Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

MOVILIDAD

Abril 9, 2015

Siete ideas para sacar del trance a TransMilenio

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Claves que podrían aliviar la crisis en el sistema y mejorar las condiciones de sus usuariosCaptura de pantalla 2015-04-09 a las 8.51.32 a.m.

Los más recientes episodios de violencia que se vivieron en estaciones y portales de TransMilenio, a mediados de marzo, fueron el punto de partida para que ProBogotá decidiera armar un plan con ideas para sacar adelante al sistema en el menor tiempo posible.

Se trata de siete claves con las que –según esa fundación, enfocada en la recuperación y el progreso de la ciudad y la región– podría mejorar su funcionamiento, sin olvidarse de las grandes obras que inevitablemente deben ponerse en marcha. (Lea: Puertas y alarmas anticolados: ¿el fin de esa mala práctica?)

“Nos pusimos a investigar con un grupo de ingenieros; a mirar qué se puede hacer en el corto plazo que le haga la vida amable a la gente y que nos de un poco de espacio mientras las soluciones de largo aliento entran a funcionar”, explicó Luis Guillermo Plata, presidente de ProBogotá.

Es cierto que lo que sucedió hace unas semanas es el reflejo de las revueltas que continuamente se viven en el sistema, pues no era la primera vez que miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Polícía buscaban retirar del carril preferencial a los ciudadanos que no se sienten conformes con el servicio y a los vándalos que se camuflan entre los usuarios, pero sí ha sido una de las pocas en las que los episodios se multiplican simultáneamente. El 20 de marzo, en al menos seis zonas de la ciudad, se dieron bloqueos, lo que colapsó la movilidad en diferentes sectores.

Frente al panorama, y con este proyecto ya definido, el equipo de Probogotá está buscando acercamientos con TransMilenio y la Secretaría de Movilidad para exponerles la propuesta.

Aunque algunas de las soluciones que allí se proponen requieren de inversión económica, insisten en que los recursos serían inferiores a los que se necesitan para ejecutar obras de mayor envergadura. (Lea: Los que mandan, mandan)

Estos son los siete aspectos claves con los que la organización quiere aliviar la presión sobre el sistema y sus usuarios.

Reubicar torniquetes de acceso al sistema

 

Uno de los aspectos que para ProBogotá ayudaría a reducir la congestión en las entradas a las estaciones es la reubicación de los torniquetes de acceso. Si estos se mueven a la entrada de los puentes peatonales, es probable que se redistribuyan los usuarios y así mismo la congestión se reduzca.

Esto sería ideal en estaciones ubicadas sobre la troncal de la autopista Norte, por ejemplo, como la calle 100, Toberín y Los Héroes.

“La gente llega, pasa el torniquete y queda apeñuscado. Si uno los mueve a los puentes peatonales, por ejemplo, se distribuye el número de gente y la congestión baja, así como la fricción, el cosquilleo, el robo de la billetera, el celular…”, explicó Plata.

Redistribución interna, por comodidad

 

Tal y como buscan con la idea de reubicar los torniquetes de acceso, ProBogotá propone reorganizar el interior de las estaciones y los portales de TransMilenio para evitar tumultos. El plan podría ponerse en marcha, en principio, en Las Aguas, la avenida Jiménez, Calle 76 y Ricaurte, por nombrar algunos puntos de la ciudad.

La idea sería revisar una a una las estaciones, de manera que se pueda mejorar la distribución y así hacerlas más cómodas.

Es posible que también se necesite de personal que contribuya a ubicar a los usuarios. (Lea: Aumenta uso de carro para ir al trabajo y cae el de la bicicleta)

Además contemplan hacer plataformas de descenso en estaciones críticas, para facilitar la movilidad.

Barreras contra los colados

Uno de los problemas que ha sido imposible erradicar del sistema –se ha convertido en una epidemia con los años– es el número de personas que no pagan su pasaje e ingresan indiscriminadamente.

Para esto, ProBogotá sugiere hacer una combinación de “ejercicio de autoridad y refuerzo del rechazo social a actitudes negativas”. Para el equipo, la idea es que esto se complemente con mejor infraestructura, de manera que se pongan barreras intermedias entre los carriles mixtos y de uso exclusivo para buses rojos.

También emplear, de ser posible, torniquetes más altos a los que se utilizan en la actualidad.

Fusión de rutas y frecuencia del servicio

La fusión de rutas que tienen recorridos y paradas en la mayoría de las mismas estaciones facilitaría, según ProBogotá, la reducción en el número de servicios que llega a las plataformas. En sus cuentas, se aumentaría la frecuencia de los servicios. La idea es que aquellas rutas que están pasando cada 4 minutos, puedan hacerlo en unos dos. Además, consideran que, de ponerse en marcha, solo se necesitaría hacérselo saber a los usuarios, es decir, buena comunicación.

En conclusión, esperan reducir el número de las más de 160 rutas con las que cuenta TrasnMilenio a la mitad.

Es frecuente que los usuarios se lancen a las vías y comiencen a protestar por fallas en el servicio, lo que termina en disturbios.

Es frecuente que los usuarios se lancen a las vías y comiencen a protestar por fallas en el servicio, lo que termina en disturbios. Foto: Archivo / EL TIEMPO

Más carriles exclusivos para TM

Para ProBogotá es ideal retomar la idea que surgió hace un año sobre avalar el paso de los articulados en carriles adicionales.

Proponen hacer una prueba piloto en la Autopista Norte, sentido Norte-Sur, en las horas de la tarde, con el ánimo de evitar las largas filas de articulados que se forman por la cantidad desmedida de usuarios y la falta de capacidad de las estaciones.

Para los gestores de esta iniciativa, es probable que el sistema y la Secretaría de Movilidad ya estén evaluando varios de las ideas que ellos han contemplado, pero con esto buscan aportar soluciones, de manera que se sientan respaldados.

Desbloqueo en las intersecciones

Con el ánimo de que los vehículos no se queden a la mitad del camino en una especie de nudo, ProBogotá sugiere priorizar en el desbloqueo de las intersecciones con ayuda de la Policía de Tránsito y Movilidad. Esto haría posible la rapidez del tráfico y la agilidad del mismo articulado para evitar que, como está pasando actualmente, las colas de buses se extiendan hasta las troncales.

“No es un sistema malo, solo está desbordado. Hay cosas que se pueden hacer para mitigar lo que está pasado”, explicó Plata.

Campañas contra el abuso y el vandalismo

Si bien es cierto que TransMilenio, en coordinación con la Policía, ha logrado implementar planes pedagógicos para mejorar la convivencia en los articulados, estaciones y portales, y ha conseguido resultados en materia operativa para combatir, por ejemplo, el abuso contra las mujeres, no ha sido suficiente. Con el ánimo de fortalecer estos programas, sugieren enviar mensajes concretos contra el vandalismo y los comportamientos inadecuados, sin descuidar las acciones en las que ya se ha trabajado.

“Hagamos un esfuerzo, identifiquemos propuestas constructivas; la idea es aportar una solución”, agregó el presidente.

 

El Tiempo

 

Notas Relacionadas






Un comentario


  1. Henry

    las ideas son buenas si se acompañan de gestión y cambios en el funcionamiento de la empresa Privada Transmilenio, es cierto que debe revaluarse el diseño de estaciones, pero ese solo es parte del problema, no es alargar las estaciones para que quepan mas pasajeros esperando su ruta, es mejorar la distribución de rutas y su frecuencia lo que evita la congestión en el sistema, son dos casos a solucionar, primero el bus expreso que pasa cada 10 a 15 minutos en mitad de ruta está a reventar y el pasajero debe esperar otros 10 a 15 minutos… segundo el bus de ruta fácil que pasa cada “3” minutos pero que en realidad pasa cada 5 a 8 minutos tiene dos tendencias, pasa lleno a reventar tras esperar los 8 minutos, o pasa casi vació cuando se arruman 2 o 3 buses por falta de control de ruta y es despreciado por los usuarios de los super expresos… en los dos casos se denota el problema en el control de la operación, en los dos casos la solución es clara y sencilla, que el operador de T M haga su trabajo, el diseño es necesario, para estaciones que desde el comienzo quedaron mal ubicadas, como la 76, y re diseño de accesos.
    Otro problema fundamental es que el sistema no fue pensado para triarticulados y el re-diseño debe replantear la estación para recibir los buses triarticulados sin generar demoras a los demás servicios, lo que deja otra perla, el peso de los buses y la renovación del pavimento por terminar su vida útil de diseño… es casi como volver a construir el sistema y de nuevo a cargo del distrito.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *