Metro en Bogotá | Movilidad en Bogota
Metro en Bogotá

DESTACADAS

Noviembre 6, 2012

LA ALCALDÍA DE PETRO

More articles by »
Written by: Metro en Bogotá
Etiquetas:

Improvisación. Eso es lo que parece que sigue sucediendo en la Alcaldía de Bogotá. Después de una década en el poder en el segundo cargo más importante del país, la izquierda colombiana mantiene un discurso confuso y su toma de decisiones en el poder deja más preguntas que respuestas.

Aunque ha habido aciertos, eso no se duda, la alcaldía de Gustavo Petro se ha caracterizado por serios problemas de ejecución en sus políticas y propuestas, y una tendencia a favorecer la ideología sobre lo práctico.

El Colombiano

Una lástima

Mientras Medellín brilla por una alcaldía de acciones efectivas que está poniendo a la ciudad en el centro de la mirada internacional, Bogotá le apuesta a un esquema mixto entre la inversión privada y la pública en las obras de infraestructura y los servicios de la ciudad, atemorizando a las empresas y a la inversión extranjera.

La de Petro podría ser, si el balance sigue siendo así de negativo para el sector privado, no sólo una mala alcaldía, sino una que se recuerde por sacar a las empresas de la ciudad, en busca de políticas distritales más estables, y una calidad de vida menos compleja y costosa.

Desde su discurso de posesión, el burgomaestre ha centrado su agenda en una relación compleja entre la empresa privada y las políticas distritales, en áreas como los servicios públicos y el agua, priorizando una participación más activa del Gobierno, lo cual lleva una soberbia y un sabor intervencionista. Una mezcla perfecta para que se dispare la corrupción, si el alcalde no prende las alarmas sobre los efectos claros que ese aumento de la influencia de los tentáculos del Estado puede generar.

El ejemplo perverso de esto lo han mostrado las políticas del presidente Chávez en Venezuela. Y eso parece ser lo que se está generando en Bogotá, por lo menos con el tema de las basuras, donde el anuncio del monopolio distrital sorprendió para prestar el servicio fuera de estar plagado de problemas jurídicos para su aplicación, es una clara muestra del intervencionismo estatal para hacer un monopolio que viola la libre competencia.

La administración de Petro no puede seguir centrando su energía en una guerra contra el empresariado nacional e internacional. El Distrito necesita tanto de un empresariado funcional, como los ciudadanos del control distrital. Desconocer eso es echar para atrás el tiempo. Las cifras y datos evidencian que la participación de la empresa privada en la prestación de servicios públicos en las ciudades de Colombia, no sólo en Bogotá, ha sido positiva, no sólo por la calidad del servicio, sino también por las tarifas más bajas que disfrutan los usuarios.

El alcalde Petro ha demostrado que es una persona inteligente, con ideas interesantes y una preocupación importante por la base de la pirámide. Eso es esencial. Pero su falta de capacidad de ejecución y la guerra desatada contra el empresariado en diferentes áreas como el transporte, vivienda, banca y basuras, son elementos que hacen dudar sobre el futuro y la viabilidad de la capital en sus aspectos más importantes y estratégicos.

El Colombiano.com 06 Nov, 2012


Notas Relacionadas






Un comentario


  1. YESITH ARAQUE

    Petro es un drigente de otro mundo porque se la pasa en las nubes, se la pasa imaginandose proyectos que no tienen estudios y al igual que sus antecesores de izquierda, se dedicaron a acabar con Bogotá, lo peor de todo es que han sido elegidos por nosotros mismos… Que tristeza.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *