Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Noviembre 5, 2012

El populismo sofístico

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

El alcalde Gustavo Petro no ha sido capaz de canalizar el regalo de 8.000 viviendas gratis de la Nación a Bogotá. Tampoco el registro de Familias en Acción para el año entrante, que cobija con salud y educación a los más desamparados de la ciudad.

No son sus únicos actos de pésima gerencia. En agosto de este año, Petro rebajó las tarifas de TransMilenio en horas valle. Uno, para que los pobres paguen menos. Dos, para disminuir la presión sobre las horas pico. Al final, todo probó ser otro de sus populismos sofísticos.

Maria Isabel Rueda

La demanda en horas pico solo cedió de manera mínima, en 0,6 por ciento. Pero, en cambio, en horas valle, ante tarifas más baratas, aumentó en 9,7 por ciento. O sea, atrajo a 6.782 usuarios nuevos. Así, Petro puso a la ciudad a enriquecer más a los operadores de TransMilenio, pero empobreciendo sus propias arcas, como lo comprueba una sencilla operación matemática.

A los buses que antes estaban guardados en las horas valle tocó sacarlos del garaje para atender la nueva demanda de pasajeros. Por lo cual, mientras en mayo, 545 buses recorrían 339.405 kilómetros mensuales, en septiembre, 758 buses recorrieron 364.351 kilómetros. Es decir, 24.946 kilómetros más. Teniendo en cuenta que la ciudad les paga a los operadores por kilómetro recorrido, eso nos está costando 9.000 millones de pesos extras al mes. En un año nos costará 108.000 millones. O sea que a Bogotá la generosa rebaja de las tarifas de Petro le vale 16 millones pasajero-año. Lo cual es equivalente a que el Alcalde le regalara a cada uno de esos usuarios de TransMilenio en hora valle un Chevrolet Spark cero kilómetros.

¿Y dónde está la prueba de que quienes están aprovechando los recortes de las horas valle son las personas más pobres de la ciudad? Es una rebaja indiscriminada. No se dirige hacia los sectores más deprimidos, ni a los estratos socioeconómicos más bajos. Desde el punto de vista populista es tan inaudita, que la rebaja alcanza hasta para que Petro les esté regalando plata, vía tarifas, a los menos pobres. Reto a que el nuevo gerente de TransMilenio me rectifique.

A ese desastre súmese el boquete que ha abierto Petro en los índices de empleo de la ciudad con la caída en la construcción, en el último trimestre, de entre un 25 y un 34 por ciento. No se están iniciando nuevos proyectos porque Petro no les da agua. 

 Tampoco hay seguridad jurídica: en el nuevo plan de ordenamiento territorial se obliga a los constructores a transferir el primer año el 25 por ciento del valor del proyecto a la construcción de vivienda de uso prioritario en el mismo sitio o, en su defecto, en el centro ampliado. ¿Será realista que se construya vivienda prioritaria al lado de un edificio nuevo en la 90 con 14? Como consecuencia, la vivienda en Bogotá se ha encarecido en cerca del 15 por ciento mientras la mayoría de las empresas constructoras capitalinas tradicionales, enloquecidas, se están trasteando a otras ciudades del país. Con la parálisis en la construcción, en nombre de Gustavo Petro ya se han perdido 40.000 empleos en Bogotá. Y algo más: lo que hace menos pobres a los pobres no es que vivan al lado del rico (¿cuántos niños del barrio Juan XXIII, que está al lado del colegio Nueva Granada de Bogotá, sueñan siquiera con entrar algún día a la Universidad Nacional?), sino que tengan igualdad de acceso a las oportunidades de los ricos, estilo vivienda con servicios públicos. Eso tampoco está pasando en el centro. El Acueducto, ahora ocupado en recoger las basuras, se arriesga a descapitalizarse. Y no se ve renovación en la red de acueducto y alcantarillado más antigua de la ciudad. ¿Habrá llegado la hora de aceptar la posibilidad de que no solo Gustavo Petro es menos inteligente de lo que creíamos, sino, lo que es más grave, mucho menos de lo que él mismo cree?

HABÍA UNA VEZ… Al echar para atrás la prohibición de los toros, la Corte Constitucional acaba de confirmar el despotismo de Gustavo Petro.

El Tiempo  05 Nov, 2012

Notas Relacionadas






7 Comentarios


  1. Carlos Iván

    Inútil comentar cualquier cosa aquí. Todos los comentarios realizados que no vayan en la misma dirección del columnista, son descaradamente rechazados, muestra clara, de un medio que antes que informar, busca adoctrinar a sus lectores, influenciando claramente sus ideologías políticas, impidiendo la publicación de cualquier crítica a sus mordaces y poco sopesadas opiniones.

    Una lástima, igual guardo imágenes de todos los comentarios enviados y no publicados, de los cuales, estoy seguro, este será otro más de aquellos jamas publicado ¿Quien modera estos espacios de opinión? Que raro.


  2. Carlos Iván

    Raras críticas y más si provienen de una aliada del periodista/empresario Julio Sanchez Cristo, a quienes muchos colegas le han criticado y salido mal librados por tan osada aventura. (Buscar: víctimas de wenganza -Con la W inicial- y entenderán porqué).

    Raro leer de una periodista -que se asume en razón de su cargo es- imparcial, y a quien le fue pillada una grabación donde enfatizaba que a Parodi se le debía subir al poder “ya o ya”, en contra claro de quien ahora es víctima de sus ponzoñosas críticas, a las que seguro les suma una carga de emotividad, generada por el enorme inconformismo originado en la imposibilidad de lograr sus oscuros objetivos, matizados con claros tintes políticos, algo que siempre ha caracterizado a esta periodista que más bien, parece una mandadera del poder.

    Sin duda esta imparcial periodista, montará a diario en transmilenio y entenderá el enorme perjuicio causado a tantas familias que a diario, pueden comer algo extra con los subsidios otorgados por el alcalde, dinero que no se molesta en cuestionar, cuando se habla de todo aquel que se perdió, cuando su “venerado Uribe” fue presidente de la nación, y que sin duda, para ella es un mal menor, ya que este quedó en manos no de la gente del común, sino en prestigiosas manos, lo cual no vale la pena comentar, “dirá ella, claro”.


  3. Juan fernando

    Era tan evidente, no se necesitaba ser brujo o adivino, para inferiri lo que iba a ocurrir con nuestra ciudad en manos de un gobierno de izquierda retardataria, miren no mas todos comentan el desfalco a las arcas de la ciudad por cuenta del carrusel y se olvidan que el anterior alcalde samuelito rojas tambien duplico el parque automotor al declarar el pico y placa todo el dia para un numero especifico, es decir nosllevo a comprar un segundo vehiculo para los que vivimos de una micromepresa y necesitamos trasportar nuestros productos y no tenemos com comprar una camioneta de placa blanca, solo dos renault 4. cuando este señor rojas ganos me produjo una desasosiego tenaz inferia, lo que podia ocurrir, y cuando ganpetro entre en una depresion total,pero quienes son los culpables de que esta gente incapaz llegue al poder?, pues un pueblo ignorante e indolente.


  4. Henry Ayala

    Lo más ridículo de esta medid en TM es que los empelados normales tienen su horario fijo, de hora pico en la mañana a hora pico en la tarde, como diablos se van a beneficiar de esta rebaja.
    Los empleados públicos cambian su horario, pero la mayoría de ellos andan en carro.
    Sofismas de distracción que salen caros al final para todos, repartir la pobreza y no la riqueza, Chávez tiene a Venezuela vuelta M… y Petro quiere a Bogotá de la misma forma, emulando medidas “sociales” de nombre nada más


  5. Luis Fernando Gómez

    Apreciada María Isabel

    La administración Petro no ha logrado comunicar adecuadamente a la opinión pública su visión de ciudad y esto ha dado pie a que personas, no muy enteradas de las complejidades de Bogotá, generen críticas poco argumentadas.
    El crecimiento de áreas conurbanas alrededor de la ciudad tendría un impacto negativo, no solo desde el punto de vista ambiental; sino además, en la salud y calidad de vida de sus ciudadanos. La dispersión del área metropolitana nos hará más carro dependientes y disminuirá significativamente la actividad física relacionada con transporte.
    Si está interesada, con todo gusto le puedo facilitar artículos y documentos acerca de este tema.
    Los periodistas deberían enfocarse en algunos tópicos o dedicar más tiempo a la elaboración de sus escritos para enriquecer la calidad de los debates.

    Cordial saludo

    Luis Fernando Gómez


    • Henry Ayala

      Una cosa es la conurbación de la ciudad con sus municipios vecinos, otra muy distinta es el crecimiento de la periferia dentro del límite urbano de la ciudad.
      Esto si lleva a confusiones, porque la respuesta para evitar las conurbaciones se centra en la política urbana del Área Metropolitana, es decir un acuerdo de Bogotá con los municipios aledaños.
      Por otra parte el crecimiento de las periferias se controla con normas urbanas, ambientales y económicas, parecidas a la que pretende imponer el alcalde, esto no quiere decir que densificar el centro sea la panacea para evitar el crecimiento en la periferia, menos plantear la mezcla de vivienda de varios estratos en un mismo proyecto, porque al final se convierte en un hecho conflictivo para los habitantes y para la administración por nivel de vida, comportamientos, tarifas de servicios, uso de zonas comunes.


  6. Rafael Hortua

    Yo encuentro interesante lo del “Populismo sofístico”. Yo agregaría “caudillismo científico” para describir un gobierno centrado en la “Gestión por discursos”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *