Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Julio 15, 2013

Una alerta al servicio público

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Mientras ayer en centros médicos se recuperaban seis heridos luego del terrible choque de este miércoles en el sur de la ciudad, en el que un bus del Servicio Integrado de Transporte Público (SITP) arremetió contra cuatro automotores y un poste, Transmilenio dijo que habrá mayores verificaciones sorpresivas a estos vehículos. Expertos indican que la Nación debe tomar medidas más fuertes respecto a las revisiones técnico-mecánicas.

scena del choque ocurrido el miércoles entre cuatros vehículos y un bus del SITP en Usme. / El Tiempo

scena del choque ocurrido el miércoles entre cuatros vehículos y un bus del SITP en Usme. / El Tiempo

El caso de este miércoles no se trata de un hecho único en la ciudad, son usuales los accidentes en el transporte público que se quedan sin registros en los medios. Lo que prendió las alarmas esta vez fue el que se tratara de un bus del SITP, un sistema que apenas avanza con el 20% de su implementación y que fue pensado bajo la premisa de mejores condiciones de calidad y seguridad para los usuarios. Lo dicen expertos como Carlos Pardo, investigador de movilidad sostenible: “Con el SITP sí hay a quién reclamar y un esquema organizacional que permite exigir. Con los buses de transporte colectivo no hay con quién quejarse”.

Por eso este jueves el director de buses de Transmilenio, Juan Carlos Melo, tuvo que dar explicaciones ante el accidente más grave que registra el SITP tras ocho meses de circulación de los buses zonales. Lo hizo con el protocolo que asumen los funcionarios en estos casos. Dijo que iniciaría la investigación correspondiente para determinar las causas exactas de este hecho en el que el bus se quedó sin frenos, que el operador encargado del vehículo reportó haber cumplido con la revisión técnico-mecánica del vehículo y que junto con la Secretaría de Movilidad realizarán más verificaciones aleatorias a todos los buses de servicio público.

Según Melo, el vehículo había comenzado su ruta a las 4:00 a.m. y hacia las 11:50 a.m. el conductor hizo entrega de su turno al hombre que lo conducía cuando ocurrió el siniestro en la calle 91 sur de la localidad de Usme. La versión del primer piloto indica que sintió ruidos en el bus, luego de lo cual su compañero perdió el control, cayó por la calle empinada y chocó contra un automóvil, una ambulancia, un microbús y un taxi. Liliana Romero, pasajera del bus, recordó que el acompañante le dijo al chofer que tratara de subir el automotor al andén, todo en cuestión de segundos.

Andrés Jaramillo, gerente del Consorcio Express, la operadora encargada del bus, reiteró que el bus había sido vinculado del transporte colectivo al SITP el 20 de junio, tuvo revisión técnico-mecánica el 7 de julio, sus frenos habían sido reparados y “además tuvo el chequeo que todos los días se les hace a los vehículos antes de salir a rodar”.

Fuentes de la Secretaría de Movilidad indicaron que la señalización en la zona era la adecuada y que tampoco se puede hablar de exceso de velocidad, ya que cuando el vehículo se desplomó desde la calle 91 sur el conductor no pudo controlar este indicador por la pérdida de los frenos.

Álvaro Rodríguez, experto en transporte y movilidad, explica que debido a que el bus venía del transporte colectivo, probablemente no tuvo el mantenimiento más oportuno. Aunque resalta que la investigación dará los datos detallados, dice que es posible que el vehículo haya surtido el cambio de pintura para ingresar al sistema, pero no haya tenido una revisión exhaustiva de piezas vitales como los frenos, pero que en el futuro estos casos excepcionales no deberían presentarse debido a la llegada de nuevos buses.

Pero más allá de las probables causas de este hecho, para Rodríguez es claro que es la oportunidad para llamar la atención de la Nación frente a la necesidad de cambiar las normas sobre revisiones técnico-mecánicas. “Un bus o un taxi puede haber recorrido 80 mil o 130 mil kilómetros y la revisión sólo tiene que cumplirla anualmente. Es probable que en ese período algunas piezas hayan fallado”.

Para Rodríguez sería mejor hacer la revisión dependiendo del kilometraje de los vehículos y no según calendario. De esta manera habría verificaciones más minuciosas a automotores con más de cinco años de funcionamiento.

José Stalin Rojas, director del observatorio de movilidad de la Universidad Nacional, coincide con que el tema de fondo tras la tragedia del bus del SITP es éste, además de la certificación de calidad de las escuelas de conducción. “Hoy no hay nadie que garantice ni la calidad de los conductores ni de los vehículos del transporte público y en ello debe ser más agresiva la Superintendencia de Puertos y Transporte”, anota.

El Espectador

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *