Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Septiembre 5, 2011

Semáforos, zona roja para atracos con armas blancas

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:
Cuando los conductores abren la ventana aparecen las armas y el atraco.

Simulan ser vendedores ambulantes, limosneros o limpiavidrios para atracar a los conductores.

Parar en un semáforo en rojo se está convirtiendo en una actividad peligrosa para los conductores de Bogotá, pues los reportes ciudadanos de casos de atracos mientras la luz cambia a verde van en aumento.

En la calle 63, en pleno Chapinero, un conductor que iba con la ventanilla de su carro abajo fue abordado por dos supuestos vendedores de frunas y chicles que, tras un breve cruce de palabras, le pusieron un bisturí en su cuello y lo obligaron a entregar su BlackBerry y su iPod. Y esto ocurrió a las 7 p.m.

Pero no todos los robos ocurren bajo el amparo de la noche. El 28 de agosto, a las 4 de la tarde, Ana María iba en su carro por la calle 72 cuando, en uno de los semáforos previos a la Caracas, una joven mujer, de aspecto humilde, le pidió una moneda. “Yo no tenía plata y le decía que ‘no’ con mis manos”

“Ante su insistencia, yo saqué unas monedas y bajé unos 5 centímetros el vidrio de mi ventana para entregárselas. En ese momento, comenzaron a tratar de bajar el vidrio de mi ventana con todas sus fuerzas”

Luego, la mujer y otra joven comenzaron a limpiar los vidrios del carro sin permiso. “Ante su insistencia, yo saqué unas monedas y bajé unos 5 centímetros el vidrio de mi ventana para entregárselas. En ese momento, comenzaron a tratar de bajar el vidrio de mi ventana con todas sus fuerzas”, contó.

Lo primero que le pidieron fue el celular, y ante la resistencia de la mujer, al lugar llegó un hombre moreno de unos 26 años que portaba un arma blanca. “Él metió su brazo por la ventana, me golpeó el brazo y comenzó a rasguñar mi oreja con su arma. Yo le pité a un taxista que estaba a mi lado y no quiso hacer nada. Por suerte, pude encontrar el celular en mi bolso y lo entregué”, explicó.

Todo esto sucedió durante un minuto o menos, y Ana María cuenta que los ladrones le decían con insistencia: “¿Acaso quiere ganarse una muerte pendeja?”.

No es la primera vez que Ana María vive una situación de este tipo. Hace unos meses, en la carrera 7a. con calle 134, dos hombres le rompieron el vidrio de la ventana, mientras esperaba el cambio del semáforo, a las 7:30 p.m., para robarle el bolso. En esa ocasión, gracias al apoyo de dos taxistas y los agentes del CAI de Lisboa, los hampones fueron capturados.

La Policía dice que este tipo de atracos ha disminuido, gracias a los cuadrantes, pero reconoce hay varios puntos, especialmente donde hay obras o trancones, donde aún son frecuentes. Las autoridades advierten que ir con el vidrio abajo y dar limosna es la manera más fácil de convertirse en víctimas.

Pero la gente tiene otras formas de protegerse. Carlos, por ejemplo, cuenta que cuando es de noche y hay luz roja, para unos metros antes del semáforo, para tener margen de maniobra y no quedar a merced de ‘los atracadores del semáforo’.

Fuente:eltiempo.com

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *