Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

noviembre 15, 2017

El problema no es TransMilenio por la Séptima

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Una de las grandes discusiones que hacen parte del día a día en Bogotá, tanto en los escenarios como en las calles, hogares y tiendas de barrio, es la construcción de la troncal de TransMilenio por la carrera Séptima, a  lo que muchos le temen y pocos comparten.

En esta discusión la Administración Distrital no ha encontrado el discurso adecuado que convenza a los ciudadanos que  se muestran en desacuerdo con  el proyecto,  y por el contrario, con imágenes a base de render y fotografías que no corresponden a la realidad que se vive en el día a día al interior del Sistema TransMilenio,  les ha llenado de razones y motivos para mostrarse en contra de la obra dándole gasolina a la izquierda,  para que siembren cizaña al mejor estilo del Centro Democrático.

El problema no es  la construcción del TransMilenio en la Séptima, porque con todas las dificultades de infraestructura que pueden existir sobre esta vía, la obra es viable y se necesita para que los sectores que habitan la ciudad y que utilizan  esta avenida, es decir las personas que habitan en los barrios de las UPZs  de San Cristóbal Norte y Toberin, de estratos 1 y 2, cuenten con acceso al sistema.

El problema es el TransMilenio como tal, porque es un sistema que cuenta con mala reputación en toda la ciudad,  y los sectores que aún no tienen conexión directa con este, tienen el temor de verse sometidos a desplazarse desde su casa por Bogotá, en medio del tumulto, con el miedo a convertirse en víctimas de la inseguridad que se tomó a los buses articulados.

A estos temores y prevenciones las autoridades de movilidad y la misma dirección de TransMilenio no ha sabido responder para encontrar una respuesta positiva de parte de los ciudadanos y más bien se ha dedicado a enviar fotografías en redes sociales con imágenes que no reflejan la realidad de las estaciones y portales, promoviendo además  campañas que están lejos de concientizar a la gente y despertarles el interés por ayudar a mejorar el sistema, con mensajes equivocados como “TransMilenio se Mueve”, que enfurecen a la gente, porque sienten que se les quiere hacer creer un hecho que está lejos de ser verdad, no porque los articulados no se muevan, sino porque los ciudadanos no pueden hacer uso de ellos, porque van saturados y no pueden abordarlos.

Los bogotanos y bogotanos han esperado con una paciencia que es de admirar, que se inicie la reconstrucción de la infraestructura en estaciones y portales, cosa que hasta el momento no se ha hecho, y es por esto que entiendo la prevención que existe en los ciudadanos que habitan en cercanías a la carrera séptima entre calles 26 y 100, porque temen que su lugar de vivienda o de trabajo,  se convierta en una segunda avenida caracas, donde el deterioro, abandono y desinterés, son tan evidentes, que nadie quisiera que su lugar de hábitat sea si quiera la mitad,  de lo que es este sitio en la actualidad.

Todos en Bogotá sabemos que el TransMilenio es necesario, y que se requiere de este sistema, lo mismo que de un metro y un tren de cercanías que conecte a la ciudad con los municipios vecinos, el problema es que la Administración Distrital se encuentra enredada en sus mismas ideas y no parece escuchar la de los ciudadanos que quieren o queremos participar de las iniciativas que se tienen,  para entre todos, ayudar a dar a entender  los beneficios que puede traer a la ciudad, el completar el circuito del Sistema TransMilenio, que gracias a la izquierda que gobernó la capital, hoy se encuentra cojo.

Si la Administración Distrital tiene la idea de ayudar a convencer a los bogotanos que habitan en cercanías a la carrera Séptima que la obra es necesaria y que puede traer beneficios, primero debe trabajar en reconstruir la imagen que hoy día tiene TransMilenio, y que a base de renders, fotografías y mensajes que están lejos de vender una buena impresión del sistema, está consiguiendo todo lo contrario.

El problema no es poner a rodar TransMilenio por a Séptima, el problema está en no saber reconstruir la imagen del sistema, trabajando de la mano con la ciudadanía.

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *