Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Marzo 4, 2013

ENVIDIA

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas: ,

Envidia. Envidia de la buena.

Aunque mis raíces se dividen entre el gran Cauca, el antiguo Magdalena y Bogotá, nací en la fría capital y aquí he vivido siempre, excepto por los años consumidos, casi una década, entre viajes voluntarios y exilios obligados.

Hace un tiempo, la sede de invierno del Zipa parecía despegar por fin hacia la modernidad y la civilización.

Jaime Castro con el orden en las finanzas, Mockus con las bases de una nueva cultura ciudadana, y Peñalosa con sus grandes colegios, parques, ciclorrutas y Transmilenio, daban vida a una ciudad monumental que hasta ellos parecía condenada a la suerte decadente de las grandes urbes tercermundistas. La ciudad tomó un rostro limpio y amable y acogedor.

Rafael Nieto Loaiza

Rafael Nieto Loaiza

La suerte duró poco. Mucho bogotano posa de diferente, de contestatario, de progresista. Se siente orgulloso de diferenciarse de “la provincia”, de votar distinto. Y lo ha hecho.

Mientras que la izquierda retrocedía en todo el país, perdiendo asambleas, alcaldías y gobernaciones, en Bogotá ganaba y se afianzaba.

Uno tras otro, sin aprender la lección, se eligieron alcaldes del Polo. Concedo que Lucho tuvo un toque social con el programa Bogotá sin hambre que lo salva del colapso.

Pero en lo demás su administración fue deficiente. Lo que vino después ha sido el caos. La administración de Moreno fue el reino de la corrupción y el clientelismo. Y la de Petro, el imperio de la improvisación, la burocracia y el espíritu autoritario.

Que se haya elegido a Moreno es inexplicable. Lo de Petro tiene responsables, entre ellos tres jóvenes competentes pero insolidarios, Luna, Galán y Parody, y el presidente Santos que prefirió al del Eme de alcalde y no a Peñalosa.

Con el exsenador de burgomaestre, habrá pensado el Presidente, saco un jugador peligroso para la contienda de 2014 y de paso evito que el uribismo tenga una ficha en la capital.


Por eso no solo nunca se esforzó por la comunión entre los diferentes candidatos de la Unidad Nacional, sino que alentó la división por la que se coló, con el 30 % de los votos, Gustavo Petro.

De premio se llevó a todos los jovencitos al gobierno. Y nos dejó a nosotros con el problema.

Rafael Nieto Loaiza: Porque Petro ha resultado un pésimo gobernante. No solo no conocía la ciudad y no tenía programa ni equipo, sino que es voluble, soberbio, autoritario.

Y lo tienen sin cuidado los terribles impactos sociales de sus decisiones. Paradójico, por decir lo menos, para alguien que se dice de izquierda.

Pero ahí están, imposibles de borrar, los daños a quienes vivían de los toros, a los comerciantes de la carrera 7 que peatonalizó, a las decenas de miles de obreros de la construcción que por sus condiciones de escolaridad no tienen alternativa distinta y que han perdido su trabajo porque la Alcaldía pone toda clase de trabas para las obras de vivienda.

A estas alturas no puede mostrar nada, absolutamente nada distinto a algunas mejoras en materia de seguridad que, en todo caso, apenas sí pueden atribuirsele de manera parcial a su gestión.

Lo demás es desorden, ruido, suciedad, ineficiencia, burocratización.

En cambio Medellín acaba de ganar, en ardua competencia con Nueva York y Tel Aviv, el premio a la ciudad más innovadora del mundo.

Voy a la capital de la montaña cada cuatro o seis semanas y no dejo de sorprenderme con la gentileza y alegría de su gente, sus políticas de inclusión social, el renacer y la mejora de la calidad de vida de los barrios más pobres, el esfuerzo en educación y cultura ciudadana, los avances en megacolegios, bibliotecas y obras públicas.

Los de Escobar son tiempos idos y los paisas han sabido dejarlos muy atrás.

Sí, lo confieso, siento envidia, profunda envidia. De Medellín, claro, que debiera ser faro de buenas políticas públicas para la capital y para el resto del país.

Y de los paisas, que no se han dejado pintar pajaritos en el aire por esa izquierda corrupta, ineficiente y de políticas antisociales que tiene azotada a Bogotá.

El Colombiano

Notas Relacionadas






7 Comentarios


  1. Camilo

    Exagerado y absurdo.

    Prefiero mil veces vivir en una ciudad con reducciones importantes en tasa de homicidios, minimo vital para estratos bajos y un mejor servicio de limpieza que en una ciudad ”innovadora” pero donde se la inseguridad tiene a las periferias muy mal, incluso envían panfletos y hacen toques de queda.

    La ciudad no esta tan mal como la pintan, y si esta mal no es culpa de Petro, o de la izquierda.


  2. jhon991

    Y si sabian de la revocatoria, porque no revocaron a Moreno con sus pantallazos, y corrupción??, ahh claro como la inquisidora justicia, procuraduria, fiscalia, contraloria amigas de los ladrones de cuello blanco no dijeron nada, y los Bogotanos como un monton de “Felices” (Bobos), viendo los renders del metro de Bogota y a sami hablando de metros de papel, solo un Hombre denuncio su propio partido porque se estaba jugando con el dinero publico, la ignorancia es atrevida, prefiero 1000.000 de veces que petro se quede hasta 2016 antes de que elijan a otro sami que no haga nada, denle espera a Petro que apenas va el primer año, y si en el 2º o 3º año no ha hecho nada en cuento a metro pesado y ligero lo revoquen y tambien al consejo porque este es el verdadero eje del mal y la corrupcion, dan asco, no hacen ni dejan hacer y no quieren el cupo de endeudamiento, que lastima que no piensen en el metro de Bogota y si en sus autos lujosos.


  3. Julio Patiño

    Otro articulo exagerado… Ni Bogota es un desastre, ni Medellin es una maravilla.


  4. Anonimo

    Sumercé es muy idiota.


  5. Henry Ayala

    No debemos mirar a Medellín con envidia, solo debemos mirar el como Bogotá puede salir de la crisis en que nos metieron los gobernantes populistas, lo primero es ser concientes que la ciudad no aguanta tres años mas de desgobierno, de improvisación y de polarización entre clases sociales que Petro pretende.
    El problema mayor es la cabeza, es quien tiene frenada gran parte de actividad de la ciudad y cree que mirando e imitando soluciones de otros lados sin contexto, puede sacar adelante su improvización.
    La revocatoria es lo primero, sin esto lo que pensemos como solución va a ser inviable en una administración centrada en la limosna por votos, una peligrosa formula con visos de socialismo sin serlo en realidad.


  6. Jorge Castro

    Dejemos de sentirnos como “La primera ciudad de Colombia”, eso es lo que nos tiene como nos tiene. Acá debemos poner los pies en la tierra y, antes de cambiar este fiasco de gobierno capitalino, debemos tomar todo aquello que nos sirve de todas las ciudades del país que han sabido salir de los problemas que nos aquejan hoy por hoy: Cali implementó su SITM de manera exitosa, hoy el 100% de la ciudad está cubierto por el MIO y sus rutas alimentadoras, tambien están ad-portas de realizar los juegos mundiales, nada desmeritable. Y pues Medellín, Medellín es cuento aparte, de verdad que tambien he tenido la oportunidad de ir a esta ciduad y cada vez me quedo más sorprendido: Aeropuertos, Terminales de Transporte líderes en el país (Tuvieron 2 terminales muchísimo antes que nosotros), vías en perfectas condiciones (Tanto en el centro como en las periferias), en fin…no sólo es un Metro que los enorgullece, son un conjunto de cualidades que nos hace repensar a nosotros, los de afuera, qué hicimos mal para no estar como están ellos ahora. Es sorprendente. Así que tenemos mucho camino por recorrer.


  7. Rafael Hortua

    Dejemos a Medellín con sus logros y sus problemas. Siempre habrá una ciudad que despierte algo de envidia. Nuestra ciudad, Bogotá, no merece estar governada por una caterva de ineptos que han llegado al poder gracias a la ignorancia de quienes los han elegido y a la irresponsabilidad de quienes no han dejado de lado la pequeña politica para sentarse en la misma mesa y hacer avanzar la ciudad.

    Siempre será mejor botar corriente en soluciones y el primer paso es revocarle el mandato a este alcalde para enviar una señal fuerte a todos los oportunistas en política que aprenden sobre la marcha y “echando a perder”.

    Todos los sectores de Bogota están pagando las consecuencias de este error democrático, por eso todos los electores bogotanos son llamados a manifestarse apoyando la revocatoria y porque no, a elegir un alcalde que nos devuelva el orgullo de vivir en la primera ciudad de Colombia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *