Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Noviembre 23, 2015

Metro sin adjetivos / Voy y vuelvo

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

No les hace bien a la ciudad ni a los bogotanos el cruce de mensajes que se viene haciendo en torno al futuro del metro de Bogotá. Y mucho menos, como hace el alcalde Petro, promoviendo movilizaciones ciudadanas que lo único que generan es más desánimo y pesimismo entre la gente.

Petro empieza a ser víctima de la misma medicina que aplicó lo largo de su mandato: imponer sus tesis por encima de cualquier discusión.

Pero ese es su estilo: polarizar. Así arrancó su gobierno y así piensa terminarlo. A los pocos días de haber asumido el cargo, ya hablaba de protestas ciudadanas porque concejales de su partido estaban en riesgo de no quedar elegidos. ¿Acaso no vio los resultados de las elecciones pasadas? Los ciudadanos no quieren más polarización ni tonos amenazantes.

 El Alcalde tiene todo el derecho a defender el metro subterráneo que ayudó a impulsar y que puso en un punto alto. Logró conciliar la gama de intereses que se ciernen sobre la megaobra, incluso, de aquellos sectores reacios a su manera de ver las cosas.
Petro tiene razón en preocuparse por la demora en los tiempos de la licitación o por la ausencia de un Conpes que blinde financieramente la obra o por los cambios que ahora el alcalde entrante sugiere, entre estos hacer tramos elevados.
Lo que no es aconsejable es que dé un portazo a la discusión que ha suscitado la postura del nuevo mandatario. Y tiene argumentos para hacerlo. Los conoce bien el director del IDU y los ha defendido en todos los escenarios posibles, como debe ser. Ahora, que salga derrotado es otra cosa, pero tienen armas suficientes con qué defenderse.

No debe olvidar el Alcalde que aquí el gran jugador se llama Gobierno Nacional, y es el que ha planteado las pausas, el mismo que pone el 70 por ciento de los recursos. O, para usar un término de moda: el que tiene la chequera. Por tanto, está en su derecho de mirar más allá de la coyuntura.

Mucho me temo que Petro empieza a ser víctima de la misma medicina que aplicó lo largo de su mandato: imponer sus tesis por encima de cualquier discusión. Lo hizo con las basuras, con los subsidios generalizados, con el SITP provisional, con el acueducto, con el POT, con las tarifas especiales de TransMilenio, con el pico y placa en el centro que después fracasó, etc. Y, cuando algunos de estos ítems se trataban de cuestionar, su argumento favorito era: la gente eligió a la Bogotá Humana, “a respetar la voluntad popular”, trinaba. Pues bien, ahora Peñalosa empieza a usar el mismo racionamiento: la gente eligió al gobierno del metro elevado. ¿Cuál es la diferencia? Eso pasa por querer ser simplistas.

Insisto: solo el poder de los argumentos podrá llevar a la conclusión de cuál es el metro que le conviene a Bogotá en medio del panorama económico que se vive. Pero si se le agregan epítetos, provocaciones y desinformación, no esperen nada distinto al reclamo ciudadano, que es en el fondo lo que quiere Petro.

A nadie le gusta que el pan se le queme a la salida del horno, pero eso depende de qué tan caliente esté el fogón. Y solo Petro sabe a qué temperatura quiso poner el debate.

Fernando Rivas, periodista chileno, dijo esta semana en un foro sobre transporte que en su país los gobernantes no ven al metro como un ‘nicho político’. Aquí sí, mi querido Fernando, por desgracia.

Petro no debe enceguecerse con la llegada de un nuevo gobierno. Si su obra está cimentada en valores fuertes –como asegura–, si los ciudadanos consiguieron apropiársela, si los resultados son evidentes, allí tendrá que seguirse edificando. Si, por el contrario, todas sus realizaciones fueron producto, ya no de la mermelada, sino de un embutido ideológico que se adobó con especias insaboras, pues no espere nada distinto a un proceso de desintoxicación. El paso del tiempo lo dirá.

El Tiempo

 

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *