Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Septiembre 18, 2013

El plan para llevar TM a la avenida Boyacá

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
El alcalde Gustavo Petro no dejará lista la obra pero comenzará la construcción. La troncal tendrá 40 estaciones, tres de ellas pasarían sobre el canal Boyacá,donde habrá alamedas verdes y recolección de aguas lluvias.

Con la aprobación que el sábado le dio, por fin, el Concejo de la ciudad a la administración del alcalde Gustavo Petro para endeudar a la capital por $3 billones destinados principalmente a obras de infraestructura, Transmilenio está a punto de avanzar en la construcción de su cuarta fase: la troncal de la avenida Boyacá. Este nuevo corredor tendrá 34 kilómetros y 40 estaciones. Sin embargo, el mandatario no alcanzará a entregar la troncal, ya que su construcción comenzaría en 2015 y tomaría entre 15 y 18 meses.

El Espectador conoció el estudio de factibilidad en el que estuvo trabajando el IDU desde hace un año, el cual indica los parámetros que tendrá la obra en sus componentes ambiental, social, urbano, de redes de acueducto, geotecnia y geometría.

El Espectador conoció el estudio de factibilidad en el que estuvo trabajando el IDU desde hace un año, el cual indica los parámetros que tendrá la obra en sus componentes ambiental, social, urbano, de redes de acueducto, geotecnia y geometría.

Pero la inauguración de la troncal no es una preocupación para el equipo del alcalde Petro. Al menos eso dice Liliana Ricardo, subdirectora de Desarrollo Urbano del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), quien anota que les interesa que el proyecto se concrete y quede en marcha. Para ello arrancaron desde septiembre de 2012 los estudios de factibilidad de la obra que llevará Transmilenio a la Boyacá y que costará $712.000 millones. Esta etapa está completamente lista.

El Espectador conoció el estudio de factibilidad en el que estuvo trabajando el IDU desde hace un año, el cual indica los parámetros que tendrá la obra en sus componentes ambiental, social, urbano, de redes de acueducto, geotecnia y geometría.

La construcción no se hará en un solo frente de obra, sino que estará dividida en ocho tramos, desde el sector de Yomasa, en el Portal El Tunal, hasta la calle 170 con Autopista Norte. Si todo sale como la administración lo espera, uno de los cambios más significativos que tendrá la avenida Boyacá será en el canal que lleva su mismo nombre (entre las calles 26 y 70), pues sobre este tramo de 1,68 kilómetros se construirán tres estaciones que tendrán alamedas verdes.

Ricardo explica que la idea es responder al llamado de la comunidad, ya que el lugar es hoy un sitio de disposición de escombros, y no afectar los predios del sector con la obra. “Además nos permite manejar los sistemas urbanos de drenaje sostenible, para tratar de retener la mayor cantidad de aguas lluvias”.

En cuanto a los predios, el IDU explica que en esta obra se tratarán de hacer sólo las compras necesarias, para el patio garaje de los buses en Yomasa, la ampliación del Portal Tunal y una o dos casas en el sector de Calatrava, en el norte de la capital, con lo que se espera no afectar el comercio alrededor de la obra ni desplazar a los habitantes.

Otro de los aspectos claves en la obra de la Boyacá es que su esquema será similar al de la avenida Caracas, sin puentes peatonales sino cruces semaforizados que permitan que la avenida se conecte de occidente a oriente priorizando a los peatones. Para los usuarios de la bicicleta, la ciclorruta que hoy está disponible se conectará con 29 kilómetros a lo largo del recorrido de la troncal de Transmilenio.

En cuanto a los posibles problemas por la red de Tibitoc, que pasa por la Boyacá y por la cual circula el 70% del agua que consumen los bogotanos, Ricardo asegura que los estudios de factibilidad se hicieron de la mano con el Acueducto para tener claras las condiciones de protección requeridas en el diseño de la infraestructura.

El material que se usará para la construcción de los carriles será reciclado, y al decir de Ricardo, tendrá la capacidad para soportar los 250 buses eléctricos que movilizarán a cerca de 25.000 pasajeros por hora en cada sentido.

En cuanto al anhelo del alcalde Gustavo Petro de tener buses eléctricos en el corredor, se necesitarán estaciones de recarga de energía cuya financiación no se incluirá dentro de la construcción que contrate el IDU, sino que estará a cargo de Transmilenio

.

Con la factibilidad lista, ¿cuál es el paso a seguir? Ricardo dice que la Secretaría de Hacienda se encargará ahora de los procesos para que los dineros de deuda aprobados a la administración lleguen al IDU, un proceso que tomaría lo que resta del año. Luego vendrá la contratación de diseños en detalle, que durará entre 10 y 12 meses, y, finalmente, la construcción comenzará en 2015.

El Espectador





Un comentario


  1. Alejandro Tapiero Rodriguez

    Por favor no alteren más la movilidad, para que seguir reduciendo las vias de Bogotá si no hay vias, el transporte suministrado por transmilenio no es de calidad y no general la supresión del uso del automovil, se deben hacer proyectos agiles donde transmilenio no lo es, que integren la ciudad y descongestione el servicio de transmilenio. Considero que debe darse prioridad a construcción del metro por la av.boyaca y no seguir construyendo vias para transmilenio, el cual no da una respuesta para lograr la satisfacción del cliente y genera una pesima calidad de vida para los habitantes de Bogotá.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *