Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

octubre 10, 2017

Crisis SITP

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:
 Anunciaron que se levantarán de la mesa en la que por 20 meses han tratado de encontrar soluciones a la crisis. Hablan de compromisos incumplidos. Agregan que, la situación es inmanejable.
 

El Espectador

Dos operadores en liquidación, dos más en reorganización y dos a punto de tirar la toalla es el panorama del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) de Bogotá, que empezó con nueve empresas de transporte. Las deudas son billonarias y las pérdidas siguen aumentando. A pesar de llevar 20 meses tratando de buscar una salida a la crisis con la Alcaldía de Bogotá, dicen que ya no ven caminos para seguir negociando y que se levantarán de la mesa. El Distrito no les da alternativas, lo que promete lo incumple y la situación, dicen, es inmanejable. (LEA: Nueve noticias clave para entender la crisis del SITP en Bogotá)

Lea Advierten honda crisis en empresas del SITP en Bogotá

A pesar de que por meses la Administración les pidió manejar las negociaciones sin mucho debate en los medios, se cansaron de esperar. Por eso, tomaron la decisión de romper su silencio y nombraron un vocero para que cuente en la mañana de este jueves la situación del transporte público en la ciudad. Un dato para empezar: a las deudas, que alcanzan los casi $4 billones (casi lo mismo que debe poner la ciudad para la construcción del metro), se suman multimillonarias pérdidas que solo en el primer semestre de este año alcanzaron los $10.000 millones.(Lea: Otro operador del SITP al borde de la quiebra)  

Y lo peor, asegura uno de los empresarios, es que por más que dialogaron confiados en encontrar una salida, de todas las medidas que les prometieron ninguna se ha cumplido. “Nos dijeron que acabarían con el los SITP provisionales, que son la mayor competencia en este momento, y ahí siguen. Nos hablaron de una renegociación de los contratos, para tratar de aliviar la situación de los operadores, y tampoco. Para completar, el problema de la piratería está en aumento y no se ven acciones”, agregó.  (Lea: Los números rojos del SITP)

A pesar de esto, el empresario sabe que cumplir esas promesas no es fácil, ya que sacar a buses provisionales de las calles implicaría en este momento tener que entregarles las rutas a los actuales operadores, así como las de Coobús y Egobús, y ninguna empresa está en capacidad de asumir esa carga.  (Lea también: Las causas de la quiebra del SITP) 

La caótica situación de los buses azules en la capital y la constante advertencia de que llegarían a un punto en el que no podrán seguir prestando el servicio, se viene diciendo desde el año pasado. Los balances financieros eran reflejo del servicio que se prestaba en las calles. La situación se hizo más evidente, cuando se ordenó la liquidación de Coobús y Egobús, las empresas que se crearon para agrupar a los pequeños trasportadores. (Lea: Los pecados del SITP)

Luego llegó el nuevo campanazo cuando Tranzit y Masivo Capital le pidieron a Transmilenio que les permitiera desistir de su contrato. Como eso no se dio, ambos acudieron a la Superintendencia de Sociedades para someterse a un proceso de reorganización financiera, porque estaban en quiebra. Hoy dos más anuncian que seguirán ese mismo camino.   (Lea: Operadores se quieren bajar del SITP)

El panorama no es cuento de los empresarios del transporte. A comienzo de semana la Superintendencia de Sociedades hizo un llamado de alerta, por “una situación generalizada de crisis en el transporte masivo de Bogotá”. El superintendente, Francisco Reyes, ratificó que los estados financieros de las nueve empresas del Sitp muestran pérdidas acumuladas por $559.000 millones entre 2014 y 2016. Al cierre del año pasado los pasivos totales superaban los $3,7 billones.

Frente a las dos empresas en liquidación señaló que el próximo mes se definirá cómo se pagarán las deudas de Coobus y Egobús, en audiencias públicas a las que están citados todos sus acreedores. Sin embargo, advirtió que la situación no está fácil, ya que “se han presentado serios obstáculos para ubicar los buses y efectuar los embargos. Los vehículos encontrados presentan evidente estado de abandono y deterioro”.

Agregó que en el caso de los dos operadores que están en reorganización (Trazit y Masivo Capital), se ha ordenado el pago de $21.000 millones en deudas atrasadas con trabajadores y proveedores de Tranzit y Masivo Capital. Aclaró que, pese a que la entidad no tiene facultad de vigilar el sector del transporte público en la capital, sí puede decidir sobre recursos que pertenecen a las compañías en liquidación.

A pesar de todo este panorama, la administración insiste en que viene buscando alternativas y que ha accedido a varias peticiones de los operadores, como reogranizar rutas. Vale recordar que el aumento en la tarifa en los últimos dos años se justificó en la necesidad de solventar el déficit que representa para la ciudad actualmente el SITP.  No obstante, luego de casi dos años del actual gobierno, aún no se ven las decisiones radicales que permitan frenar en seco la caída en picada de un servicio indispensable para la ciudad.

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *