Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Octubre 17, 2013

¿Para dónde va?: el nuevo fenómeno del taxismo en Bogotá

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El final del turno, el ‘trancón’ (atochamiento) y el ahorro de combustible son algunos de los motivos de los taxistas para negarse a hacer una carrera.

Este reciente fenómeno que traslada hasta 80 quejas al mes a la secretaría de Movilidad, es el cuarto en número de denuncias en las centrales de taxis en Bogotá.

Este reciente fenómeno que traslada hasta 80 quejas al mes a la secretaría de Movilidad, es el cuarto en número de denuncias en las centrales de taxis en Bogotá.

En Bogotá hay más de 50 mil taxis que pintan de amarillo cada avenida, cruce, semáforo y algunas bahías de la ciudad. Una cifra que según un estudio de la Universidad de Los Andes en 2012, sobrepasa en 40 mil al número que debería tener la capital en relación con su tamaño. Quienes piensan lo contrario son algunos usuarios, a quienes les parece insuficiente esa cantidad, sobre todo a la hora de buscar un taxista que al preguntarle ¿para dónde va? no les responda “no, yo no voy para allá, no me sirve”.

Este reciente fenómeno que traslada hasta 80 quejas al mes a la secretaría de Movilidad, es el cuarto en número de denuncias en las centrales de taxis en Bogotá, y que va en aumento. Según comenta Jairo Torres Cubillos, gerente de Coop Teletaxi, a las quejas por cobro excesivo, maltrato al usuario, intolerancia hacia las minorías, se le suma el ‘incumplimiento en el servicio’ o la negativa a llevar a un usuario a determinado destino, un fenómeno sancionable que muchas veces, según los taxistas, tiene su explicación.

Lina Rodriguez, una usuaria frecuente de taxis denunció que el pasado viernes subió a un taxi cerca del centro comercial Plaza de las Américas y el taxista no quiso llevarla a su casa en el Tunal. “Eran las 5 pm y el señor después de que me senté me dijo que no me podía llevar, que me bajara porque no le servía ¿ah? no puede ser que ahora los taxis parezcan buses que llevan una ruta y uno tenga que preguntar antes para donde van”, cuenta la usuaria.

Para el propietario de Coop Teletax, aunque acepta que es un comportamiento incorrecto, dice que el empleado de taxi cuando tiene un turno establecido “no se puede dar el lujo de irse para un barrio lejano a hacer una carrera”, dice. Además afirma que “en la hora pico a ellos les va mejor hacer dos, tres o cuatro carreras pequeñas que irse para lejos” con el aliciente de que el arranque (las 25 unidades en las que empieza a marcar el taxímetro, equivalentes a 1800 pesos) les traen más ventajas económicas.

Según Torres, “eso no está permitido, por eso hay una sanción. Si incumple va por 15 días, la segunda va por 30 y la tercera es indefinida. Si es muy grave lo veto en las otras empresas mediante una carta”. Dice que el ministerio de Transporte y la secretaría de Movilidad exigen al taxista que lleve al usuario “así sea a una cuadra o bien lejos, o sino no se comprometa a ser conductor ni taxista”, cuenta en sus propias palabras.

El director de control y vigilancia de la secretaría de Movilidad, Luis Carlos Daza, invita a que las personas se quejen a través de la web, en la línea 195 o a través del sistema distrital de quejas y soluciones (SDQS).

Posterior a la queja “lo que hacemos es requerir a la empresa de transporte. Si ellos no responden, nosotros hacemos las respectivas acciones cuando realizamos auditorías a las empresas de transporte, anualmente”.

Desde que en 2001 se expidió el Decreto 172, ahora son las empresas de taxis las que sancionan a los conductores que incurran en comportamientos indebidos y son ellas las que expiden la tarjeta de rodamiento, el paz y salvo y controlan las hojas de vida de los conductores, entre otras cosas que explica la norma. Por lo que la secretaría de Movilidad no puede sancionar directamente a los conductores, sino a las empresas a las que están afiliados.

Para la concejal Angélica Lozano, el problema del taxismo no solamente en Bogotá, sino en Colombia, se fundamenta en la anterior ley. “Es una urgencia destrabar la estructura del funcionamiento de los taxis en Bogotá. Que no le sirven ni a la ciudad ni a los usuarios porque tienen muchas barreras legales, por este artículo no prestan servicio de calidad e impide el control efectivo del Estado a través de la secretaria de Movilidad”.

Según la concejal no existe regulación alguna desde el Distrito para los taxis en la ciudad, “ni siquiera el Distrito se queda con un solo peso de los taxis ¿Cuánto le pagan a la ciudad para que inviertan en seguridad vial? están prestando un servicio y eso merece remuneración, respeto y garantía, pero ellos generan unos efectos: congestión, contaminación y malla vial. Ellos no contribuyen en proporción a lo que gastan de la ciudad”.

Para Lozano lo ideal sería que la secretaría de Movilidad expida la tarjeta de rodamiento y lleve un registro único de los taxistas de Bogotá, así mismo que haya sanciones serias para quienes se comporten indebidamente con los usuarios y evitar que cada empresa haga el registro que quiera.

Finalmente, taxistas a quienes consultó El Espectador manifestaron que sus razones pasan por la seguridad en algunos lugares, el trancón y el ahorro de combustible, en la mayoría de los casos.

America Economía

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *