Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Marzo 15, 2016

Esta es la razón por la cual cada día hay más mujeres policias en Bogotá

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El 8 de marzo de 2016 la Policía Nacional de Colombia realizó una ceremonia en la que presentó y rindió homenaje a 600 nuevas patrulleras que entraron a ser parte del cuerpo de la Policía de Tránsito en Bogotá, y que han estado vigilando la ciudad desde inicios de este año.

El cambio de imagen al que apunta la Policía se enmarca en una serie de escándalos de corrupción en los que ha estado involucrada la institución.

El cambio de imagen al que apunta la Policía se enmarca en una serie de escándalos de corrupción en los que ha estado involucrada la institución.

En la ceremonia hubo mariachis y a las patrulleras les cantaron “Bésame mucho”, mientras el alcalde Enrique Peñalosa el ministro de Defensa las observaban en el Monumento a los Caídos sobre la calle 26.  En medio de la ceremonia que ocurrió el Día de la Mujer, el ministro Villegas le agradeció a las nuevas patrulleras el sacrificio que hacían al dejar de lado “la vida de madres y de esposas” para entrar a hacer parte de la Policía y “hacer más segura y más grata a la Patria”.

Después de sus palabras, tres cantantes tomaron la palabra para dedicarles a las asistentes la serenata, mientras a cada una de las nuevas patrulleras se les hacía entrega de unas rosas que alcanzaron para periodistas y otras asistentes. El evento culminó con la intervención de un conjunto de mariachis que incluyó dentro de su repertorio “Mátalas” de Alejandro Fernández.

Según el coronel Germán Jaramillo Wilches, jefe de la Seccional de Policía de Tránsito y Transporte, el ingreso de estas 600 mujeres a la Policía de Tránsito busca “evitar la intolerancia por parte de los conductores cuando son objeto de una sanción de tránsito”, según me contó minutos antes del evento. “Generalmente las personas que son sancionadas se vuelven agresivas y ofensivas, y lo que queremos es desestimar este tipo de actos de irrespeto y de violencia contra nuestros policías. Al tener una mujer es mucho más difícil que un hombre se vaya a poner a agredirla de palabra o de obra”.

 

El cambio de imagen al que apunta la Policía se enmarca en una serie de escándalos de corrupción en los que ha estado involucrada la institución, entre ellos uno que afecta particularmente a la Policía de Tránsito y Transporte. En enero de este año, el entonces comandante de la Policía de Tránsito de Cundinamarca Otaín Rodríguez fue destituido de su cargo después de que se revelaran unos audios en los que un oficial confesaba que la Policía de Tránsito era un negocio y que era fácil sacar plata en las carreteras del departamento. “Sabemos que (la presencia de mujeres policía) puede ayudarnos a evitar que los ciudadanos intenten sobornar a nuestros agentes de tránsito. Es mucho más difícil sobornar a una mujer, y eso para nosotros también es una garantía”, me dijo el coronel Jaramillo.

Esa es también la opinión de varias de las nuevas patrulleras. Cuando le pregunté a una de ellas cuál creía que era la intención de la institución al incrementar el número de mujeres en la Policía de Tránsito, me respondió que el propósito era disminuir los índices de corrupción. “Anteriormente se estaba viendo que había mucha corrupción por parte de lo hombres (policía), igual sé que es nuestra institución, pero se presentaba esa problemática. Lo que quieren con nosotras es dar la cara amable de la Policía”.

Las patrulleras estaban muertas de la dicha. Sonreían. Estaban maquilladas. Las selfies iban y venían. Y ninguna parecía estar dispuesta a detenerse y preguntar: ¿a lo bien? ¿las mujeres son menos propensas a la corrupción? Más allá de los mariachis y los piropos, ¿es esta una estrategia efectiva para luchar contra la corrupción poniéndole a la autoridad cara de mujer?

Un artículo publicado por la Universidad de Oxford en 2003 por el profesor Hung-En Sung, titulado Fairer Sex or Fairer System? Gender and Corruption Revisited (¿Sexo más justo o sistema más justo? Género y corrupción revisados) explica que la relación directa entre mujeres y corrupción puede ser un error de interpretación. El artículo, que hace una revisión de varios estudios económicos que encontraron que en las sociedades que tenían una mayor participación de mujeres había menos corrupción, argumenta que la asociación entre los dos fenómenos responde en realidad a un factor más grande: la existencia de un sistema social y de gobierno más participativo y democrático, que da mayor espacio a las mujeres y que regula y sanciona más las actitudes corruptas. De esta manera, explica el artículo, sería un error recomendar la mayor participación de las mujeres en los entes de control como una estrategia para luchar contra la corrupción.

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *