Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Enero 7, 2013

Editorial: Un empujón al SITP

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El nuevo sistema de transporte en Bogotá es un paso decisivo hacia una mejor ciudad. Su implementación requiere urgentes ajustes y que la ciudadanía lo conozca.

El Sistema Integrado de Transporte Público es una de las apuestas más ambiciosas de las últimas décadas para mejorar la calidad de vida de los bogotanos. El salto que propone no es de poca monta: pasar del arcaico y no menos inhumano modelo actual, el de los buses ‘chimenea’, el de la guerra del centavo, a uno seguro, moderno y digno.

Muchos usuarios no saben que hay que comprar la tarjeta 'Tu llave' para usar las nuevas rutas del sistema integrado. Milton Díaz / EL TIEMPO

El cambio, como se ve, es de enorme calado y por eso mismo no es tarea fácil llevarlo a cabo. Mala idea sería cambiar de un día para otro la forma como los bogotanos se movilizan. Por tal razón, se optó por su implementación gradual, que debería terminar a finales de este año. Así, desde septiembre del 2012 comenzaron poco a poco a circular los buses azules de las nuevas rutas. A medida que estos empiezan a rodar, los actuales irán desapareciendo y sus vehículos pasarán a chatarrización, con lo que se pondrá fin a la actual sobreoferta y se reducirán los 17.000 automotores que hoy prestan servicio a 12.333. Hasta ahora, han sido desintegrados 1.103 buses, busetas y colectivos.

En medio del proceso, la ciudadanía ha comenzado a ver con inquietud los buses azules (que, en esta fase inicial, son de años recientes, repotenciados, luego vendrán los nuevos) circular por las calles con muy baja ocupación, con 19 pasajeros en promedio. Preocupación que creció luego de que el Secretario de Hacienda afirmó que esto tiene un alto costo para la ciudad: 100 millones de pesos diarios, responsabilidad que endilgó a como fueron estructurados los contratos durante la administración Moreno.

Una transición que, además del alto costo, según expertos, pequeños transportadores y entidades como la Contraloría Distrital, avanza a una velocidad que podría ser mayor. Otras voces han advertido también sobre la demora de la Secretaría de Movilidad en retirar las rutas existentes. Hasta ahora, valga aclarar, los servicios introducidos son nuevos, no sustitutos de los que ya funcionan. Hoy es un hecho que los buses azules están compitiendo con los antiguos.

Otros aspectos reclaman atención. La construcción de los paraderos -fundamentales para el éxito del nuevo modelo- no parece avanzar al ritmo requerido. Los operadores, por su parte, se quejan de la falta de lotes que sirvan como patios para el parqueo de la flota. Contratiempos a los que se suma uno muy sensible: la coexistencia de dos tarjetas: la roja tradicional de TransMilenio y la nueva, llamada Tullave, que reemplazará el dinero efectivo como forma de pago en todos los buses y que a mediano plazo deberá ser la única en funcionamiento. Todos estos aspectos reclaman acciones urgentes, en particular este último, en el que el Distrito está facultado para intervenir.

Mientras esto ocurre, ha comenzado la campaña pedagógica, a un costo de 17.000 millones de pesos. Inquieta que el énfasis de sus mensajes en los medios radique en las virtudes del nuevo modelo -que nadie las discute- y no en los aspectos prácticos: las rutas, la ubicación de los paraderos y el funcionamiento de la nueva forma de pago.

El SITP es, sin duda, un paso decisivo hacia una mejor ciudad. Necesita que la ciudadanía lo conozca para que se apropie de él. Pero antes, la Administración debe demostrar que es capaz de construir sobre lo construido e, incluso, mejorarlo, de ser necesario corrigiendo lo que esté a su alcance antes que desgastarse en reparos a lo que encontró. Para esto, debe enviar un mensaje de que existe plena voluntad política para que la implementación del sistema sea un rotundo éxito. Hay que tener en cuenta que este bien puede ser su gran legado en materia de movilidad. Y no cualquiera. Es uno que cambiará la vida de millones. Solo por eso vale la pena ponerle todo el empeño.

El Tiempo  06 enero, 2013

Notas Relacionadas






Un comentario


  1. jalib

    Parece que la Administración con el Tema del SITP va en dos vias una para mostrar y otra la que en realidad quiere esta Administración de No hacer nada por la movilidad de esta ciudad
    Es indignante que Transmilenio haya permitido este desmán de las DOS tarjetas de Recaudo Bogota y de Angelcom(que retrasa la implementacion del SITP), si la primera premisa de la Licitacion del Recaudo SIRCI fue la integracion tecnologica…Y son tan descarados de salir con todo este cuento…que pasa con el conocimiento tecnologico de la Administración!!!

    Creo que Bogota requiere de REAL trabajo y seriedad de Gestion !



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *