Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Noviembre 23, 2015

Los diez chicharrones que le esperan a Peñalosa

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Movilidad, seguridad, ambiente, salud, cultura ciudadana, entre otros, los grandes desafíos.

A escasos 40 días de asumir el cargo como alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa y su equipo deberán resolver varias papas calientes que hoy constituyen, entre otras, las máximas preocupaciones de los ciudadanos.

Solo el tema del Sistema Integrado de Transporte ya es un desafío, con un déficit de 800.000 millones de pesos. Cobertura, mayor número de frecuencias, calidad y modernización de la flota con sistemas más eficientes con el medioambiente, todo esto articulado a favor de la ciudadanía, será uno de los temas gruesos que deberá afrontar el mandatario electo. Screen Shot 2015-11-23 at 12.10.48 PM

A esto se suma el eterno problema de la inseguridad, que se traduce en atraco callejero, asalto a pequeños comercios y tráfico de drogas, temas que mantienen la percepción de miedo constante que afecta la calidad de vida de los bogotanos, con el agravante de que aumenta el fenómeno de hacer justicia por mano propia.

La ciudad estalla con episodios cada vez más insólitos de agresiones y riñas entre personas, sobre todo en escenarios donde el consumo de alcohol y drogas hace su parte.

Otro reto será blindar los cerros orientales, el pulmón más importante de la ciudad, luego del fallo del Consejo de Estado que ordenó acciones contundentes para la protección de la reserva forestal. Lo propio tendrá que hacerse con el proyecto para descontaminar el río Bogotá, que tiene los meses contados para mostrar avances significativos, antes del 2017, sobre todo con medidas que mitiguen la contaminación que genera la capital.

1. El atraco callejero

Hasta septiembre de 2015, cerca de 21.000 personas habían denunciado ser víctimas de un hurto en la calle. Aunque la cifra es menor que durante el mismo periodo del año pasado (en 1.000 casos), es un dato alarmante por tres aspectos principales: no todos denuncian, y buen número de esos atracos se cometen con armas, lo que pone en inminente riesgo a la víctima, además la incidencia de menores es cada vez más alta.

La Policía ha atacado las grandes organizaciones que se dedican al hurto en la capital y sus integrantes están en la cárcel esperando juicio. Para eso también se ha incentivado la denuncia, para que a la hora de hacer la judicialización e imputación de cargos, esta sea exitosa.

Para el experto Hugo Acero es urgente una acción integral entre la Policía y la Administración, de manera que las estrategias no se concentren en el aumento del pie de fuerza sino en el trabajo mancomunado.

2. El microtráfico

Atacar los expendios de droga y la metamorfosis que ha sufrido la venta de alucinógenos desde que los dueños de las ‘ollas’ se reparten las cuadras de los barrios. En 2009, se ubicaron 164 puntos de venta de drogas que comenzaron a ser intervenidas por la Policía. Esta ha hecho operativos en los colegios, uno de los puntos donde se concentran los expendedores y donde oficialmente se detectaron 47. Sin embargo, estos no han sido constantes ni suficientes.

Muchos de los parques también se han convertido en los lugares favoritos de los jíbaros.

3. Sistema Integrado de Transporte, SITP

TransMilenio (como ente gestor) y la Secretaría de Movilidad han alcanzado el 90 por ciento de implementación de los buses del SITP. Sin embargo, aún hacen falta 3.400 buses, que siguen sin ser chatarrizados y que mantienen las viejas prácticas del servicio colectivo.

El otro dolor de cabeza es el futuro de Egobús y Coobús, empresas que hacen parte del proceso y están actualmente a la espera de una solución de la Superintendencia de Puertos y Transporte. Expertos recomiendan a la nueva administración: mejorar la calidad en frecuencias y confiabilidad, aumentar tarifa y nuevo esquema tarifario, contar con fuentes ciertas para financiar el déficit que registra (estimado en 600.000 millones de pesos en 2016, con alza de 150 pesos), mejorar la información al ciudadano, aumentar la red de recargas de tarjetas y mucha cultura ciudadana.

4. Cultura ciudadana

Entre 2.000 y 2.500 riñas cada fin de semana en Bogotá, intolerancia en el transporte público, grafitis en las fachadas de la ciudad, peleas callejeras entre estudiantes, personas que permiten que sus mascotas hagan sus necesidades en las calles sin que después las recojan. Según Henry Murrain, director ejecutivo de Corpovisionarios, la nueva administración debe saber que la cultura ciudadana es un tema central para entender la vida de la gente.

“No es un asunto accesorio que pueda reducirse a acciones aisladas, debe haber una política de cultura ciudadana robusta, con sistemas de información que determinen qué está ocurriendo”. Uno de los hallazgos del estudio ‘Antípodas de la violencia’ es que en las ciudades la violencia interpersonal derivada de riñas y venganzas juega un papel mayor de lo que usualmente se piensa como causa de muertes. Estas causas son más frecuentes que la violencia generada por factores sociopolíticos, y que los homicidios por atracos y robos, clasificados como violencia económica.

5. Aseo y acueducto

La Empresa de Acueducto de Bogotá (EAB) asumió la prestación del servicio de aseo a través de su filial Aguas de Bogotá. Esta nueva misión fue muy criticada. El impacto financiero se hizo sentir: hace menos de un mes se ratificó la capitalización por 15.000 millones de pesos para que Aguas de Bogotá pueda tener flujo de caja.

Hoy, la empresa de aseo tiene 11 sindicatos (dos más están en trámite). Además, el manejo de su flota, la operación de recolección y su escasa rentabilidad la tienen en la mira de los órganos de control.

Maryluz Mejía, presidenta ejecutiva de Acodal, afirmó que la “EAB debe retomar su vocación técnica en donde se actúe obedeciendo a criterios de planificación, eficiencia y eficacia en cumplimiento de lo establecido en la ley 142/94, donde el recurso humano sea calificado y su permanencia obedezca a criterios de evaluación de resultados”.

6. Río Bogotá

Limpiar el río Bogotá, uno de los más contaminados del mundo, vale 9,3 billones de pesos. El año pasado, el Consejo de Estado fijó un plazo, que vence en el 2017, para implementar una serie de medidas para cumplir con ese fin.

Aunque la responsabilidad de recuperar el río recae sobre decenas de entidades, porque su cuenca incluye 47 municipios de Cundinamarca, la mayor carga contaminante proviene de la capital. Por eso, la Empresa de Acueducto avanza en la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales.

“La región tiene que empezar a ver el río como una oportunidad y no como un problema”, dice María Elena Vélez, directora de la Fundación Millenium, que trabaja en diversos temas sociales y ambientales en la Sabana. Ella apoya la idea del alcalde electo, Enrique Peñalosa, de valorizar con obras los terrenos adyacentes al río para financiar su recuperación. Según ella, “es la única forma de cumplir con el plazo”.

7. Capital Salud

Casi un millón de afiliados de Capital Salud están en riesgo por culpa de la crisis de Capital Salud, la empresa promotora de salud del régimen subsidiado (EPS-S). A la crisis financiera se le suman el caos operativo y el enfrentamiento que mantienen los dos socios de la empresa mixta, por diferencias en su manejo: el Distrito, propietario del 51 por ciento de las acciones, y Salud Total EPS, dueña del 49 por ciento restantes. Mientras que el primero dice que no liquidará la entidad, el segundo argumenta que es el mejor camino. Según el entonces  presidente de Salud Total EPS, en 2014,  Luis Guillermo Vélez, esta EPS había acumulado  pérdidas por 60.000 millones de pesos, y el déficit de ese año, con corte al 30 de septiembre, ascendía a 118.000 millones. “Es una empresa que no es viable financieramente”, dijo en su momento.  En la mitad están los usuarios, padeciendo largas filas y mala atención.

8. Plan de Ordenamiento

El Decreto 364 del 2013 modificó las normas urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial. Pero el Consejo de Estado lo suspendió en el 2014. “El POT de Petro pasó a Bogotá a un modelo en el que solo crecerá en 14.000 hectáreas (centro ampliado), aun cuando hay 38.000 hectáreas urbanizadas que no fueron incluidas”, dice el urbanista Camilo Santamaría.

Con el 364, la ciudad aumentaría su densidad poblacional en zonas que están altamente pobladas y que ya no aguantan más densidad. El alcalde entrante deberá conciliar un nuevo modelo en el Concejo, garantizando, entre otras, evitar un colapso urbano por exceso de densificación.

9. Cerros orientales

En el 2013, el Consejo de Estado confirmó la prohibición de construir en 15.000 hectáreas al borde de la reserva Bosque Oriental de Bogotá. Pero allí las obras ilegales siguen fuera de control. Para la urbanista Diana Weisner, son necesarios correctivos más eficientes. “Hay que impulsar proyectos para traer la ciudadanía”, como un corredor ecológico y la recuperación biofísica de los cerros, con acceso al público y usos múltiples.

El fallo ordena respetar las licencias de construcción expedidas antes de la decisión y legalizar decenas de barrios de invasión, en lo que el Distrito ha avanzado.

10. TransMilenio

En el 2010, TransMilenio había movilizado a 3.000 millones de pasajeros, y solo ese año se empezó a hablar de crisis de éxito, por la sobredemanda. De 17.000 personas que movilizaba en un día hábil en el 2003, se pasó a más de 3 millones 500.000 en el 2015.

Inseguridad, riñas, agresiones sexuales, pocas frecuencias, mala imagen del sistema y desequilibrio económico, los grandes retos por superar. La construcción de la troncal de la avenida Boyacá, aún sin adjudicación, es una de las prioridades para aliviar la congestión que se vive.

El Tiempo

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *