Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Diciembre 6, 2013

¿Fin a la marca TransMilenio?

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá

La Alcaldía revisa las sugerencias de un estudio que propone transformar la empresa para poner a rodar el sistema integrado.

TransMilenio, una de las marcas que más brillo le han dado a Bogotá dentro y fuera del país, podría desaparecer si toma vida un estudio que sugiere textualmente “cambiar el nombre de la entidad, toda su estructura interna y funcional”.

Así está consignado en un documento borrador elaborado por la firma Bahamón Asesores Asociados, y para la que trabaja el ex secretario general de la Alcaldía de Lucho Garzón, Enrique Borda.

El estudio, que se había mantenido en absoluta reserva hasta ahora, habla de la transformación de TransMilenio en la nueva Empresa de Transporte Integrado de Bogotá (ETIB).

“Necesitamos fortalecer la empresa, hacerla más robusta y con una mayor capacidad de gestión para que afronte los retos que vienen -explicó el secretario de Movilidad, Fernando Álvarez-, pues deberá atender todos los modos de transporte público, incluyendo obviamente la operación de los buses rojos”.

Le esperaría un largo trámite

Este posible cambio en la entidad -que deberá decidir el alcalde Samuel Moreno y ser aprobado posteriormente por el Concejo de Bogotá- hace parte de una ambiciosa reforma que planea la Alcaldía en el sector de Movilidad.

Todo por la puesta en marcha del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), el proyecto que deberá empezar a rodar en marzo del próximo año y que busca reorganizar la caótica oferta de buses.

En la nueva estructura que tendría Movilidad por la llegada del SITP, según está consignado en el citado documento, se habla de la creación de la Unidad Administrativa Especial, que dependería directamente del despacho del secretario de Movilidad.

Allí, se crearían cinco subdirecciones: control y vigilancia; control al transporte público; contravenciones de tránsito; cobro coactivo y una subdirección de temas administrativos y financieros.

También se mencionan las propuestas de crear un consejo consultivo de movilidad; fusionar el IDU con la Unidad de Mantenimiento Vial y se habla de una empresa para contratar los diseños y la construcción de la infraestructura del Metro.

Estos cambios en el sector serán, sin duda, objeto de intensos debates entre los expertos y los concejales, tal como ocurrió durante la discusión de la reforma administrativa del entonces alcalde Lucho Garzón y que, curiosamente, tuvo al frente al mismo Enrique Borda.

A la hora de analizar los cambios que vendrían, algunos ya toman la calculadora.

“Es necesario fortalecer a TransMilenio si va a tener nuevas funciones -subraya la concejala Ángela Benedetti, del Partido Liberal-. Esos cambios en las entidades implicarán un incremento en la nómina del 41 por ciento en Movilidad y del 87 por ciento en TransMilenio. ¿De dónde saldrán los dineros para asumir esas alzas?”

Según el documento de Bahamón Asesores Asociados, de recursos propios y de los que recibirá la empresa cuando entren a operar las 13 zonas en que fue dividida Bogotá para operar el SITP.

Pero aún sin una decisión definitiva, lo que ha prendido las alarmas es la posibilidad de que TransMilenio, creada mediante el Acuerdo Distrital 004 de 1999, pase a llamarse ahora Empresa de Transporte Integrado de Bogotá, a partir del próximo año, cuando esté al frente del SITP.

‘La marca no desaparecerá’

Frente a ese panorama, el secretario Álvarez enfatizó que la marca TransMilenio no va a desaparecer y explicó que sólo esta semana recibieron los resultados definitivos de la consultoría, financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “La ciudad no debe perder esa marca, con reconocimiento internacional y así es sugerido incluso por la consultoría. Tenemos que analizar cómo la integramos”, añadió Álvarez.

“Más allá de los debates políticos que suscita una marca que recuerda al ex alcalde Enrique Peñalosa, el debate es técnico. Sería bueno saber si el plan para mejorar a TransMilenio no se quedará en un saludo a la bandera”, opina, por su parte, Ricardo Montezuma, director de la Fundación Ciudad Humana.

Otros proponen dejar el nombre de TransMilenio tal cual y, simplemente, introducir cambios en su razón de cara al SITP, pues como lo recuerda el prestigioso publicista argentino Ángel Becassino, “el nombre de TransMilenio significa mucho para la ciudad y, en resumen, es un bien público”.

YESID LANCHEROS
REDACTOR DE EL TIEMPO
[email protected]

 

Fecha de publicación
27 de marzo de 2010





2 Comentarios


  1. bogotà no tiene metro, que gran tristeza y gran preocupaciòn.


  2. Vladimir

    Usen transmilenio, Sitp, o cualquier otro, coloquen el logo a la izquierda o derecha, o centro, arriba o abajo, el sistema de transporte de Bogotá, la capital de la patria Boba, seguirá en lo mismo, las calzadas con el cambio de nombre no se arreglan, el transporte contaminante sigue igual, si se le cambia el nombre, la frecuencia de los buses sigue igual o peor y totalmente llenos en la hora pico, osea, me pregunto que pasa si se le cambia el nombre, es lo mismo, no ve que están los Honorables POLÍTICOS, dentro del sistema. si lo manejan los políticos el cambio de nombre y pintar el logo en los buses, la pintura va salir a $$$$$ precio, como si la trajeran de la luna. definitivamente el infierno va a estar lleno de políticos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *