Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Julio 31, 2012

‘Baja en tarifa de Sistema Integrado de Transporte afectará finanzas’

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

A una semana de que salgan a las calles los buses del megaproyecto, Adriana Córdoba,  advierte que, en 24 años, la ciudad dejará de percibir $2,4 billones.

La veedora distrital, Adriana Córdoba, entró a la administración del alcalde Gustavo Petro en medio de las voces que advertían que, al ser la Veeduría una entidad subordinada a la Alcaldía, su labor no iba a contar con la independencia necesaria. En esta entrevista, en la que detalla un completo informe que realizó sobre la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), la funcionaria demuestra lo contrario. Advierte sobre la falta de coherencia en el proyecto, que arrancará con la entrada de buses zonales en una semana, y dice que no se sabe de dónde saldrán $2,4 billones que se dejarán de percibir, en 24 años, por cuenta de la rebaja en la tarifa.

Hace dos meses usted solicitó a la administración que aclarara dudas sobre el cronograma del SITP, ¿qué pasó?
Les habíamos pedido que nos dieran información detallada sobre cada uno de los servicios de las rutas, recorridos, número de buses e infraestructura. Dieron unas respuestas puntuales, pero no la matriz sobre lo que se va a entregar, con qué cantidad, en qué fecha.

¿Hay soporte fiscal para garantizar las rebajas en las tarifas?
Les pedimos a Transmilenio y a la Secretaría de Hacienda que presentaran los estudios que soportan técnicamente cuál será la fuente de recursos y cuál es el impacto para los otros sectores. De eso no hemos recibido información. Esta omisión podría vulnerar un principio constitucional y legal, según el cual no puede haber compromiso de gasto sin que previamente existan recursos para cumplir dicho compromiso.

¿Qué la preocupa respecto a los proyectos de movilidad (metro, tranvía, cable aéreo) que planea implementar el alcalde?
Lo que estamos advirtiendo es que todas esas expectativas tienen que ordenarse, esos proyectos no se pueden hacer en los cuatro años en el mismo nivel.

¿Le inquieta que la inversión que se realizará en obras viales afecte a otros sectores?
El endeudamiento en la ciudad se está dando para movilidad, y no todo puede ser para movilidad en una ciudad que también tiene otros problemas como educación, seguridad y hábitat. Lo que le decimos a la administración es que hay que priorizar las fuentes de recursos y el impacto de esas fuentes. Si se pone más en un lado, se quita en el otro.

¿Pero la reducción en la tarifa del SITP va a afectar las finanzas?
Disminuir la tarifa de Transmilenio a mediano y largo plazo va a afectar el marco fiscal. No nos sirve la respuesta del secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla, acerca de que los cálculos estaban hechos y sabían de donde venían los $52.000 millones que requerirá el subsidio hasta diciembre de 2012, porque la concesión del SITP es de 24 años, no de cinco meses. Si dice en un decreto que el subsidio se va a mantener, tiene que hablar de los 24 años, que implicarían cerca de $2,4 billones, y eso es lo que podría valer una línea del metro. Esas son las cosas que la ciudad tiene que entender.

Usted plantea que incentivar el transporte público en las horas valle, liberando el Pico y Placa en ese horario, es una contradicción, ¿por qué?
Levantar el Pico y Placa en horas valle puede contradecir la idea que se quiere dar y es que la gente, al bajar la tarifa del SITP, use más el sistema en ese horario. Si puede sacar su carro, la gente estará menos motivada a usar el Transmilenio. Las decisiones tienen que ser coherentes.

¿Quién administra el SITP, la Secretaría de Movilidad?
Se supone, pero esas cosas están todavía sin resolver. ¿Quién las va a resolver y cómo? No se sabe. Transmilenio dice que está en proceso de incorporación del personal para culminar esa reforma administrativa; la Secretaría de Movilidad informa que no se harán cambios hasta que se presente la reforma ante el Concejo. Eso muestra que no hay claridad sobre dónde estamos.

Dentro de la renegociación de los contratos de las fases I y II de TM, ¿se podría extender el uso de los buses?
Quisiéramos pedir que, de cara a la ciudadanía, se cuente cómo se están dando esas condiciones de la renegociación. Porque, por ejemplo, parte de la sostenibilidad financiera del subsidio en la tarifa dependerá de esas conversaciones. De igual manera, si se llega a permitir que la flota vehicular se mantenga por más años, sería preocupante. En resumen: sería grave si en esas discusiones se está pensando que la baja en la tarifa significa aumentar la vida útil de los vehículos, porque se estaría chocando con la posibilidad de entrar tecnología limpia y se incumpliría con un eje del Plan de Desarrollo, que es una ciudad que se adapta al cambio climático.

El Espectador / 29 de julio de 2012

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *