Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Agosto 3, 2011

Transmilenios desarticulados

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:
Los alcaldes deben garantizar la sostenibilidad fiscal y financiera de sus ‘transmilenios’.

Una de las apuestas más audaces de la administración de Álvaro Uribe en políticas urbanas fue la modernización del transporte público. Tomando como modelo la experiencia bogotana, el pasado gobierno comprometió recursos y voluntad política para la expansión de ‘transmilenios’ en ocho ciudades del país.

Casi ocho años después del Conpes sobre la política nacional del sector, en cinco urbes hay redes operando -Bogotá, Pereira, Bucaramanga, Cali y Barranquilla-, mientras en otras tres –Soacha, Medellín y Cartagena– las troncales siguen en obra negra. El esfuerzo fiscal de la Nación y los entes territoriales en estos megaproyectos alcanza hoy los 10,5 billones de pesos. Por su parte, los operadores privados han aportado 2,7 billones de pesos.

…las troncales siguen en obra negra…

Tal expansión, apoyada a su vez por el gobierno actual, constituye una contribución notable al mejoramiento de la calidad de vida de millones de usuarios de este servicio básico. La entrada en operación de los ocho sistemas integrados de transporte masivo (SITM) implicaría la erradicación simultánea de los buses viejos, de las bajas frecuencias, de la ‘guerra del centavo’ y de una ineficiente estructura de la propiedad.

No obstante, tanto en la fase de construcción como de operación, los ‘transmilenios’ han venido enfrentando serias dificultades en los últimos años.

El más reciente de los diagnósticos de esta situación fue presentado la semana pasada por la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI). De acuerdo con el informe de seguimiento del gremio, los SITM no están cumpliendo los objetivos de demanda y de cálculo de costos suscritos en los Conpes.

…(SITM) implicaría la erradicación simultánea de los buses viejos, de las bajas frecuencias, de la ‘guerra del centavo’ y de una ineficiente estructura de la propiedad…

El panorama nacional es variado y complejo. El de Bogotá, el primero y más extendido de todos, es ejemplo del enorme éxito en número de pasajeros y, al mismo tiempo, de los inaceptables retrasos en la obra de la controversial fase III. Sobrecargados en sus troncales y sin perspectivas de expansión a otros corredores, los articulados capitalinos prestan un criticado servicio.

Los sistemas de Pereira, Cali, Barranquilla y Bucaramanga están por debajo de las demandas estimadas. En el caso de Transmetro y Metrolínea -de las dos últimas ciudades-, las demandas no superan el 20 por ciento de las estimaciones. La falta de usuarios se explica por varias razones, como la existencia de rutas paralelas, la escasa chatarrización y la competencia ilegal del mototaxismo.

Pero el común denominador es la debilidad de los alcaldes para poner en cintura al sector transportador tradicional. No basta con copiar las estaciones, los carriles exclusivos y los alimentadores si el resto no imita la férrea intención de las pasadas administraciones bogotanas de sacar de circulación las rutas viejas y los buses. De hecho, el reporte de la CCI identifica un ‘paralelismo’ en las troncales capitalinas de Suba y la carrera 30.

En materia de infraestructura, Medellín y Cartagena han sufrido inadmisibles demoras por problemas de diseños, adquisición de predios, incumplimientos de los contratistas y la pobre coordinación interinstitucional de las entidades locales.

El Ministerio de Transporte tiene razón al endilgarles a estas últimas un alto grado de responsabilidad en los retos operacionales y de construcción de los SITM.

Los alcaldes deben tomar las medidas necesarias para garantizar la sostenibilidad fiscal y financiera de sus ‘transmilenios’. Pero el gobierno central no puede quedarse de brazos cruzados mientras esta ambiciosa política urbana languidece por falta de firmeza política.

Fuente: eltiempo.com

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *