Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Enero 17, 2017

Calle 80, la vía de los obreros

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

Es costumbre del Taller de la Historia Bogotana narrar a nuestros lectores el recorrido por las principales calles y avenidas de la cosmopolita Bogotá e iniciar al menos con una breve reseña histórica de los primigenios caminos que trazaron nuestros antepasados aborígenes cuando ellos eran los dueños y señores de la planicie de Bacatá.

De ser una trocha para llegar a los barrios obreros, hoy esta avenida, de 10,2 kilómetros, es una de las principales vías de acceso a la capital.

Sobre la avenida calle 80, que hoy nos ocupa, dada su oscuridad histórica, no nos queda otra alternativa que presumir que unos pies muiscas, anchos, morenos y descalzos seguramente recorrieron entre rústicos bohíos, lagunas, humedales y sembrados de maíz esta ruta de los obreros.

Su entorno 1910-1960

Salomón Gutt, inmigrante de Kherson en el Imperio Ruso; su primo Moris Gutt, y Rubén Possín promovieron entre 1913 y 1933, a las afueras noroccidentales de la ciudad, los barrios obreros Santa Sofía, La Providencia, Las Ferias y Los Cerezos. La carretera que conducía a estos barrios tenía no más de seis metros de ancho y unos canales de aguas lluvias a los costados. Un verdadero lodazal en invierno y un polvoriento camino en verano.

 

El 7 de agosto de 1940 se inició la construcción de la Escuela Militar de Cadetes José María Córdova, justo en la intersección de la calle 80 con la avenida a Suba. Un poco más al occidente, en 1952, empezaron a edificar la prisión de mujeres El Buen Pastor. De ahí para abajo se apreciaban inmensos sembrados de rubio trigo, cebada y papa, salpicados de cerezos, urapanes y sauces llorones en ambos costados, que daban un ambiente de paseo campesino, cuando por algún motivo especial los bogotanos tenían que viajar por el rudimentario camino de la 80.

Para esa época, entre semana, sólo salía un bus diario cargado de herramientas, cerdos, gallinas y otros semovientes, además, desde luego, de los pasajeros. Tres los domingos, con turistas y familiares de los agregados de las fincas ganaderas que había cerca del río Bogotá y en el vecino poblado de Cota. Hacían su recorrido hacia el occidente a eso de las 11:00 de la mañana y regresaban en las tardes. En constantes ocasiones este transporte, debido al mal estado de la vía, caía de costado a los canales de agua laterales y había que salir por los ventanales rescatando familiares, amigos y semovientes.

Aproximadamente a los 20 o 30 minutos de recorrido, según el clima, y después de haber cruzado frente al barrio Las Ferias, existía una curva en lo que hoy es el límite occidental del barrio Quirigua. Allí se detenía aquel transporte y los pasajeros continuaban a pie su camino, entre los sembrados de trigo y papa, no sin antes entrar a la tienda del señor Tocarruncho para tomarse una Colombiana con pan de maíz o una totumadita de chicha y comprado una bolsa de papel con maíz amarillo, habas, tostadas y trocitos de chicharrón de cerdo, para mueliar antes de llegar al barrio Los Cerezos.

Desarrollo del camino

En la década de los sesenta, época en que se diera la ampliación de la vía a su actual dimensión, surgieron diferentes barrios a los costados de la nueva avenida 80. Encontramos, de oriente a occidente, por ejemplo el barrio Juan XXIII o el barrio El Polo, construido en los terrenos del antiguo Polo Club de Bogotá.

También el antiguo barrio La Providencia, que se le cambió el nombre por el de Jorge Eliécer Gaitán; el conjunto residencial Entre Ríos, o la urbanización Caminos de Bonanza, inaugurada el 10 de marzo de 1964 y construida sobre los terrenos y humedales de la que fuera la hacienda San Joaquín, propiedad de Fernando Samper Madrid.

El padre Rafael García Herreros en 1962 planificó la obra laica el Minuto de Dios, en inmediaciones de la calle 80 con la actual avenida Boyacá, y se desarrolló el barrio La Granja, al costado sur. De igual manera, la firma constructora Currea Aya y Uribe Olguín construyeron el barrio La Española, en el costado norte de la avenida 80, y sobre el mismo costado, el populoso comercial y habitacional barrio Quirigua.

En las últimas décadas el desarrollo sobre esta importante vía es innegable. De oriente a occidente, quienes la recorren, pueden apreciar el Monumento a Los Héroes, la Escuela Militar de Cadetes José María Córdova, importantes supermercados de cadena, centros comerciales como Titán Plaza y Portal de la 80, 12 estaciones y un portal de Transmilenio.

En la primera administración de Enrique Peñalosa, en el año 2000, se recuperó la malla vial, que para entonces se encontraba en condiciones deplorables. Todo, como parte de la construcción de la infraestructura de la primera fase del sistema Transmilenio, que cuenta con el Portal de la 80 en la carrera 100, hasta donde llegan y de donde parten los buses del sistema y sus alimentadores. En esta segunda administración la idea del alcalde es convertirla en un polo de expansión urbana, con edificaciones de altura.

Prácticamente es una línea recta de 10,2 kilómetros, que inicia en el Monumento a Los Héroes, sobre la autopista Norte; pasa por encima de importantes avenidas como la NQS, la carrera 68, la Boyacá y la Ciudad de Cali, y culmina en el cruce del río Bogotá, límite occidental de la ciudad, donde inicia el municipio de Cota. Usted lo puede identificar, porque allí se encuentra el cruce peatonal conocido como Puente de Guadua, que lleva el nombre de la arquitecta Jenny Garzón, hija asesinada del ex vicepresidente Angelino Garzón. A partir de este punto y hacia el occidente comienza la autopista Bogotá-Medellín.

Deseándole el mejor porvenir a nuestra avenida calle 80 que vimos y que nos vio crecer, partimos hacia la avenida Centenario, también llamada avenida Colón o simplemente calle 13, para que nos cuente cómo es eso de que por ella entró el progreso a Bogotá.

Escrito por Gerardo Bocanegra, director del grupo investigativo del Taller de la Historia Bogotana.
Material bibliográfico: Cultura e identidad obrera, Colombia 1910 – 1945, Mauricio Archila Neira, 1992; Evolución de la Población, Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional; Historia de Bogotá, Villegas Editores y Reminiscencias Modernas de Bogotá, Gerardo Bocanegra, Texto inédito en desarrollo.

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *