Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Febrero 8, 2015

¿Qué queda para las bicicletas públicas?

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Uno de los creadores del sistema EnCicla de Medellín dice que Bogotá debería apostarle a invertir más recursos públicos si quiere tener el sistema algún día.

Arrancar con un sistema de bicicletas públicas –bien diseñado, planeado, implementado y evaluado- es un proceso que no debería tomar más de uno a dos años. En Bogotá, el plan está previsto desde hace seis años y nada que comienza. El más reciente fracaso fue el de esta administración, que como lo contó este diario, terminó declarando desierta la primera licitación para elegir un operador que pusiera a funcionar unas 3.000 bicicletas bajo el esquema de préstamo con pago.

Mientras que para unos la Secretaría de Movilidad tomó la decisión más sensata al declarar desierto el proceso, evitando el riesgo de entregarle un sistema de bicicletas públicas a un operador que no tenga la capacidad para asumirlo, otros lamentaron que de nuevo se siga postergando el proyecto. ¿Qué escenarios quedan entonces para que esta idea sea real algún día?

El investigador en temas de movilidad de la Universidad de los Andes, Juan Pablo Bocarejo, considera que es importante reabrir el proceso licitatorio corrigiendo las deficiencias del pliego de la licitación y mejorando su viabilidad. Algo en lo que también coincide la concejal de la Alianza Verde, María Fernanda Rojas.

“Yo recomendaría que revisaran el tema del aprovechamiento económico, que sea más claro el panorama y busquen opciones para que sea atractivo para los operadores más grandes y con más experiencia en estos temas que no se animaron a presentarse en la licitación pasada. Puede ser por medio de la venta de publicidad, porque lo que se recoge con el pago del sistema es mínimo”, dice la concejal.

Una alternativa, según Jesús David Acero, quien estuvo detrás de la creación del sistema EnCicla de Medellín y ahora coordina el esquema de préstamo de bicicletas en la Universidad Nacional de Bogotá, es que la administración se decida a arrancar el proyecto con recursos públicos. “El área Metropolitana de Medellín puso $14 mil millones para EnCicla, allí el operador pone las bicicletas y garantiza el funcionamiento”, recuerda Acero.

Otra opción que cita Acero es que, teniendo en cuenta que el Distrito tiene unos estudios que señalan la necesidad del sistema y su demanda (realizados por la firma Steer Davis and Gleave), la ciudad podría empezar un proyecto más pequeño de unas 300 o 400 bicicletas en una de las zonas que ya está prevista en los análisis y con el tiempo ir aumentando el sistema. “Ciudad de México empezó con pocas bicicletas y ahora tiene 6.000. Allí el estado pone toda la plata y en este momento está intentando migrar a un modelo en el que un inversionista se encargue de todo pero no es fácil”.

También queda la duda de si la Secretaría terminará trasladando los $4.200 millones que tiene destinados para las bicicletas públicas al Instituto Distrital de Recreación y Deporte. Esto se haría con el objetivo de seguir ampliando el programa Bicicorredores, con el que se han puesto a disposición bicicletas para préstamo en ciertas zonas de la ciudad como el Eje Ambiental o el Parque El Virrey. Pero no se trata de un esquema recreacional más que de un sistema de transporte. Así que para algunos esta no sería la mejor forma de tratar de comenzar un esquema de bicicletas públicas en Bogotá.

Hacer una Asociación Público Privada de iniciativa pública también es una manera de concretar el proyecto de las bicicletas públicas, pero la administración Petro no podría dejarla firmada este año, ya que por norma los gobiernos no lo pueden hacer en su último año de gobierno.

Pero en cualquiera de los casos lo triste es que, por el momento, parece que las bicicletas se quedaron en borrador y en 2015 no habrá ningún sistema. En Medellín EnCicla se inauguró en octubre de 2011, antes de que Bogotá hiciera el primer proyecto piloto en la administración de Samuel Moreno, que también fracasó.

A propósito del Día sin carro, que se realizó este jueves en la capital, la falta de un sistema de bicicletas públicas recuerda que la ciudad necesita continuar la expansión de opciones para el uso de este vehículo y que los ciudadanos deberíamos cuestionarnos de vez en cuando, por qué no movernos de diferentes formas por las calles y dejar de ser parte del problema del trancón del que tanto nos quejamos todos los días.

El Espectador

Notas Relacionadas






Un comentario


  1. Ratas queremos hospitales mas completos no pendejadas y un mejor transporte una mejor maya vial o que paso con la máquina tapa hueco quieren seguir robando que malicia tienen los lagartos y las ratas



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *