Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Octubre 25, 2011

Wilmer Bernal, el ciego que guía a los usuarios de TransMilenio

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

Perdió la visión a los 18 años, pero no el impulso de seguir adelante. Es locutor profesional.

Es flaco, extremadamente flaco, alto y con el pelo rizado hasta la cintura.

 

A lo lejos parece el vocalista de una banda de metal y no el periodista y locutor invidente que lanza mensajes de cultura ciudadan por los altavoces del portal de TransMilenio de El Tunal, en el sur bogotano.

 

Se llama Wílmar Bernal Torres y su historia, además de ser muestra de superación, es a la vez un retrato amargo de la falta de oportunidades y del rechazo al que son sometidas las personas en estado de discapacidad en Bogotá.

Este hombre, de 32 años, perdió la visión a los 18. “Se me desprendió la retina”, explica ligeramente y sin dar mayores detalles.
Su oscuridad no fue impedimento para que continuara con su vida de manera normal. Estudió periodismo y locución en una academia en Chapinero y tuvo la oportunidad de adelantar prácticas profesionales en la Emisora Minuto de Dios. Fue una época en la que salía armado con una diminuta grabadora para registrar las voces de los protagonistas de la noticia.

“Fui el primer periodista que entrevistó al profesor Gustavo Moncayo cuando llegó a la plaza de Bolívar. Me le metí a la carpa y duré como dos horas hablando con él. Me llenó la grabadora”, cuenta Wílmer, emocionado.

Era de los pocos del gremio en desempeñar el oficio sin ver, sin poder mirar al entrevistado a los ojos, pero para él no era un problema, mucho menos un requisito.

Le sobraban ganas a la hora de salir a las calles a hacer la reportería para el programa del día. Se lo veía con sus gafas negras y el pelo desordenado en la Feria del Libro, en Corferias, en compañía de entrevistados de la talla de Germán Castro Caicedo o del colega Félix de Bedout. Era feliz.

La pasantía en la emisora terminó y debió padecer el viacrucis de buscar trabajo, el ritual de la hoja de vida Minerva, la foto 3×4, el pega Stic…

Pasaron los meses y nada reventaba. Periodistas reconocidos que lo conocieron cuando ejercía la profesión le ‘mamaban gallo’ con promesas y más promesas, con oportunidades en sus medios que nunca llegaron.

En una ocasión, el año pasado, Wílmar escuchó en el portal del Tunal esa misteriosa voz que anuncia las rutas de los articulados y que les recuerda a los usuarios que deben dejar salir al otro antes de embarcarse en los ‘rojos’.

 

“Estaba desesperado porque no tenía empleo. Decidí pedir una oportunidad y las cosas se dieron”, dice, para explicar su ingreso al programa Misión Bogotá en calidad de locutor de ese portal de TransMilenio.

 

Ahí se ve, al frente del micrófono y de la consola de ocho botones. Sus libretos están escritos en sistema braile y debajo del escritorio descansa ‘Mora’, la perrita labrador que lo guía desde noviembre del año pasado.
“Señor usuario: no olvide hacer la fila de manera ordenada.TransMilenio agradece su comprensión”, dice con voz pausada y clara, voz de locutor.
Para llegar a su puesto de trabajo, toma un alimentador desde su casa en el sector de Candelaria La Nueva. Eso sí, siempre está acompañado de ‘Mora’, que ya sabe el camino a la perfección.
Wílmar no pierde la oportunidad para decir, abiertamente, que la gente tiende a tratar a los invidentes como personas lisiadas.

“Detrás hay una vida, hay talento. El mío es hacer radio”, confiesa el periodista, que cuando no está en el portal, se dedica por su cuenta a la elaboración de páginas web, aunque en estos días no ha podido continuar porque se le dañó el portátil. “El que me quiera regalar uno, bienvenido sea”, afirma, sin ocultar esas ganas de seguir ‘pa’ lante’ en la vida.

Fuente: eltiempo.com

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *