Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Agosto 12, 2015

Plataformas tecnológicas al servicio de la movilidad urbana

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Las principales urbes presentan problemas de movilidad derivados de su crecimiento desordenado.

Son importantes las recientes declaraciones del vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, sobre la regulación de servicios de transporte que se prestan a través de plataformas tecnológicas, también lo es el hecho de que se hayan convocado mesas de trabajo para analizar de manera rigurosa el tema y tomar las decisiones que beneficien sobre todo a quienes son la razón de ser de los sistemas de movilidad, los ciudadanos.

El resultado que se espera es dar solución a un debate sin salida en lo que respecta a la regulación se estas plataformas, debate en el que ha imperado una visión limitada que pretende encasillar lo desconocido en parámetros existentes que pueden eliminar la posibilidad de contar con esquemas innovadores que promuevan el ciclo virtuoso de la disrupción creativa: innovación, disrupción y regulación vanguardista.

Desarrollos tecnológicos modernos que han generado nuevos servicios que facilitan la movilidad de los ciudadanos, a través del uso de plataformas masivas, como por ejemplo: Uber.

Desarrollos tecnológicos modernos que han generado nuevos servicios que facilitan la movilidad de los ciudadanos, a través del uso de plataformas masivas, como por ejemplo: Uber.

Las principales urbes del país presentan grandes problemas de movilidad derivados de su crecimiento desordenado y de la alta motorización, que a su vez generan altos tiempos y costos de viaje, emisiones contaminantes, accidentalidad, estrés y desgaste emocional. En este sentido, se puede decir, como lo concluyó la encuesta realizada por el “Institute for Business Value”, moverse en las ciudades duele.

Para atender esta problemática tanto el Gobierno Nacional como de los gobiernos locales han promovido e implantado medidas como la modernización del transporte público, la promoción de modos no motorizados, la racionalización del uso de vehículos privados y en menor medida, la organización logística de la carga, sin lograr aún un resultado óptimo con la aplicación de estas soluciones.

En paralelo y teniendo en cuenta lo anterior, se han dado desarrollos tecnológicos modernos que han generado nuevos servicios que facilitan la movilidad de los ciudadanos, a través del uso de plataformas masivas, cada vez más atractivas y con gran penetración en las grandes ciudades del planeta, dentro de los caben mencionar ejemplos como Tripda, Cabify y Uber, aunque por supuesto no son las únicas.

Dicha innovación ha dado paso al concepto de la movilidad colaborativa, que supone un cambio cultural y económico hacia un modelo de plataformas de red-entre-pares, como puede ser un dueño (conductor) de un automóvil particular y un usuario de transporte. Un sistema cuya popularidad y conveniencia para los particulares es indiscutible.
El servicio ha tenido tanto éxito que sus demandas son cada vez más altas, para el caso de la Ciudad de México esta cifra ya asciende a 500.000 usuarios del servicio.

Esta misma situación ya se está presentando en ciudades colombianas y ha llamado la atención principalmente del gremio tradicional de transportadores, dado que consideran estos servicios como competencia desleal; de los ciudadanos que lo califican como un servicio de muy alta calidad; y del gobierno, que busca garantizar su regulación, así como la movilidad y seguridad de las personas.

Como se observa, son diferentes actores los que se verán afectados por la decisión que resulte de los anuncios del gobierno. Así las cosas, es importante que las discusiones que se den dentro de un marco técnico y con enfoque hacia el usuario de los servicios, trascendiendo los intereses políticos y económicos que pueden rodear este tipo de decisiones.

Se requieren modelos regulatorios de vanguardia dirigidos a atender otros segmentos dentro del mercado de servicios de transporte. Sin esto se contribuirá a perpetuar una incertidumbre jurídica tanto para proveedores como para usuarios, una situación en la que no gana nadie, ni estado, ni sociedad y, aunque no lo puedan percibir ahora, tampoco para los servidores de la industria que hoy se opone al cambio.

Se espera que la apuesta del Gobierno Nacional, planteada en el Plan Nacional de Desarrollo, de: “impulsar modelos para la gestión de movilidad en las ciudades, en donde se contemplen alternativas para mejorar la calidad de vida, la utilización eficiente de los recursos, la reducción del tiempo de desplazamiento, la promoción de los transportes limpios y la utilización de tecnologías que contribuyan a la gestión del tráfico”, se haga realidad en esta regulación.

El producto de este anuncio del gobierno nacional debe generar nuevas opciones de movilidad sustentable y mejorar la calidad en el servicio tradicional de taxi, cada vez más criticado por los usuarios. Es necesario nivelar por lo alto y no lo por bajo, teniendo siempre como centro al ciudadano. Colombia es reconocido en la región e internacionalmente como un país referente en materia de movilidad y por ello es de esperarse que la movilidad compartida encuentre un marco regulatorio permanente.

Es importante analizar lo que está pasando en otros países y ciudades, en donde, como el caso de México, se acaba de regular la prestación de estos servicios, con la participación de todos los actores, teniendo como premisas el derecho a la movilidad, la calidad del servicio, el derecho del individuo a decidir cómo se quiere movilizar y el interés del gobierno de hacer una ciudad con mejor calidad de vida para sus habitantes.

En el contexto mexicano, la autoridad y el gremio tuvo la misma respuesta de rechazo que se ha dado en Colombia sin que se viera un espacio de negociación posible. No obstante, producto de la expresión ciudadana la autoridad cambio el discurso y convoco a espacios de diálogo donde se discutió la necesidad de crear una nueva categoría de transporte que permita mantener las características del sistema que ha satisfecho a un mercado así como la necesidad de emprender medidas que mejoraran al servicio de taxi convencional. Este proceso derivó en la expedición de una normativa que da certeza a la operación de las plataformas tecnológicas que ofrecen servicios de transporte.

Como señalan los autores del recientemente publicado Informe de Calidad de Vida Bogotá 2014, “la movilidad no es la responsabilidad de una administración, es la de una sociedad y la de cada uno de sus actores”. Para promover esta discusión, EMBARQ México y la Universidad Externado de Colombia, están convocando al Primer Foro de Movilidad Colaborativa en el cual se congregarán distintos enfoques que permitirán aportar a la construcción de un camino conveniente para la regularización de estos servicios en el marco de una mirada innovadora de la movilidad sustentable.

FERNANDO PÁEZ
Director de Sistemas Integrados de Transporte. CTS Embarq de México

El Tiempo

Notas Relacionadas






0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *