Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Marzo 25, 2012

‘Alcalde no confía en el SITP’

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá

Secretario de Tránsito durante la segunda administración de Antanas Mockus, el abogado Javier Hernández llevaba por lo menos 10 años dedicado a estudiar los temas de movilidad en la ciudad. A Lucho Garzón le asesoró su Plan Maestro de Movilidad. Y Samuel Moreno lo nombró gerente del ambicioso proyecto llamado Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

No sólo estructuró desde la primera letra todo el SITP, sino que lideró los millonarios contratos que se entregaron para su operación. Sin embargo, a pocos meses de que supuestamente empiece a funcionar ese sistema, decidió abandonar el barco de la administración.

¿Por qué se fue Javier Hernández? El dentro de pocas semanas exgerente dice que por las reiteradas declaraciones del alcalde Gustavo Petro en contra del SITP.

¿Qué significa su salida? Acaso un retraso en la puesta en marcha de un sistema que, sin exageraciones, promete cambiar el caos histórico en movilidad que le ha tocado padecer a Bogotá: no sólo acabar con la insoportable guerra del centavo entre los buses, sino ser un marco global que integre todos los modos de transporte público, incluyendo las bicicletas. También, dice Hernández, el SITP generará unos 125 mil empleos, entre directos e indirectos.

Javier Hernández defiende el proyecto y asegura que si se quedó estos meses con Petro fue porque le aseguraron que el alcalde estaba de acuerdo con el sistema.


El abogado Javier Hernández asegura que ya se han invertido unos $3 billones en la puesta en marcha del proyecto.

¿Carlos García, gerente de TM, le dijo que el alcalde aprobaba el SITP?

Sí, por eso acepté que me volvieran a contratar.

Usted ya lleva por lo menos seis años estructurando este proyecto, ¿por qué irse ahora que casi está listo?

Se han generado unas declaraciones públicas del alcalde Petro, en las cuales cuestiona la estructuración del SITP y los contratos. En esa medida, lo más conveniente es que el alcalde pueda escoger a quien considere para hacer los ajustes correspondientes.

¿Y alguna vez el alcalde habló con usted sobre esos reparos?

No tuve una conversación con el alcalde sobre sus preocupaciones frente al SITP.

Petro dijo que su salida era la renuncia más de un funcionario del pasado gobierno…

Quisiera aclarar que ni fui funcionario de Samuel Moreno ni de esta administración. Tuve contratos de prestación de servicios sobre la base de la confianza de mis contratantes. A la luz de las declaraciones que ha dado, es evidente que el alcalde no confía en el proyecto del SITP.

El alcalde ha sugerido que estos contratos benefician demasiado a los concesionarios, ¿qué responde?

Fijamos un nivel de rentabilidad razonable para los concesionarios y definimos reglas claras para el ajuste de la remuneración en beneficio de la tarifa. De hecho, establecimos una cláusula que permite hacer revisión de esos costos en cualquier momento, eso no lo tienen, por ejemplo, los contratos de TM.

Explíquele a la gente los actores que participan en el negocio…

Los propietarios, unos 13 mil, que tienen una renta fija mensual, una remuneración que les tienen que pagar los operadores. Y, por otro lado, ellos, los concesionarios, que ganan de acuerdo con el buen servicio que presten.

El alcalde también ha usado la palabra “mafia” para referirse a estos contratos…

Lo que puedo decir es que los contratos se hicieron en un proceso de licitación pública absolutamente abierto.

¿Samuel Moreno le sugirió el contenido de esa licitación?

Acá hubo absoluta libertad técnica, los requisitos los fijamos los del equipo estructurador.

Pero la Alcaldía sí intervino cuando se presentó el paro de transportadores…

Por una situación de orden público la Alcaldía lideró esa discusión. De allí salieron unos valores que se incorporan a la licitación.

¿Por qué se entregaron los contratos a 24 años?

La vida útil máxima de los vehículos es de 12 años, así que lo que tenía sentido era hacer las concesiones en períodos de 12 años. Pero no toda la operación es flota, y ahí si se puede diferir la inversión en el tiempo hay menos costo para la operación. La concesión se ha podido hacer a cinco años, por ejemplo, pero hubiera sido más costoso porque había que remunerar las inversiones en un menor espacio de tiempo.

¿El alcalde está en proceso de renegociar estos contratos?

He visto manifestaciones públicas del alcalde acerca de que él quiere renegociarlos, pero no se en qué sentido ni he recibido órdenes al respecto.

¿Qué le hace falta al SITP para entrar a operar en junio?

El SITP tiene cuatro componentes: la infraestructura, la flota, la tecnología y la pedagogía al usuario. La infraestructura troncal está adecuada para iniciar en las troncales 10ª y 26. Los paraderos no están, pero hay alternativas de solución. La flota está pedida a los concesionarios. La tecnología, que básicamente es la concesión del Sistema Único de Recaudo, el empresario ha avanzado en el cronograma Ya le aprobaron su plan de implementación. Y en cuanto a la pedagogía, se cerraron ocho licitaciones para garantizar ese proceso de comunicación.

¿Entonces todo está listo para el SITP?

Hay que advertir que sería una implementación gradual.

¿Cuántos recursos se han invertido ya en el proyecto?

Hay unos recursos a los que ya han accedido, a través de préstamos, los concesionarios para garantizar la operación. El cierre financiero de las 13 zonas es cercano a los $3 billones.

Sin ser perfecto, el SITP es la única apuesta que tiene hoy la ciudad para salir del caos histórico en la movilidad. ¿Qué pasa si se retrasa o se cae?

Cada día de retraso del SITP es un día más en el que seguimos conviviendo con un modelo indigno con el usuario, esta debería ser la principal razón que mueva a que el sistema avance.

Fuente: elespectador.com
22 de marzo de 2012





0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *