Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Abril 2, 2012

Cara a cara entre Navarro y Parody: lo bueno y malo de la gestión Petro

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá

Antonio Navarro, exsecretario de Gobierno, y Gina Parody, excandidata a la alcaldía, defienden y atacan, respectivamente, la gestión de Gustavo Petro en la administración de Bogotá.


Antonio Navarro

Han sido cien días intensos

Pocos gobiernos en la historia de Bogotá han comenzado con tanta polémica pública. Antes de posesionarse, al Alcalde ya lo estaban acusando de causar pánico económico por sus declaraciones sobre el posible holding de las empresas de servicios públicos.

El día de su posesión, él mismo tomó la iniciativa de promover el desarme ciudadano, medida a la que le saltaron detractores pero que finalmente fue copiada en otros lugares del país.

La razón de fondo de las controversias es que Gustavo Petro ha propuesto importantes modificaciones del ‘modelo de ciudad’ que ha estado vigente en los últimos años.

El programa de gobierno ya lo decía: por una parte, lograr una ciudad que responda al cambio climático que vive el planeta, lo cual significa una ciudad más compacta y con un respeto profundo por el ambiente, donde se limite la expansión hacia el norte de la Sabana, la construcción de viviendas debajo del río Bogotá y la invasión de los cerros.

Por otra, avanzar a una ciudad más equitativa, comenzando por el desarrollo humano de sus niños y jóvenes, construyendo y mejorando jardines infantiles, extendiendo la jornada escolar e instaurando el grado 12, siendo la equidad la primera prioridad del plan de gobierno. Y también una Bogotá donde prevalezca lo público, priorizando un sistema de transporte no solo de buses sino de múltiples modos, así como una lucha frontal contra la corrupción.

Han pasado 100 días intensos, con logros concretos. En seguridad, es notable una disminución del 24 por ciento de los homicidios, haciendo de nuestra capital la ciudad colombiana mayor de 1 millón de habitantes con la menor tasa de muertes violentas.
El cumplimiento de la entrega del mínimo vital de agua para los más pobres, la extensión de la jornada escolar a 8 horas para 15.000 estudiantes y un modelo de salud preventiva en localidades enteras, empezando por Bosa, son resultados visibles en desarrollo humano y equidad.
La participación y el empoderamiento ciudadano están arrancando con fuerza en la discusión del Plan de Desarrollo en los barrios.
La continuación de los estudios para el metro pesado está asegurada y presentada la propuesta de una ruta inicial para el metro ligero.
Nos echamos al hombro el conseguir la sede de la Selección Colombia para las eliminatorias al mundial y, cumpliendo con la ley vigente desde diciembre pasado, hacer posible un gran concierto en El Campín con la protección para la cancha de juego.
Problemas no han faltado, desde la asonada contra TransMilenio, donde, sin embargo, no hubo un solo herido y los usuarios volvieron a casa en los articulados, pese al cierre de la Caracas, hasta la negativa del Concejo Distrital a conformar una coalición de gobierno.

Como gobernar es también resolver problemas, lo estamos haciendo con la mejora gradual ya perceptible del transporte masivo.

La oposición es a ratos feroz, alguna buscando tumbar al Alcalde. Pero el apoyo ciudadano se mantiene alto, mostrando que las mayorías creen que esta es la hora de una Bogotá humana.

Gina Parody
Cien días de improvisación

¿De dónde viene la tradición de medir a los gobernantes en sus primeros 100 días? Se inauguró con el presidente Roosevelt, quien recibió a Estados Unidos en una gran depresión económica y pidió ser medido porque sabía que debía reaccionar rápido, generar confianza, optimismo y emprender una mejora en la economía.
Bogotá viene de una gran crisis y requiere de un examen parecido. El nuevo Alcalde debía mostrar que llevaba un ‘Roosevelt’ por dentro, y no solo hablar cháchara. Sin embargo, Petro ha infundido miedo y desconfianza. Antes de posesionarse, causó pánico en la bolsa e hizo caer el valor de la acción de la Empresa de Energía.
Luego le dijo a este diario: “Bogotá está peor de lo que pensaba”. Y el día del bloqueo de TransMilenio, mientras la ciudadanía vivía momentos de angustia, él, refugiado en una “sala de crisis”, informaba vía Twitter lo que pasaba como si fuera un reportero de guerra y no un alcalde con liderazgo.

Después, se le ocurrió asustar anunciando que la ciudad estaba al borde de un apagón. Y últimamente, jugando con la seguridad jurídica de los contratos, ha aumentado el riesgo de inversión en la ciudad.
Petro siempre ha sido más de discursos que de técnica. Así lo demuestra el borrador del Plan de Desarrollo, que, como bien lo definió Alejandro Gaviria en un foro en la Universidad de los Andes, “contiene metas ambiciosas, instrumentos precarios y argumentos retóricos”. Por eso su característica más destacada es la improvisación. Por ejemplo, al anunciar que no haría las obras del Plan Zonal del Norte produjo un aumento en el precio del suelo, tanto que hoy la vivienda nueva más barata que se consigue es en estrato 3.

En transporte, ha sido prueba y error. Dijo que el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) entraría en el 2013 y que compraría 150 buses híbridos, pero su gerente de TransMilenio lo corrigió y afirmó que el SITP arrancaba en julio y que no había plata para esos buses.

Ahora, que tiene en bandeja de plata hacer el metro por la Caracas, que el presidente Santos le está ¡suplicando! que acepte el 70 por ciento de la financiación y que en 18 meses finalizan los contratos de la Fase I de TransMilenio, nos quiere meter gato por liebre hablando de “metro ligero” por la 7a., sin estudio técnico alguno.

En educación, pasó de la propuesta de 1.000 jardines a la de “intervenir 1.000 barrios”. En el desmonte de la doble jornada, de una promesa de 100 nuevos colegios a 10 con jornada extendida, no para más clases de matemáticas y lenguaje, sino para que los niños “vayan al parque”.
Y en seguridad, su única política ha sido prohibir las armas legales, olvidando que la mayoría de crímenes se cometen con las ilegales. Por eso, delitos como el hurto de celulares siguen intactos.

Si el examen de los cien días es algún indicativo, Petro ha perdido cien días de oro.

Si como congresista tenía credibilidad, como alcalde produce desconfianza.
Puede que en 100 días no se defina una alcaldía, pero sí es un termómetro que mide el carácter del gobernante y el norte que le está trazando a la ciudad. Hasta ahora, ambos elementos son inciertos.

Lo que harían si fueran el alcalde Petro

Mario Noriega
Experto en urbanismo
Escucharía más a mi equipo técnico y confiaría más en los estudios técnicos, en todos los temas críticos.
Eduardo Behrentz
Experto en medio ambiente
Mejoraría la gerencia pública, no ignoraría lo que han hecho antes de mí y le daría una prioridad importante al tema de movilidad.
Henry Murrain
Experto en cultura ciudadana
Estructuraría mucho mejor las propuestas antes de salir a plantearlas, para combatir la percepción de improvisación.
Jairo Libreros
Experto en seguridad
Desmontaría la vigilancia por cuadrantes, lanzaría un plan de manejo de crisis y fortalecería el plan de atención de las víctimas.
José Joaquín Ruiz
Trabaja como taxista
Sacaría a todos los corruptos de la administración, generaría más oportunidades laborales y mejoraría la malla vial.
Marlén Perilla
Vendedora informal
Ayudaría a las personas a que construyan casa y vayan pagando como si fuera un arriendo, pero sabiendo que es su casa.

Los temas que han encendido la polémica en el país

La fusión de las empresas de servicios, la desaprobación de las corridas de toros, la alo y el apagón
El alcalde Gustavo Petro sacudió el mercado bursátil con el anuncio de fusionar las empresas de servicios públicos ETB, Energía y Acueducto, para mejorar su eficiencia. En el acto de posesión sorprendió con la medida de prohibir el porte de armas en lugares públicos, aun con salvoconducto. Abrió la temporada taurina del 2012 con la desaprobación de las corridas en la plaza de toros de Santamaría, por considerar que son “espectáculos que contemplan la muerte”. A la Corporación Taurina le notificó que negociaría un nuevo contrato y les anunció una cita que sigue pendiente.
Su primera diferencia con el Gobierno Nacional surgió al rechazar el proyecto de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) con ocho carriles y plantear, a cambio, el paso por allí del tranvía y el uso de los terrenos para una ciudadela educativa. Luego, volvió a prender el caldero con su alerta de un posible apagón en la ciudad, el próximo año, por el retraso de cuatro años que tienen obras de infraestructura de energía.

Tomado de eltiempo.com





0 Comentarios


Se el primero en comentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *