Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Marzo 17, 2015

Los trancones no solo asfixian a Bogotá; así están las otras ciudades

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El tráfico en las principales capitales del país se ha complicado tanto en los últimos años que ya Cali está analizando si implementa un pico y placa para las motos; y otras, como Medellín pretenden estimular más el uso de la bicicleta.

Aunque Bogotá es criticada por su congestión, los trancones crecen también en las otras capitales del país. (Vea la galeria: Trancones gigantes en Colombia).

Captura de pantalla 2015-03-17 a las 9.42.20 a.m.

Según las autoridades locales y expertos, la congestión se debe en parte a la falta de vías; la disminución del uso de los sistemas de transporte público y la realización de obras, pero, principalmente, al incremento del uso de vehículos particulares (carros y motos).

En Medellín, donde existe el sistema de transporte público más completo del país (metro, Metroplús –sistema articulado de buses– y metrocable), la Secretaría de Tránsito reconoce que los ‘tacos’ en algunas vías se deben a que el parque automotor se triplicó en los últimos 10 años.

Natalia Escobar, coordinadora de la Red de Ciudades Cómo Vamos, explicó que los estudios que realizan en once ciudades indican que el uso del vehículo particular aumenta en todas las ciudades, mientras el del transporte público viene a la baja. De mantenerse la tendencia en 10 años los particulares primarán sobre el servicio público a la hora de moverse.

Según los estudios de la red Cómo Vamos, desde el 2002 se ha duplicado la percepción de los habitantes de que sus desplazamientos toman más tiempo.

“Es imposible que las vías crezcan en la medida en que lo hacen los carros. Es necesario que las ciudades implementen medidas para incentivar el uso del transporte público, y otras medidas alternativas, como la bicicleta o caminar”, dijo Escobar.

El caos vehicular se sigue ‘devorando’ a Bogotá

En la capital la movilidad no deja de ser un problema, hay por lo menos cinco puntos considerados como los peores ‘tacos’ para el tránsito.

Uno de los sectores con más represamiento, y donde puede llegar a durar hasta una hora, es la calle 134 hasta la 127 por la carrera 7.ª. Este punto es considerado como el ‘campeón’ de los trancones.

No obstante, no es el único sector con problemas en la carrera Séptima, entre la calle 116 y la 106 los conductores se encuentran embotellados por 30 minutos, situación que empeoró cuando se cerró la carrera 11, desde la calle 106 hasta la 100.

El descontento de los ciudadanos por los impresionantes trancones de la capital se reflejan en los resultados del informe de ‘Bogotá, cómo vamos’, en el que se revela que en el 2014, respecto al 2013, aumentó el desespero por la movilidad.

La encuesta muestra que el 65 por ciento de las personas duran más tiempo en sus trayectos, 23 puntos más que el resultado anterior.

La lista de zonas críticas la completa la avenida 19 entre calles 134 y 127, donde se necesitan 45 minutos para salir del trancón. Otro claro ejemplo es la autopista Norte con calle 87 en hora pico, y eso que es una vía principal. También en la avenida 9.ª, en sentido norte-sur, entre calles 151 a 106.

Medellín no esperaba tanto carro

La construcción del puente intraurbano más largo del país en el norte, los trabajos para abrirle paso al tranvía y 10 obras viales en El Poblado son las razones identificadas para los trancones que azotan a la capital antioqueña.

En horas pico se ha vuelto un lío andar por arterias como la vía Paralela y la Oriental, y las otrora tranquilas Bomboná y Colombia, en el centro, entre otras. Las obras, sin embargo, solo estarían haciendo más visible el fenómeno de fondo.

Para la Secretaría de Movilidad, los problemas se deben principalmente a que el número de vehículos en la ciudad se triplicó y la malla vial solo creció el uno por ciento en los últimos diez años.

Las obras para el tranvía han afectado la movilidad. David Sánchez/EL TIEMPO

El porcentaje de personas que creen que se demoran más moviéndose en la ciudad pasó del 23 al 41 por ciento en los últimos seis años, según ‘Medellín, cómo vamos’.

Ómar Hoyos, secretario de Movilidad, explicó que para desincentivar el uso del vehículo particular, los buses urbanos serán reemplazados por padrones o articulados, que tendrán carriles exclusivos, paradas, frecuencias y horas fijas.

En la ciudad también está en marcha un ambicioso plan para construir 400 kilómetros de ciclorrutas.

Freno en vías al norte de Barranquilla

La capital del Atlántico se ha caracterizado por la facilidad para recorrerla, pero en los últimos años los tiempos entre un sitio a otro no tan distante han aumentado.

El programa ‘Barranquilla, cómo vamos’ reporta que del 2008 al 2013 el porcentaje de encuestados que indicaron que les tomaba más tiempo llegar a sus sitios de trabajo o estudio en la ciudad pasó del 25 al 30 por ciento.

Actualmente el norte es el sector más afectado por la aparición de trancones, siendo la calle 76 entre carreras 53 y 54 una de las direcciones que a diferentes horas presenta mayores problemas. El caos también se evidencia en la misma calle con carreras 57 y 58, la calle 98 con carrera 51B y la calle 90 con carrera 46.

La evasión de algunos conductores al pico y placa, que rige en un cuadrante del norte mientras se ejecutan varias obras de canalización de arroyos, y la ampliación de vías son unas de las razones de la congestión.

En Cali, las motos están en la mira

El estudio que hacen las autoridades de Cali sobre la posibilidad de extender la medida de pico y placa a las 480.000 motos que ruedan por la ciudad, para mejorar la movilidad, desató el inconformismo de los motociclistas locales, que anunciaron movilizaciones para los próximos días.

El secretario de Tránsito del municipio, Ómar Cantillo, señaló, por otro lado, que no hay decisiones por el tema pero sí recibió la idea para su estudio en una reunión.

En la capital del Valle, según las encuestas de percepción ciudadana de ‘Cali, cómo vamos’, el porcentaje de personas que aseguran que sus trayectos en la ciudad se demoran más pasaron del 2008 al 2014 de un 40 a un 54 por ciento.

En la ciudad, con un crecimiento del parque automotor cercano al 200 por ciento en los últimos cinco años, en la actualidad circulan 1,3 millones de vehículos a diario.

“La salida de Cali por el sur es nuestra zona más pesada. Entre semana, la congestión vial en la avenida Cañasgordas hace imposible la entrada y salida de vehículos”, asegura Cantillo.

Las autoridades señalan que en buena medida los líos de movilidad se deben al alto ingreso de vehículos de municipios aledaños. Se cree que al menos 600.000 no pertenecen a la ciudad, sino que provienen de Palmira, Jamundí y Zarzal.

Obras taponan a Bucaramanga

En la capital de Santander, el embotellamiento en horas pico y valle se registra por la reducción de la autopista a Floridablanca, donde un carril en ambos sentidos fue cedido al sistema Metrolínea.

A esta situación se suma la construcción de varias megaobras que generan represamiento de vehículos.

‘Bucaramanga, cómo vamos’ señala en uno de sus estudios que los ciudadanos han destacado del 2010 al 2013 que sus tiempos de desplazamientos se han incrementado. El número de personas consultadas que lo manifestó así se subió del 26 al 45 por ciento.

Los sectores con más dificultades son el centro y sur de la ciudad, la autopista del Occidente y el corredor vial entre el Puente Provenza y el sector Puerta del Sol, donde se presentan trancones de tres kilómetros. La construcción de un tercer carril en la autopista entre Bucaramanga y Floridablanca es la obra que más genera congestión.

Para mitigar el fenómeno, desde el lunes las autoridades extendieron el pico y placa a toda la ciudad, con lo que salieron de circulación 120.000 vehículos al día.

Cartagena vuelve a sus ‘tacos’

Varios sitios de La Heroica, donde hace varios años se originaban grandes acumulaciones de vehículos en horas pico, se congestionaron de nuevo por cambios viales.

En la India Catalina, por ejemplo, la ampliación de la vía para el paso de los buses de Transcaribe sirvió para acabar con el desesperante trancón que se formaba varias veces al día. Sin embargo, la decisión de utilizar un carril como retorno para el castillo de San Felipe revivió el problema.

En vías cerca de la India Catalina la movilidad es difícil. Archivo particular

Otro que se formó es el que está a la altura del Centro de Convenciones; las obras de recuperación de la calle del Arsenal y la reparación de un tramo de la calle Larga generó que las horas pico sean asfixiantes. A esto se suman cambios viales en algunas calles, como la San Juan de Dios y la de las Damas, lo que provocó confusión entre conductores y atascos para ingresar al centro. Se volvió tan complicada la movilidad, que ‘Cartagena, cómo vamos’ indica que un 49 por ciento de la gente señaló, en el 2014, que se demoraba más tiempo en movilizarse que el año anterior.

El Tiempo

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *