que es muy difícil, le va a quedar a la próxima administración.

¿Y entonces, cómo vamos a construir el metro?
El estudio de los Andes el año pasado decía que la operación de la línea del metro necesitaba 150 millones de dólares de subsidio anual. Entre el Sistema Integrado y el metro, podemos estar hablando de subsidios de 350 millones de dólares al año, una cifra importante cuando la totalidad del recaudo del impuesto predial en Bogotá es solo de 400 millones de dólares.

¿Qué va a hacer en materia de seguridad? ¿El robo de celulares? ¿Los atracos en los buses? ¿El microtráfico? ¿Las bandas urbanas?
Soy optimista de que la ley de delitos menores que llevó el Gobierno Nacional al Congreso reciba el respaldo del Ministerio de Hacienda. 95 mil millones de pesos al año que costaría atender más efectivamente el problema, a través de una jurisdicción especial para atender esos delitos menores, es un precio muy bajo que pagar cuando se trata de un tema tan crítico como la seguridad urbana. Hoy, la inmensa mayoría de delitos que afectan a Bogotá son excarcelables casi de inmediato. No podemos mantener esta situación. No hay nada más importante, y eso es un mensaje para el Gobierno Nacional, que la seguridad urbana. Con ella se garantiza el turismo, la inversión, se multiplicaría la actividad económica. El principal obstáculo del crecimiento económico en Colombia hoy no es la revaluación del peso, sino el tema de la seguridad urbana.

Hablemos de la campaña. ¿A usted se le ha pasado por la mente que el ex presidente Uribe, que hoy lo apoya, pueda lanzarse él mismo como candidato?
Creo que eso está descartado. Hagamos otros análisis políticos.

Pues usted parecería ser el único que lo descarta…
Pues parto del supuesto de que no se va a lanzar. Yo soy el candidato del Partido Verde, y lo seré sin importar quiénes más serán candidatos.

Uribe lo quiere apoyar, usted quiere que lo apoye, pero los ‘verdes’ no dejan…
Agradezco el apoyo del presidente Uribe y creo que no hay ninguna incompatibilidad entre el apoyo del presidente Uribe y los principios del Partido Verde.

¿Eso ya se lo explicó a Mockus?
Antanas, en su momento, dijo que el interés de Bogotá estaba por encima de sus diferencias con el presidente Uribe. Respeto que él insista en que el gobierno que hagamos en Bogotá represente los principios de ese Partido Verde. Aquí de lo que se trata es de sacar adelante a Bogotá, y hay gente excelente que podemos aprovechar de otros partidos. Me están apoyando personas que no son del Partido Verde: gaviristas como Rudolf Hommes, pastranistas como Jaime Ruiz, de ‘la U’ como Cecilia María Vélez en el área de la educación, y Óscar Iván Zuluaga en los aspectos económicos. Hay que aprovechar la mejor gente para sacar adelante la ciudad.

¿Cómo ve a William Vinasco?
Es un ciudadano muy valioso que ha demostrado su capacidad empresarial y a quien yo respeto mucho. Es un buen candidato.

¿Tanto como para que, si no es usted el Alcalde, sea él?
Ya lo tuve enfrentado como candidato y respeto mucho su manera de hacer política.
David Luna ha planteado su campaña como una pelea de David contra Goliat: usted, su antiguo maestro…
No me siento Goliat. He participado en muchas elecciones y he perdido en la mayoría. Al revés, creo que David Luna, Carlos Fernando Galán o Gina Parody son excelentes candidatos.

¿Y Gustavo Petro?
He dicho que no me gusta la manera calumniosa como con frecuencia mezcla una cucharada de verdad con una volquetada de mentiras. Pero hace análisis interesantes, incluso sobre el tema urbano. Sería un candidato interesante. Bienvenido a la competencia.

¿Carlos Vicente de Roux?
Excelente. Estudioso, íntegro, valioso. Es el tipo de dirigentes que necesita este país.

¿Cree que con la táctica de hablar bien de todos sus contendores va a aumentar su simpatía?
No sirvo para hablar mal de los otros candidatos. Digo la verdad, lo que siento, y no es ninguna táctica. Pero, obviamente, si me lanzó de candidato es porque siento que haría un gobierno distinto y mejor que el de los otros. ¿Qué tal que no pensara eso?

Notas Relacionadas