Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Junio 16, 2015

‘Mi afán es evitar riesgo de que el metro no se haga’

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

El alcalde Gustavo Petro aún no entiende por qué hay sectores en el Gobierno nacional empeñados en dudar que el Distrito tiene cómo pagar sus 4,14 billones de pesos (el 30 % del costo de obra) para la primera línea del metro de Bogotá.

En entrevista con EL TIEMPO, el mandatario dijo que sí hay cómo cumplir las dos exigencias de la Nación –que la plata sea bancable y que priorice la creación de una empresa metro– para que dé los 9,65 billones de pesos (70 % de la obra) prometidos en el consejo de ministros.

Alcalde Gustavo Petro teme que embolaten la megaobra si no abren licitaciones este año.

Alcalde Gustavo Petro teme que embolaten la megaobra si no abren licitaciones este año.

Aseguró que los recursos de la ciudad están garantizados por crédito o a través de las empresas de Teléfonos (ETB) y de Energía (EEB) y que tiene cómo crear la empresa metro, con o sin el apoyo del Concejo de Bogotá.

Además, habló sobre su preocupación por el silencio del vicepresidente Germán Vargas Lleras frente a la megaobra y sobre la oposición que le ha hecho a través de Cambio Radical. “Creo que piensa en la presidencia y me ve como un rival”, dijo.

¿Cómo se siente con el cheque del presidente Juan Manuel Santos?

No es un cheque simbólico, es una decisión que se materializará en el Conpes. La Nación debe convocar.

Solo harán el Conpes si el 30 % del Distrito es bancable. ¿Es así?

Algunos funcionarios del Gobierno Nacional y sectores de opinión desconfían de la capacidad institucional y financiera del Distrito, lo que es contraevidente. Los gobiernos de Mockus y del Polo fueron tímidos con los créditos, lo cual le generó una capacidad de endeudamiento muy grande a la capital.

Se cuestiona la dependencia que tienen del Concejo para tomar esas decisiones…

Algunos creen que necesitamos al Concejo y ven las malas relaciones con sus mayorías como un obstáculo insalvable. Su cálculo político es que por eso los procesos de adjudicación quedarán para el 2016. Sería lamentable que una ciudad con capacidad económica, deje de construirlo por razones políticas. Le digo a la presidenta del Concejo: ¿están dispuestos a ser el Concejo del metro?

¿Y si no?

El Distrito tiene otras fórmulas bancables y no ha fallado en su endeudamiento. Por ejemplo, la titularización que hizo Transmilenio para acabar las troncales de la calle 26 y la carrera 10.ª la logramos con éxito en los primeros seis meses de gobierno. Cuando buscamos crédito, hemos tenido 10 veces más ofrecimientos de los que solicitamos.

¿Qué plata hay hoy?

Hay una bolsa para obras de movilidad (los cables, la troncal Boyacá, la conexión de troncales de TransMilenio y el metro). Son 10,5 billones de pesos de la Nación, y 5,5 billones del Distrito. La Nación dio 9,65 billones de pesos para el metro y falta un billón que prometió para reparar la avenida Caracas.

¿Cómo financiará el Distrito sus 5,5 billones de pesos?

El Concejo ya aprobó 2,4 billones de pesos del cupo de deuda para la bolsa y faltarían 3,1 billones que tendrían cuatro fuentes. En primer lugar, en la EEB y la ETB tenemos 4 billones de pesos en reservas, propiedad del Distrito por norma legal. Yo, como su representante, puedo capitalizar a la ETB y EEB, si entran como socios en el proyecto metro.

Otra forma es un flujo anual de las utilidades de las empresas, sin arriesgar sus finanzas, pero con las reservas como fuente de financiación. Faltaría la aprobación de las asambleas de accionistas, con los que ya hay diálogos.

Un tercer camino es usar la mitad de la sobretasa a la gasolina que es para proyectos de transporte masivo. A 20 años, que duraría el empréstito, nos daría 2,4 billones más, bancables.

La cuarta carta es el pasaje. En el caso de TransMilenio, con la tarifa técnica se pagan la operación y los buses. En el caso del metro se pagarían los trenes.

Oficializaremos la propuesta en un documento que le entregaremos a la Nación con la base técnica, para pedir el Conpes.

Sin el metro no existe la plata de las tarifas. ¿Cómo es eso bancable?

Los bancos no van a cobrar los créditos ya. Lo harán por cuotas y, apenas empiece a operar, las tarifas serán un flujo de recursos para pagar.

¿No se comprometerían las finanzas de las empresas?

Si se vuelven socias del metro, su inversión volvería vía utilidades. Eso disminuye el costo financiero. Además, el nuevo Plan Nacional de Desarrollo dice que la operación de los modos férreos debe ser pública. Sería así, si las empresas operaran el metro.

Usaríamos unos ahorros, cuya propiedad es del Distrito y las sacaría, si es necesario, en cuotas anuales que no descapitalizarán a las firmas. Las reservas son garantía bancaria.

¿Y si la operación del metro no es autosostenible?

Depende de la demanda de pasajeros y pocas ciudades las tiene tan altas como Bogotá. Según el estudio de demanda, esta será una de las líneas más rentables del mundo.

¿Cómo se imagina la empresa metro?

No es un tema menor, pero no es tan difícil como buscar la plata, tema que ya resolvimos. Ya se la habíamos propuesto al Concejo, pero lo negaron. Igual, no se necesita la empresa ahora y por eso la Nación propone un alto gerente transitorio para asumir el proceso adjudicatorio.

¿Cuándo y cómo van crearla?

La Nación puede crearla por ley. Otra vía es que una empresa metro es de servicio público y la podemos crear sin el Concejo, aunque en concertación con el Gobierno Nacional. Por ahora, TransMilenio puede cumplir esa función, nadie tiene su experiencia en manejar recursos de la Nación. Otro camino es usar la Empresa Férrea Regional que ya existe.

¿Por qué le preocupa que no se inicien licitaciones antes de que termine su gobierno?

Sabemos que no vamos a adjudicar, pero queremos iniciar procesos licitatorios porque garantizan que no haya un retroceso, como ha sucedido históricamente con el metro.

¿Cree que la Nación le apuesta a que el proceso lo inicie el próximo alcalde?

Hay sectores políticos que se oponen al proyecto, pero el Presidente está jugado con el metro.

Usted se va, pero Santos se queda y querrá impulsarlo. ¿Eso no lo tranquiliza?

El peligro está más en la Alcaldía que en la Nación.

¿Por qué quiere hacer varios contratos y no uno, como propone la Nación?

Ambos modelos tienen sus riesgos, cada uno. Para el Distrito, no para la Nación, sería más fácil comprar ya los predios y licitar el material rodante, porque ya tenemos la plata. Con los trenes se generan unas especificaciones técnicas que van a incidir en el contrato de la obra civil.

Algunos creen que tiene afán de salir en la foto…

Mi afán es evitar el riesgo de que no se haga el metro. Si el proyecto no sale, quedamos como unos más de los fracasados en 70 años de propuestas para el metro. Pero si sale bien, quien sea que lo adjudique, es difícil que un ciudadano diga que nosotros no tuvimos que ver con el metro.

La relación entre el Alcalde y el Vicepresidente

¿Es el vicepresidente aliado del metro?

Pues no lo ha expresado y me preocupa. Una alianza público-privada (APP) para una autopista elevada no pelea con el metro, si la financian los privados, pero Vargas Lleras quiere mostrarlas como solución para la movilidad y no lo son en ninguna parte del mundo.

¿Cambio Radical se le atraviesa al metro?

Pues no he escuchado un apoyo explícito de Cambio Radical al metro, y hundieron las modificaciones excepcionales al POT, que tenían como uno de sus ejes financiar el metro.

¿Le preocupa el apoyo de los candidatos a las APP del vicepresidente?

Sí. Una autopista de segundo piso divide a la ciudad, es un muro.

¿Las rechaza por chocar con su visión de no empeñar la ciudad con unos privados?

No es aversión a las iniciativas privadas. Una iniciativa privada sí puede ser coherente con el interés general, que es el transporte público.

¿Y las 20 APP de Vargas Lleras no lo son?

Unas sí otras no. Por ejemplo, la de la autopista elevada para Soacha no es para sus habitantes, porque solo una minoría usa carro. Lo que necesitan es transporte masivo. El egoísmo de Bogotá es querer la autopista Sur para el tráfico de carga y para que la gente salga a vacaciones.

El vicepresidente dijo que estaba tranquilo con los candidatos porque el contraste en lo que viene y lo que hay es evidente. Usted le respondió que ojalá no esté agenciando proyectos para particulares. ¿Por qué es tan mala esa relación?

Él la puso así. Cambio Radical decidió hacer oposición a mi gobierno. Creo que Vargas Lleras está pensando en la presidencia y me ve como un rival, igual que el procurador Alejandro Ordoñez.

Hay quienes conciben el debate eliminando políticamente al otro, como el Procurador. Otros que lo conciben poniendo zancadillas para sacar ventaja. Y otros lo concebimos sobre la discusión de las tesis.

El Tiempo

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *