Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Noviembre 17, 2015

La ‘papa caliente’ que le espera a Peñalosa

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Es una millonaria concesión en TM, por $ 2 billones, que deja estructurada la Alcaldía de Petro.

Apenas tome posesión del cargo, el próximo primero de enero, en el despacho del nuevo alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, estará lista para su revisión una de las licitaciones más grandes de los últimos años en la ciudad y que deja estructurada la saliente administración de Gustavo Petro.

Se trata de la adquisición y operación de una flota de 400 buses articulados y 240 biarticulados que entrarán a rodar en las calles de la ciudad a partir de enero del 2017 y que tienen como base las zonas de Usme, Norte, Calle 80 y Tunal, que corresponden a la llamada fase I de TransMilenio (TM). Esos buses serán vitales para que TM preste su servicio, sin contratiempos

Sin embargo, esta millonaria concesión a 15 años, que podría llegar a los 2 billones de pesos, ya despierta dudas por presuntos favorecimientos a empresarios interesados en este negocio.

Los interrogantes salieron a flote desde el pasado 20 de octubre, cuando se publicaron los prepliegos. Según el cronograma, la licitación se cerrará el 14 de enero y la Alcaldía de Peñalosa deberá firmarla el primero de marzo.

Las preocupaciones que han surgido, y que incluso se ventilan en los propios pasillos de TM, tienen que ver con condiciones de la licitación que podrían llegar a afectar los principios de transparencia y selección objetiva. Este martes, de hecho, se celebró la primera audiencia de dudas sobre los prepliegos, con la participación de unas 70 personas que representan a compañías interesadas.

Entre las dudas están que en la experiencia se debe acreditar una flota mínima certificada de 90 buses articulados y en máximo tres contratos. “¿Esto no restringiría la pluralidad de oferentes pretendida? ¿Por qué no piden 5 o 8?”, dice un documento elaborado por expertos de TM, que pidieron la reserva.

Otra alarma tiene que ver con la manera en que está estructurada la calificación de las ofertas, pues el mayor puntaje no está concentrado en el precio económico, sino en la calidad, ya que el Distrito busca premiar a la firma que suministre la flota menos contaminante. De 1.000 puntos, ese factor de calidad recibirá 570.

“Cabe aclarar que la prevalencia de calidad sobre precio se da es en los procesos de concurso de méritos y no en licitaciones públicas como esta”, señalan los expertos de TM. Según el documento, ese esquema de evaluación beneficiaría a una reconocida firma que fabrica buses articulados eléctricos.

La otra duda tiene que ver con una restricción para que participen consorcios o uniones temporales, pues solo se permiten promesas de sociedades futuras y sociedades con objeto único.

‘Selección será objetiva’

En diálogo con EL TIEMPO, el subgerente general de TM, Yanod Márquez, negó que estén privilegiando a empresarios. “La selección será objetiva”, dijo.

Sobre las restricciones a consorcios y uniones temporales, añadió que se busca que participen sociedades futuras dedicadas exclusivamente al suministro y la operación de la flota y que no realicen otras actividades económicas que puedan poner en riesgo “la seguridad del sistema”.

Además, frente a las dudas por la experiencia de tres contratos en específico, el subgerente aseguró: “Buscamos que nos garanticen que van a operar el sistema y que no van a pecar por inexperiencia”. Dijo que, si se permitían más contratos en la experiencia, los empresarios podrían adjuntar “operaciones muy pequeñas”. Y manifestó que la prioridad es el impacto ambiental, razón por la cual están “obligados a darle prioridad al factor de calidad” en la evaluación de las ofertas.

Márquez sostuvo que los encuentros con los interesados han sido en medio del proceso y que se han reunido con “todas las empresas” que podrían participar en la licitación.

No obstante, en el equipo de Peñalosa y en la bancada de Cambio Radical, que liderará la coalición peñalosista en el Concejo, esta millonaria licitación es analizada con lupa.

Darío Hidalgo, uno de los hombres más cercanos al alcalde electo y quien fue subgerente de TM, aseguró que en el pasado se permitió la presentación de “múltiples opciones, desde consorcios y uniones temporales, y promesas de sociedad futura” en las licitaciones.

Aunque destacó que se busquen tecnologías limpias, Hidalgo anticipó que Peñalosa “va a tener que revisar y estudiar a fondo” las condiciones de la licitación que le dejará la alcaldía de Petro para “ver si son las mejores para Bogotá”.

“Afortunadamente, en el mercado hay varios jugadores, y esperemos a que haya una competencia y no una descalificación. Necesitamos tener los buses oportunamente, que los precios sean razonables y que no tengan impacto negativo sobre la tarifa. No podemos casarnos con buses eléctricos que cuesten mucho más y afecten la parte financiera”, sostuvo Hidalgo.

El concejal electo Yefer Vega, quien obtuvo la mayor votación en Cambio Radical, advirtió del “inusitado afán” de la actual alcaldía y se mostró preocupado porque “Peñalosa no podrá introducir criterios o exigencias en cuanto a la calidad y eficiencia con que deberán operar los buses de TM en los próximos 15 años”.

“No sabemos qué se pretende iniciando un proceso tan sensible a estas alturas de la administración. Esto es dejar amarrado no solo a Peñalosa sino a los siguientes tres alcaldes, en un momento en que quedó demostrado el fracaso del sistema y la necesidad de acciones estructurales urgentes para mejorarlo”, dijo Vega.

Queda poco tiempo

Esta licitación corre contra el tiempo porque el alistamiento de los buses tardaría todo el 2016, y los vehículos se necesitan en enero del 2017. Si no están a tiempo, Bogotá enfrentaría un grave déficit de buses que afectaría el servicio de TM.

De hecho, en el 2013, ante las demoras en la licitación y para evitar el colapso de TM, el Distrito tuvo que firmar una polémica prórroga de los contratos de las fases 1 y 2, la cual está siendo investigada por la Procuraduría. En ese proceso, según versiones de transportadores, reveladas por EL TIEMPO, habría influido el empresario Carlos Gutiérrez, concuñado de Petro.

El gerente de TM, Sergio París, afirmó que están dispuestos a recoger las preocupaciones del equipo de Peñalosa y anunció que solicitaron la vigilancia de la Superintendencia de Industria y Comercio: “Ellos (el gobierno de Peñalosa) liderarán esta licitación a partir del primero de enero. Son bienvenidas todas las observaciones”.

YESID LANCHEROS

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *