Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Abril 9, 2014

Las lecciones que deja la doble calzada Bogotá-Girardot, 5 años tarde

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá

Planificación, mejor estructuración de proyectos y ejecutores con músculo financiero son algunas.

Tres gobiernos, cuatro ministros de Transporte, un costo de 1,2 billones de pesos, muy por encima del valor inicial estimado y unos de los mayores escándalos de corrupción, fueron la antesala de la entrada en operación del ciento por ciento de la doble calzada Bogotá-Girardot.

Uno de los problemas que frenó las obras fue la compra de predios, entre Fusagasugá y Silvania.

Uno de los problemas que frenó las obras fue la compra de predios, entre Fusagasugá y Silvania.

Esta obra tardó en ejecutarse casi una década, cuando su plan era de cuatro años. “Gracias a esfuerzo de ANI, interventoría y concesionario desde ayer en la noche (lunes) está en servicio 100 % de doble calzada Bogotá-Girardot”, indicó la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) en su cuenta de Twitter.

El desarrollo de este corredor vial de 147 kilómetros, catalogado como uno de los más importantes del país, se inició en el 2005.

Expertos coinciden en que, si bien este es el anuncio que la Nación y los colombianos estaban esperando desde hace varios años, es importante que lo ocurrido con esta doble calzada sirva de experiencia para evitar que se cometan otra vez los mismos errores, más ahora que se ponen en marcha las obras de cuarta generación.

Planificar pensando en el muy largo plazo

El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, dice que una primera lección tiene que ver con la planificación de estas obras, la cual requiere de un análisis y una visión de Nación de muy largo plazo. No se pueden pensar proyectos para 20 años, sino para 4 o 5 décadas, más cuando el país está fir- mando TLC casi que a diario.

Algo en lo que coincide Javier Hernández, vicepresidente de la ANI, para quien el tema de la estructuración adecuada de las obras resulta fundamental, pues esto garantiza, de alguna manera, que estas se puedan ejecutar de acuerdo con un plan organizado, en los tiem- pos y presupuestos establecidos.

Ejecutores con músculo financiero

Para Javier Hernández, de la ANI, el descalabro del Grupo Nule es algo que no se puede repetir. Por eso, cree que un aspecto clave es la capacidad financiera de los interesados en participar en el desarrollo de esas grandes obras. “No se pueden aceptar proyectos que no tengan un suficiente músculo financiero”, dice.

Una tarea en la que, según Juan Martín Caicedo, de la CCI, se requiere la adopción de instrumentos que le faciliten al Gobierno medir en detalle y con especial cuidado esa capacidad financiera de todos los participantes, que son los que tendrán que responder por los contratos.

Clave asegurar licencias y predios

Uno de los temas que más afectó la entrega de la doble calzada Bogotá-Girardot fue la adquisición de predios por donde debían pasar algunos tramos de la obra. Por eso, tanto la CCI como la ANI coinciden en que en el futuro el problema de tierras, licencias y consultas con comunidades que se puedan ver afectadas debe estar solucionado antes de iniciar cualquier obra de esta naturaleza, pues no hacerlo tendrá un impacto negativo en el desarrollo de las obras.

“Estos aspectos hacen parte de la Ley de Infraestructura diseñada para facilitar las obras de 4G”, dijo Hernández.

Institucionalidad fuerte

Contar con instituciones públicas sólidas, que puedan hacer una vigilancia adecuada de las obras, en materia de calidad, tiempos de ejecución y manejo de los recursos, es otra de las tareas aprendidas con la doble calzada Bogotá-Girardot. Javier Hernández dice que la Agencia Nacional de Infraestructura fue creada con esa finalidad, por lo que es algo que ya está en marcha con resultados positivos.

Para Juan Martín Caicedo, de la CCI, esto es fundamental, el Gobierno también debe trabajar mucho en hacer claridad entre lo que se planea y lo que se contrata, pues está visto que la adición de obras que no estaban contempladas en un comienzo generan más costos y retrasos en la ejecución de los proyectos.

El Tiempo





Un comentario


  1. EN COLOMBIA LA CORRUPCION ES GALOPANTE



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *