Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Julio 9, 2012

La Movilidad en Bogotá sale cara

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:
Durante el mes de julio, la Alcaldía Mayor de Bogotá desplegará una ambiciosa estrategia para atacar el caos de movilidad que aqueja el diario vivir capitalino.

El sábado pasado, con la entrada en operación de dos estaciones de la troncal de TransMilenio sobre la Avenida Eldorado, el Distrito inauguró oficialmente el Sistema Integrado de Transporte Público (Sitp).

A partir de esta semana arrancó, con buena aceptación inicial, un nuevo formato del Pico y Placa en el que la restricción vehicular se levanta para buena parte del sur de la ciudad.

A fin de mes, varias rutas de buses entrarán a operar de manera gradual por 18 meses hasta cubrir la totalidad del área metropolitana.

Sumado a los cambios de horario y las troncales adicionales, el alcalde Gustavo Petro anunció la reducción de las tarifas de TransMilenio en horas valle, así como las del transporte tradicional. Al mismo tiempo, el recién aprobado plan de desarrollo contempla unos 16 billones de pesos para una larga lista de megaproyectos de infraestructura que van desde más troncales hasta un tranvía, cables y la primera línea del metro.

Por los montos financieros, la sensibilidad ciudadana y los desafíos en el corto y mediano plazo, la agenda de movilidad está en la raíz de la apuesta de la administración Petro por recuperar sus bajos índices de favorabilidad.

En el trasfondo de los anuncios recientes, subyace el difícil reto de la implementación del SITP como nuevo esquema bajo el cual operarán los distintos modos de transporte de la capital.

Luego de tres años de diseño y estructuración, los detalles de funcionamiento del sistema son aún desconocidos para la mayoría de sus futuros usuarios.

A pesar de haber destinado millonarios recursos para comunicación y pedagogía, la falta de información es muy preocupante.

Si bien la gradualidad en la operación quiere evitar que se repita el caos de Santiago de Chile en su momento, el desconocimiento de los ciudadanos sobre temas básicos del servicio podría desencadenar frustración y malestar.

A lo anterior se añaden evidentes atrasos en cuanto a la infraestructura necesaria para una efectiva puesta en marcha del SITP. Por ejemplo, los paraderos.

Los planes distritales hablan de más de 6.700; sin embargo, la licitación para construir esos equipamentos apenas inició este mes. Otro asunto para prestar atención es el del recaudo.

Hoy en día los usuarios tendrán que comprar dos tipos de tarjetas, porque las tecnologías de las empresas a cargo no son compatibles. Es perentorio que la Alcaldía aclare hasta cuándo se presentará esta situación y cómo se hará realidad la promesa de viajar por los distintos modos con un solo tiquete.

A la información y la infraestructura se suma una alarma mayor: las finanzas.

Los distintos modelos de transporte público en Bogotá se han diseñado bajo una premisa fundamental de autosostenibilidad, es decir, que no requieran de subsidios estatales.

Los precios de los tiquetes responden a una fórmula sensible que busca cubrir los costos operativos y dejar ganancias a los operadores privados.

Cuando el Alcalde decide bajar las tarifas de TransMilenio está alterando los ingresos sobre los cuales se estructuró el modelo.

Sin negar la popularidad de una medida como esta, no hay claridad frente a sus posibles consecuencias sobre la sostenibilidad financiera del sistema.

Aunque no se conoce con exactitud cuánto le costará al Distrito esta rebaja en los buses ni cuáles serán las fuentes de recursos para cubrir un eventual hueco, estimativos conservadores hablan de un billón de pesos al año.

Ya es momento de que el Secretario de Hacienda y el Gerente de TransMilenio les cuenten a los bogotanos el monto total de los subsidios, qué sacrificios presupuestales se harán para financiarlos y cuáles son los modelos técnicos que se usaron para tomar una decisión tan trascendental.

La movilidad no son solo los buses y los tiquetes, sino también la carga fiscal que esas transferencias implicarán durante un tiempo indefinido.

portafolio.co / 05 de julio de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *