Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Julio 27, 2012

Movilidad, a la medida del pico y placa

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

En un año se espera eliminar esta restricción, aunque se empezará a cobrar peajes por uso de carros.

Medidas que limitan el uso de los vehículos, como el Pico y Placa, tienen la ventaja de ser de fácil instalación, ya que solo basta con sacar un decreto, ampliar los horarios y esperar al otro día los resultados.

“No se requiere de grandes inversiones y ayudan a que sectores, como el automotor, se vea beneficiado con la comercialización de cada vez un número mayor de unidades. Pero lo difícil es que después de 14 años de haberse implementado esta estrategia en Bogotá, todavía no se establecen las implicaciones en las condiciones de movilidad en la ciudad”, sostiene Ana Luisa Flechas, Secretaria de la Movilidad, quien agrega que la solución no se debe esperar de normas como estas.

En las horas valle se han dejado ver congestiones, en vías como la Autopista Norte y la Carrera 30. Foto: Archivo / EL TIEMPO

De hecho, algunas ciudades en el mundo actualmente desarrollan planes para mejorar la movilidad. Y, a diferencia de lo que se pensaba hace unas décadas de proveer las vías que se necesitaban, ahora la dirección se encamina hacia la movilidad sostenible, que reduzca el consumo de recursos no renovables y las emisiones de gases efecto invernadero, responsables del calentamiento global. Por tanto, el uso del carro en centros urbanos se considera inconveniente, por ser el medio menos compatible con los principios de sostenibilidad.

Nuevo enfoque

Y esto es justamente lo que se persigue con la nueva jornada de Pico y Placa, que comenzó a principios de este mes, y que no solo cambia de estrategias, al disponer de placas con terminaciones pares e impares, sino también en las horas, que se redujeron de 14 a siete. El objetivo es que los carros en restricción puedan circular todos los días en horas valle (de 8:30 a 3:00 p.m. y de 7:30 p.m., en adelante).

Según la Secretaria de Movilidad, lo que se persigue con esta nueva apuesta es desmontar paulatinamente esta medida que, con base en los planes de la nueva administración, en un año ya no existirá.

Aún así, el Pico y Placa que propone el gobierno de Gustavo Petro, tampoco es definitiva. “Se analizará cómo funciona durante los primeros tres meses. Para tal efecto, se hará un estudio permanente, semanal, para ver de qué manera evoluciona; especialmente se hará un balance mucho más consolidado cuando entren a clases todos los colegios y universidades”, enfatiza Flechas.

En las horas pico hoy dejan de circular entre 100 mil y 120 mil vehículos adicionales a los 550.000 que se limitaban a diario, con la restricción de 14 horas diarias. Esto quiere decir que en las horas de mayor congestión dejan de salir cerca de 730.000 automóviles.

Nuevos cambios

En esta Alcaldía las riendas se encajan en el Plan de Desarrollo de la Bogotá más Humana, que comienza a cuestionar cómo se han venido enfrentando esta serie de medidas y sus resultados en áreas de territorio y grupos poblacionales, especialmente los de bajos ingresos.

Desde esta perspectiva, comienza toda una discusión sobre la manera de poner a andar una política integral, en la que el pico y placa se vaya adaptando a las acciones o los resultados de otros componentes, como por ejemplo, la entrada en vigencia del Sistema Integrado de Transporte Público (Sitp), que dará una opción rápida, efectiva, económica, cómoda y segura para que todas aquellas personas que hoy usan su vehículo particular, decidan pasarse al servicio público.

Sin embargo, para quienes insistan en movilizarse en sus carros tendrán que asumir altos costos en parqueaderos y pagar peajes para circular.
Varios programas se complementan para mejorar el ritmo de la ciudad
Según Ana Luisa Flechas, secretaria de Movilidad, el Pico y Placa no se toma a la ligera en este Gobierno, sin mayores estudios, sino con rigurosas y serias investigaciones.

“Por tanto, además de la nueva medida, implementaremos el Sistema Inteligente de Gestión de Tráfico, con el que cambiaremos todo el sistema semafórico de la ciudad, que ya cumple 20 años.

Así mismo, iniciamos monitoreo en los principales corredores en los que se veían congestiones importantes, con el fin de tomar acciones en intersecciones, miniglorietas y canalización de tráficos. Aquí se trabaja con 20 grupos técnicos”.
¿El pico y placa seguirá?

“Es una medida de bajo costo y de alto impacto. Se saca un decreto se amplían los horarios y al otro día se ven los resultados, pero las implicaciones en las condiciones de la movilidad en la ciudad son las que no se han concretado. Por eso nuestra tarea es poner a andar el sitp, el sistema inteligente de control de tráfico, el estacionamiento en vías (para los que decidan seguir usando el carro particular) y el plan de peatones (para motivar a la gente a caminar más)”.

En cuanto al cobro de peajes para carros particulares, se trabaja conjuntamente con el Ministerio de Transporte, el Banco Mundial y el Gobierno de Singapur para avanzar en esa reglamentación. Se espera abrir una licitación a finales de este año.
Una medida, con 14 años
En 1998, como una forma de limitar el uso de los vehículos particulares en Bogotá, cuyo aumento comenzó a ocasionar duras congestiones en la ciudad, especialmente en horas pico, se implantó la medida de pico y placa, siendo uno de los programas más recordados del gobierno Peñalosa.

Pero la restricción, que se puso en marcha mientras se le daba una solución definitiva al tráfico y se adelantaban las obras que ameritaba el crecimiento de la ciudad, hoy cumple 14 años sin que todavía se le haya dado un desenlace definitivo al problema de la malla vial, que presenta la misma infraestructura, aunque con un parque automotor más grueso.

Lo duro, dicen los expertos, es que esta medida de corto plazo fue erosionando su efectividad con el paso del tiempo, porque lo que se inició limitando el uso de los automotores durante cuatro horas diarias (de 7:00 a 9:00 a.m y de 5:30 a 7:30 p.m), amplió el horario y el número de dígitos de las placas, lo que convirtió la solución en un problema mucho mayor, ya que los ciudadanos para combatir esta limitante, decidieron comprar un nuevo vehículo, con la posibilidad de poder elegir el último dígito de la placa, para que la medida nos los afectara.

Según la Secretaria de Movilidad, desde mayo del 2009 hasta el mismo mes de este 2012, el incremento de carros particulares fue del 39 por ciento.

El Tiempo 7 27 de julio de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *