Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Diciembre 20, 2011

El lado ambiental del SITP

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,
El Sistema Integrado de Transporte disminuiría la emisión de gases, ruido y partículas contaminantes, pero si se mejora la flota de buses y la malla vial, los resultados serían mejores.

El Sistema Integrado de Transporte disminuiría la emisión de gases, ruido y partículas contaminantes, pero si se mejora la flota de buses y la malla vial, los resultados serían mejores.
Ver gráfico:

Según estudio de la U. de los Andes, el sistema mejoraría la calidad del aire

En términos prácticos, estas cifras significan que el nuevo sistema, que promete transformar el transporte público de la capital, es una de las principales herramientas para mejorar la calidad del aire en Bogotá, hoy entre las ciudades más contaminadas del mundo.

Esta es una de las conclusiones a las que llegó el Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional (SUR), de la Universidad de los Andes y el Clean Air Institute después de un año de investigaciones, acerca de la incidencia directa de los cerca de 1’400.000 vehículos que conforman el parque automotor de la ciudad, en la contaminación ambiental y los impactos positivos que representaría el nuevo sistema.

Juan Pablo Bocarejo, director del grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana, explica que con el SITP las repercusiones en materia de salud serían muy altas. Uno de los logros tiene que ver con la exposición de las personas al material particulado, es decir, lo que respiran mientras esperan el bus y dentro del vehículo. En este sentido el nuevo sistema permitiría un beneficio cercano al 80%.

No obstante, si se quiere que los resultados sean aún más positivos, se tendrían que implementar algunas mejoras, como lo advierte Sergio Sánchez, director del Clean Air Institute.

Señala que es pertinente introducir otras tecnologías vehiculares que funcionen con gas y diésel (más avanzadas a las actuales), que no representarían un aumento significativo de los costos. Esto teniendo en cuenta que los vehículos híbridos, de los que tanto ha hablado el alcalde electo, Gustavo Petro, resultarían bastante costosos para la ciudad: un híbrido cuesta US$400.000 y un bus eléctrico US$800.000, sin contar con los costos de operación.

Además, para que funcione bien el SITP es necesario mejorar la infraestructura. El estudio señala, por ejemplo, que en algunos corredores como la Avenida Boyacá y la Av. 68 se requiere que la malla vial sea especializada para buses, tipo Transmilenio, y que en otros se creen estaciones donde los pasajeros puedan validar previamente su tarjeta inteligente antes de ingresar al vehículo.

Si de verdad se quiere revolucionar la movilidad en la ciudad, tampoco se pueden dejar de lado algunas medidas para disminuir el uso del vehículo particular, con estrategias como los peajes de congestión, mayores restricciones al estacionamiento y estímulos a la circulación en bicicleta.

Inicialmente el SITP debería empezar a funcionar en octubre de este año, pero debido a los retrasos los bogotanos sólo comenzarán a moverse en el sistema desde mediados del próximo año, como promete el Distrito. De no ser así, no sólo seguiría aumentando la crisis por la difícil movilidad, sino también la contaminación.

Fuente: elespectador
18 de diciembre de 2011

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *